COMENTARISTAS

viernes, 6 de marzo de 2015

Besos de libro #49 Desafío a un vikingo



Entonces, él la tomó por la cintura y la llevó hacia sí. Su contacto le quemó en el cuerpo. Le acarició el cuello con los labios, y el roce le causó un temblor por todo el cuerpo. Leif se enrolló el pelo en la mano e hizo que inclinara la cabeza hacia atrás, y continuó dándole besos cálidos en el cuello y la garganta. De repente, Astrid no podía pensar.
   —Mi señor, yo...
   Sus palabras fueron interrumpidas por un beso apasionado, que no atendió a las protestas ni a la resistencia. Y, poco a poco, la resistencia fue desapareciendo y Astrid se dejó llevar, y el beso se hizo más profundo y persuasivo, y todo desapareció salvo el cuerpo musculoso que se estrechaba contra el suyo y el olor y el sabor de Leif.
—Eres muy bella, Astrid. Bella y deseable.
   Él se inclinó, la tomó en brazos y la llevó hasta el lugar donde iban a dormir. La dejó en el suelo y cerró la cortina tras ellos. Con el corazón acelerado, ella lo vio acercarse hasta que solo los separaban unos centímetros. Leif no apartó la mirada de ella, pero no dijo nada; en vez de hablar, le quitó la ropa con cuidado, hasta que solo quedó cubierta con la camisa de lino. Entonces, la abrazó y la besó de nuevo, con más suavidad, buscando su respuesta. Astrid notó el calor de sus manos a través de la tela, y se estremeció. Leif lo percibió y se apartó para observarla, y ella leyó la pregunta en su semblante.
   Dio un paso hacia atrás; él no hizo ademán de impedírselo, y su expresión no se alteró. Sin embargo, la mirada de sus ojos azules era elocuente. La deseaba, pero no iba a forzarla. Lo que ocurriera después sería decisión suya. El corazón le golpeó el pecho. Lentamente, se quitó el camisón y lo dejó caer. Leif tomó aire bruscamente, y aquel sonido le provocó una sensación de poder, al igual que su mirada de sorpresa. Alzó la barbilla y, poco a poco, se soltó el pelo y lo agitó para que le cayera por los hombros.
Desafío a un vikingo - Joanna Fulford
 
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

14 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Un pasaje muy sugerente...
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    No conocía el libro, pero la verdad, me gusta la forma en la que la autora ha narrado la escena. Aun así, no sé si me llamaría...
    Un beso <3

    ResponderEliminar
  3. Yo solo he leído un libro de vikingos y no me gsutó nada jaja tal vez pruebe con este a ver que tal...

    ResponderEliminar
  4. Holaaaa!
    Me encanta esta sección!
    Que escena tan bonita, dios. Que forma tan delicada de narrarlo.
    Un besito, nos leemos^^

    ResponderEliminar
  5. Siempre nos traes secciones interesantes. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Siempre me sorprendes con magníficos fragmentos, alguno de los cuales te copio en mi cuaderno, y nunca he leído el libro. Me encanta la sección
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno¡¡¡ como siempre¡¡¡
    Saludos¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. Siempre que leo estos fragmentos acabo con un libro más por leer!! Pero me encanta leerlo *-*

    ResponderEliminar
  9. Wooow!! Menudo beso jejeje no hemos leído el libro pero seguro que es muy apasionante =)

    Un besazo!! ^^

    ResponderEliminar
  10. Me gusta este beso y todo lo que deja entrever. Parece que lo rechaza pero no, ella da un paso más, me gusta!
    Bicos!

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.