COMENTARISTAS

viernes, 19 de enero de 2018

Besos de libro #179 Tiempo de lobos (I)


—Dime una cosa —murmuró cuando pudo hacerlo—: ¿has estado casada alguna vez?
—¡No! ¿Cómo se te ocurre?
—Solo alguien con experiencia en el tema pondría esa cara. —Hernán siguió acercándose—. ¿Te han besado alguna vez?
Sí, pero reconocerlo supondría su absoluta desgracia.
—He recibido muchos besos, mi señor. Tendrás que ser más explícito para que pueda responderte mejor.
—Con mucho gusto.
No esperó un ataque tan fulminante, tan implacable… Tan delicioso.
Hernán sujetó su cabeza con ambas manos para evitar que se moviera. Ella fue incapaz de reaccionar a tiempo; para cuando pudo hacerlo, sencillamente, no quiso. Sintió que todas sus defensas se derrumbaban a sus pies cuando los labios de Hernán se clavaron en la carne de su cuello. Fue un placer fulminante lo que atacó todo el cuerpo para aposentarse entre sus muslos. Los cerró, esperando poder recuperar el control de sí misma. Pero solo consiguió echar la cabeza atrás para emitir un suave jadeo. El fuego prendió en su cuerpo como en la leña seca. Se sintió desfallecer. Morir. Como si realmente estuviera absorbiendo toda su sangre. Las piernas le fallaron y el corazón estuvo a punto de estallarle en el pecho. Debía resistirse. Luchar. Apartarlo de ella para mantener su orgullo a salvo. Elevó las manos e intentó cerrarlas en dos puños, pero se movieron solas hacia los cabellos rubios de Hernán.
Él se interrumpió de inmediato. La miró aturdido, sin hacer caso de la leve protesta que emitió, y veloz como el rayo le sujetó ambas muñecas para llevárselas a la espalda.
—No —murmuró con voz ronca y profunda—. No me toques.
Más que una orden parecía un ruego. Munia se adentró en la profundidad gris de sus ojos y asintió hipnotizada, esperando un nuevo asalto que no tardó en llegar.
Se vio llena de su sabor fuerte y profundo. No sintió miedo, ni repugnancia, ni nada de lo que la había abrumado con Odón. Su lengua se encontró con la de Hernán y la empujó para alejarla, pero él era más experimentado. Notó el tacto rugoso y firme, la humedad mezclándose con la suya. Cómo era devorada poco a poco, con un ímpetu arrollador que la arrastró con él. Lo imitó. Sus labios se acariciaron, se movieron al mismo compás. Se enredaron en una larga lucha que terminó con todas sus reticencias.
Estaba besando al hombre que más odiaba en el mundo. Se estaba dejando seducir por él, y lo que era aún peor, no deseaba que aquello terminara por nada del mundo.
Nunca había sido arrancada de sí misma con tanta fuerza. Proporcionándole la más peligrosa de las debilidades porque procedía del deseo, de la más excitante exigencia. Del oscuro poder de la carne.
El mundo dejó de existir para ella cuando Hernán mordisqueó sus labios para a continuación lamérselos. Sus manos eran tan grandes que pudo abarcar no solo sus muñecas, sino también sus nalgas. Ella las sintió en toda su plenitud masajeando, amoldando. Con un quedo gruñido que lo dijo todo, Hernán empujó sus caderas hacia ella para frotarse contra su vientre sin ningún pudor.
Munia se asustó al notar la longitud de aquella dureza que la quemaba a través de la camisa. Entró en pánico cuando comprobó que su cuerpo reaccionaba como si supiera lo que hacer.
Se removió inquieta. Emitió un gemido de protesta.
Y Hernán decidió atenderlo.
Nunca le había costado tanto trabajo separarse de una mujer como de ella. Lo hizo porque no estaba seguro de poder detenerse más adelante. La hubiera poseído allí mismo, de pie, junto al fuego encendido. Estaba tan excitado que le costaría un mal rato de dolor, pero era tal la satisfacción por la respuesta obtenida que no le importó padecerlo.
—A esto me refería —suspiró, uniendo su frente con la de ella y sujetándole la cara entre las manos—. Si te han besado antes así, ahora mismo te liberaré de tu compromiso conmigo. Pero si no… mañana nos casaremos.
Nunca la habían besado así y nunca lo harían. Ella lo supo con una certeza aterradora. Se dedicó a recuperar el aliento y dejó que él viera la duda en sus ojos negros.


Tiempo de lobosElena Garquin
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

miércoles, 17 de enero de 2018

El mapa de la ruta del viento - Fedra Egea



Sinopsis
Malyena de Taldor acaba de volver de la guerra. Un hechizo de guerra le ha dejado secuelas, y necesita reposo y tranquilidad. Sin embargo, se ve inmersa a su pesar en intrigas y peligros que la llevan a luchar contra la duquesa de Seltyn, una nigromante que ha usurpado el puesto de gobernadora de la región de Harax y tiene sometida a toda la población.
Para derrotarla, Malyena tendrá que encontrar el mapa de unas minas perdidas, famosas por las extraordinarias cualidades mágicas de sus diamantes.
_____________________________________________

Este libro se suponía que era una relectura, pero como hace tanto tiempo que lo leí por primera vez ha sido como si lo leyera de primeras. Había cosas que me sonaban, pero ha sido todo como si me hubieran formateado el cerebro.

¿Por qué os cuento esto? Porque he sido lectora cero de este libro y me hace mucha ilusión poder hablaros de el por fin.

Hace unos cuantos años Fedra Egea me dijo que tenía este libro terminado y que pertenecía a la saga Los misterios de la magia de la que la editorial Espasa publicó en su momento dos libros, libros que os enseñé hace poco por Instagram y que por desgracia están ya agotados.

Ambos libros, El libro del poder y El faro de Isqueria están reseñados en el blog. Aunque forman parte de una saga y se pueden leer por independiente, yo recomiendo seguir el orden de publicación. Es algo así como lo que están haciendo Iria G. Parente y Selene M. Pascual con su saga de Maravilia para que me entendáis.

En cada libro los personajes y las historias son diferentes, pero casi siempre hay una referencia a historias pasadas que pueden llevar a spoiler si lo que queréis es leer todos los libros.

El mapa de la ruta del viento es la tercera parte de esta saga y en la que conoceremos a Malyena que será, además, nuestra narradora.

Escrito en tercera persona y en pasado, el libro está dividido en 48 capítulos en los que todo gira alrededor de la magia tan importante en este mundo de fantasía que se ha sacado de la chistera la autora.

Y además de magia también tendremos misterio, amor, aventura, traiciones, desengaños y amistad. Todo está en su justa medida para hacer una historia que es muy difícil dejar aparcada una vez que se empieza a leer. El libro está escrito de una forma que va enganchado una situación de aventura, con otra de espionaje, con otra de amistad y así sucesivamente con muchas situaciones peligrosas en las que se meten los personajes de tan forma que cuando te quieres dar cuenta casi lo has terminado.

Me ha gustado volver a este mundo fantástico y volver a leer a la autora que hacía tiempo que no tenía este placer. Esperemos que no se demore tanto la próxima vez y que nos regale alguna historia nueva próximamente. Fedra, sin presión.

El mapa de la ruta del viento es una lectura amena, entretenida, muy adictiva que mezcla muchos palos para hacerla irresistible y no poder parar de leer.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
Otras reseñas de la autora:
El libro del poder
El faro de Isqueria
Un frio de muerte
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 15 de enero de 2018

La caricia del infierno - Jennifer L. Armentrout


Sinopsis
Layla Shaw intenta arreglar su vida hecha añicos, tarea complicada para una adolescente convencida de que las cosas ya no pueden empeorar más. Zayne, su atractivo mejor amigo, está fuera de su alcance debido a su misterioso poder para robar el alma cuando besa a alguien. Los Guardianes, que siempre la han protegido, de repente ocultan peligrosos secretos. Y no se puede permitir pensar en Roth, el sexy príncipe demonio que la entendía como nadie lo había hecho antes.
Pero a veces tocar fondo es solo el comienzo. De repente, los poderes de Layla empiezan a desarrollarse y por fin recibe la tentadora oportunidad de experimentar lo que hasta ahora se le había prohibido. Entonces, cuando menos se lo espera, Roth regresa, y trae consigo noticias que podrían cambiar su mundo irremediablemente. Por fin consigue lo que siempre ha deseado, pero con el infierno desatándose literalmente sobre la Tierra y el aumento de los asesinatos, el precio podría ser más alto de lo que Layla está dispuesta a pagar.
_____________________________________________

Que contenta estoy de haber esperado para leer estos libros a que estuvieran los tres publicados. Como ya conozco a la autora y lo que le gusta hacer con los finales entre libro y libro ya lo tengo más que asumido que tengo que esperar a que este completa para empezar a leer. Menos con la saga Titán, pero es que es Seth y esos sí los voy leyendo según se van publicando.

Han pasado unas semanas desde el final de ‘El beso del infierno’ y Layla sigue con su vida más o menos normal. Roth está desaparecido y Zayne sigue en su línea.

Este segundo libro vuelve a estar narrado por Layla en pasado. Será ella la encargada de contarnos la historia.

Durante la lectura del primer libro yo era muy #teamRoth, pero en este libro Zayne también me ha gustado mucho. Se le ha visto más y ha tenido momentos muy buenos, pero me sigo quedando con Roth y creo que me voy a llevar una decepción con el desenlace de la tercera parte. Pero bueno, de eso ya hablaremos cuando toque.



Este es el libro más largo de los tres con más de 400 páginas y me ha durado dos días. Porque engancha una barbaridad y no puedes soltarlo una vez que has empezado. Me lo he leído prácticamente a contrarreloj porque quería saber que era lo que estaba pasando y descubrir el porqué del comportamiento de algunos personajes.

Puede que lo que menos gracia me haya hecho ha sido el triángulo amoroso porque Layla ha jugado a dos bandas muy descaradamente en este libro. Pero es que nunca terminan de convencerme porque casi siempre se decantan por el personaje que menos me gusta.

Pero es bien cierto que leer a Jennifer L. Armentrout es un acierto y nunca defrauda, por lo menos en mi caso. Es una de mis autoras de cabecera de la que me gusta leerlo todo. Claro está, que unas historias me gustan más que otras y que tengo unos personajes que me agradan más que otros, pero siempre, siempre es un gusto leer a esta autora.

Una parte del final me la esperaba, porque me lo imaginé a cierta altura del libro, pero otras cosas sí me han sorprendido.

Roth ha vuelto a gustar mucho con su forma de ser. Tiene la autoestima por las nubes y no necesita abuela, pero ese carácter irónico y abierto me encanta.

Como ya he comentado antes, Zayne en este libro me ha gustado mucho más que en el primero. Parece como que ha reaccionado cuando ha visto las orejas del lobo y ha espabilado hasta el punto de ponerse picantón.

Y Layla no es que me haya caído mal, pero si se decidiera ya y no siguiera jugando a dos bandas se lo agradecería enormemente porque tanta indecisión me pone nerviosa. Yo la entiendo, pero si quieres a uno deja al otro, aunque no haga otra cosa que buscarte. Aclárate y acláralo.

La caricia del infierno ha sido una lectura compulsiva, adictiva y muy entretenida que me deja con muchas ganas del tercer libro de la trilogía para saber cómo cierra la autora todas las tramas que quedan abiertas en este libro y como soluciona este triángulo.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme 
Otras reseñas de la autora:
Cuidado, no mires atrás
Nunca digas siempre
(Saga Lux 0.5) Shadows
(Saga Lux 1) Obsidian
(Saga Lux 1) Oblivion 
(Saga Lux 2) Onix
(Saga Lux 3) Opal
(Saga Lux 4) Opposition
(Saga Lux 5) Origin
(Saga Covenant 1) Mestiza
(Saga Covenant 2) Puro
(Saga Covenant 3) Deidad
(Saga Covenant 4) Apollyon
(Saga Covenant 5) Centinela
(SagaTitán 1) El retorno
(Dark elements 1) El beso del infierno
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg