COMENTARISTAS

miércoles, 22 de mayo de 2019

Almas de cristal - Analí Sangar


Sinopsis
‘—Te quiero, pequeña. Te quiero con toda mi alma y no puedo más que odiarme por ello.
—No más de lo que yo te quiero a ti. No más de lo que yo me odio por haber destrozado tu corazón de nuevo.’
Al haber experimentado el dolor en cada una de sus facetas, Darío se limita a respirar mientras es arrastrado por el flujo de la vida.
Hasta que la conoce a ella…
A Silvia le gusta todo de Darío: su genuina naturalidad, esa sonrisa que nunca llega a asomar a sus ojos e incluso la expresión de tristeza que siempre le acompaña.
Tres besos tomados sin permiso actúan como detonante, empujándolos a enfrentarse a un injusto destino en el que, si alguno de los dos se permite ceder, sus almas, de por sí dañadas, podrían terminar haciéndose añicos.
_________________________________________________

Bueno, aquí estamos con el segundo libro de la serie Las viviendas de papel de Analí Sangar. La reseña del primero, Voluntades de papel, lo tenéis en el blog ya publicado.

Tengo que confesaros que le tenía un poco de miedo a este libro porque Darío fue mi personaje favorito en el primero, pero no dejaba de ser un secundario y algunas veces cuando los secundarios se hacen protagonistas se desfiguran un poco y cuesta reconocerlos. Pero no es el caso y os los explicare a lo largo de la reseña.

Lo primero que os quiero comentar es que podríamos decir que los dos libros se pueden leer por independiente, pero os recomiendo leerlos en el orden de publicación.


En esta ocasión, como ya os he comentado antes, tenemos la historia de Darío al que ya conocimos en el libro anterior por ser el hermano de Abril. Pero ahora, en este libro es el protagonista. Tengo que reconocer que desde la primera vez que leí Voluntades de papel se convirtió en mi personaje favorito y por cómo termina se merecía tener su propia historia. Porque es mi ojito derecho.

A la que vamos a conocer en este libro es a Silvia. Es una chica de diecisiete años que vive en la casa donde Darío está trabajando instalando unas máquinas de aire acondicionado.

La primera traba que se van a encontrar es la diferencia de edad, ya que se llevan entre ellos ‘solo’ doce años de nada. Pero, además, Silvia forma parte de la jet set de la ciudad y miran por encima del hombro a Darío.

Almas de acero está narrado en primera persona la mayor parte del libro por Silvia y Darío. Pero también tenemos ciertos pasajes en los que tendremos narrados en tercera persona para explicarnos ciertas cosas a modo de flashback. Todo el libro está narrado en pasado y está dividido en tres partes.

Me ha gustado mucho la evolución de la historia de los dos. Cómo se van conociendo y se van enamorando. Como Silvia lucha por lo que quiere sin miedo a los prejuicios.

Y qué os voy a decir de Darío. Que me encanta desde el principio de los tiempos de esta serie. Y que estaba deseando leer este libro para poder darle un final más acorde y que se merezca más.

Entre Silvia y Darío hay mucha química desde las primeras escenas y los primeros encuentros que hay entre ellos. Los dos son personas castigadas que tienen muchas cosas que superar. Sobre todo, Darío que tiene miedo a que le vuelva a pasar otra vez lo mismo.

En este libro volveremos a encontrarnos con Samuel, Aarón, Ángel, Abril, Carol y Marta. También conoceremos a Dani de Daniela, que me ha caído muy bien. Y hablando de los personajes que ya conocíamos, me ha sorprendido mucho y para bien Samuel. Lo he visto aquí mucho más maduro y muy sabio. Porque buen amigo no lo voy a comentar porque ya lo era en su libro. Los consejos que le da a Darío son muy inteligentes y pensados desde la fría lógica que no tenía en Voluntades de papel.

También me ha hecho mucha ilusión reencontrarme con Ángel y Aarón que son el ‘dúo cómico’ de la serie. O unos payasos infantiles como los llama algunas veces Darío.  Son los que le dan una nota de gracia y con los que es fácil soltar alguna que otra risilla con sus salidas de tono. Pero son adorables y se hacen querer.

Las que pasan un poco más desapercibidas en este libro son las chicas. Pero es lógico porque está ya no es su historia y no están lo mismo de involucradas que los chicos.

Ya no voy a seguir contándoos mas nada porque se me puedo escapar algo y la historia merece que la vayáis descubriendo poco a poco con la lectura.

Almas de acero ha sido una lectura que he disfrutado muchísimo, con unos personajes con mucha fuerza y carisma, que seguro que os engancha hasta el punto de no poder soltar el libro y en el que se nota la evolución de la autora, Analí Sangar, a mejor en cada libro que sale de sus manos.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

Otras reseñas de la autora en el blog:

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 20 de mayo de 2019

Volverte a ver - Kaera Nox


Sinopsis
Claudia no está pasando por su mejor momento. Su prometido la dejó plantada días antes de la boda y ahora tiene que pasar una semana en Tenerife. ¿El problema? Irá acompañada por sesenta adolescentes a los que vigilar durante su viaje de fin de curso. Podría ser peor… ¿no? Pues sí, lo último que espera Claudia es coincidir en el mismo hotel que su amor de juventud. El que fue su mejor amigo y su primer gran amor. El mismo que se deshizo de ella sin mirar atrás ni una sola vez, dejándole el corazón hecho pedazos. La vida de Jorge ha dado muchas vueltas en los últimos diez años. Ha cambiado de trabajo, de casa, de vida. Pero por muchos cambios que ha hecho sigue echando en falta algo… A ella. Encontrársela en Tenerife es la excusa perfecta para volver a tenerla en su vida. Pero… ¿Serán diez años demasiado tiempo? ¿Podrá Claudia perdonarle? Cuando el destino los cruza de nuevo tendrán que decidir si con-fiar el uno en el otro, si dejar atrás el pasado y hacer frente a los sentimientos que se han negado durante demasiado tiempo.
_____________________________________________

Desde luego no puedo ir a encuentros de literatura porque siempre vuelvo cargada y con la lista de pendientes aumentada al máximo. Como en el caso que os quiero hablar hoy.

El pasado mes de marzo pude ir, por fin, al encuentro de literatura de Armilla y allí conocí a Kaera Nox. Como me pareció una tía muy simpática y muy maja (y las portadas, sobre todo del segundo libro de esta serie) me llamaron la atención, me compré dos de sus libros y me los traje dedicados. Todo este rollo os lo he soltado para deciros que me he leído el primer libro publicado de la autora y que me ha gustado.

Y para eso estamos aquí, para hablar de Volverte a ver. En la dedicatoria me puso la autora que era su primer libro y que no se lo tuviera en cuenta. No sé qué es lo que no quieres que te tenga en cuenta, señora Nox, porque el libro me ha gustado y los personajes me han parecido muy buenos.


Os cuento un poco más. Cuando Claudia está en pleno viaje de estudios como profesora con sus alumnos se encuentra en el mismo hotel, casualidades de la vida, con el que fue su mejor amigo del mundo y del que estaba enamorada. Pero por cosas de la vida se separaron y se distanciaron y están unos diez años sin verse.

Leyendo el libro ha habido alguna cosilla que no me ha terminado de cuadrar como por ejemplo lo pronto que Claudia perdona a Jorge. Con lo mal que terminaron, por culpa de él, yo le habría hecho sufrir un poquito más, pero Claudia vuelva a caer rendida al instante.

Las conversaciones a medias, los malentendidos y la falta de comunicación entre ellos está a la orden del día en este libro y lo que hace que vayamos pasando paginas para poder enterarnos de que va a pasar con ellos. Todo esto y, además, la química que tienen ellos dos. Tanto cuando son amigos como cuando deciden dar un paso más en esa relación de amistad.

Volverte a ver es un libro desenfadado y de lectura amena y ligera que engancha a la historia de estos dos amigos y que deja con ganas de seguir leyendo a la autora

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme


 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

viernes, 17 de mayo de 2019

Besos de libro #241 El reinado inmortal (II)



-Sabía que te encontraría con vida pasara lo que pasara –dijo cuando al fin sus bocas se separaron-. Eres la mujer más valiente y fuerte que he conocido en mi vida.
Cleo le acarició las mejillas, la mandibula, la garganta, tratando de convencerse de que aquello era real y no parte de un sueño.
-Tengo que pedirte perdón, Magnus.
Él la dejó en el suelo arenoso y la miró a los ojos.
-¿Por qué?
-Por haberte mentido, por haberte hecho daño… Siento haberte culpado durante tanto tiempo de todo lo malo que ocurría. Siento no haberme dado cuenta de lo mucho que te amo desde que te conocí –se enjugó las lágrimas de los ojos-. Bueno, no exactamente desde que te conocí.
-No –admitió él con una mueca-, aquel no fue nuestro mejor momento.
-Lo pasado, pasado está –Cleo apoyó las manos en su pecho y disfrutó de su solidez, de la vida que albergaba-. Solo te diré esto: mi corazón y mi alma te pertenecen a ti y solo a ti –la voz se le quebró-. Perderte ha estado a punto de destruirme, y jamás quiero volver a sentirme de ese modo.
Magnus se quedó callado, como si lo asustase la verdad y la intensidad de aquellas palabras.
-Cleo…-musitó.
Ella tiró de su cara para volver a besarlo. Se sentía como si de pronto hubiera desaparecido el peso abrumador que llevaba a cuestas.
En ese momento solo existían los labios de Magnus, sus besos profundos, sinceros y perfectos.
Él volvió a levantarla en brazos y la alejó sin esfuerzo de la orilla.
-Te he echado tanto de menos… -musitó con la boca pegada a la de ella, apoyándola en la pared rocosa para sentir cada curva y cada ángulo de su cuerpo contra el de él-. Juro que te compensaré por todos mis errores, por todas mis equivocaciones. Mi hermosa Cleiona… Vuelve a decir lo que acabas de decirme.
Ella contuvo con esfuerzo una sonrisa.
-Creo que ya me oíste antes.
-Dímelo otra vez, por favor –suplicó él con intensidad.
-Te amo, Magnus. Te amo con locura, ahora y siempre –susurró ella, ansiosa por recuperar el roce de sus labios-. Y te necesito… te necesito aquí, ahora, conmigo.
Ya había empezado a aflojar los lazos de la blusa de él, ávida por sentir el roce de su piel.
Magnus volvió a besarla con hambre, con desesperación, y gimió cuando ella recorrió su pecho con las uñas y le quitó la blusa. Las manos de él comenzaban a retirar el borde de la falda bordada cuando se quedó inmóvil de pronto y se separó.


El reinado inmortalMorgan Rhodes

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg