COMENTARISTAS

martes, 30 de mayo de 2017

Estantería temática #41 Harry Potter (II): Ajedrez mágico



Hace mucho tiempo que vendo dándole vueltas a hacer esta entrada, pero me daba mucha pereza buscar las piezas y montar el ajedrez que, como comprenderéis, no tengo armado en casa por razones de espacio y porque no tengo un sitio en condiciones donde tenerlo. 

Esta es la segunda entrada que hago de la Estantería temática con Harry Potter. La primera fue el relato de mi experiencia en los estudios Warner donde se rodaron las películas en Londres.


En realidad, no es un ajedrez, sino que son dos y os explico. Esto me lo fui comprando por fascículos hace bastante tiempo. Cuando vi que salía este coleccionable en los quioscos con las piezas del ajedrez de la primera película a escala ni me lo pensé y me compré el primer fascículo y luego me suscribí al resto.

Cuando terminó esta colección y sin previo aviso empezaron a mandarme el segundo juego con los dragones. Pero como era todo tan bonito seguí con la suscripción y también me lo compré. Para algo soy potterhead y de Gryffindor.


Con el primer envío. Llegó también un giratiempo gigante (que no funciona, os lo aseguro) y el atril con el boli mágico que levita.


Una de las varitas venía de regalo con el primer fascículo creo recordar y la otra llegó con uno de los envíos. Las son con la forma de la varita de Harry.

Os dejo detalle de las piezas para que podáis verlas con detalle.




Y todo esto sin gustarme el juego del ajedrez que encuentro un poco aburrido, No me matéis.

¿Qué os parece el ajedrez? 
¿A que esta chulo? 
¿Quién lo tiene también? 
¿Quién lo quiere?


 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 29 de mayo de 2017

Tres veces tú - Federico Moccia


Sinopsis
Seis años después, las vidas de nuestros protagonistas han cambiado. Han conseguido ser felices, pero cuando menos se lo esperan, sus caminos se vuelven a cruzar…
Tras el éxito de A tres metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti, llega el esperado desenlace de la historia de amor de Step, Babi y Gin.
¿Seguirán juntos Step y Gin? ¿Babi es feliz en su matrimonio?
 _________________________________________________

Buf, lo que he bufado y resoplado con la lectura de este libro. Antes que nada, avisar que la reseña puede contener y contendrá spoilers, sobre todo de libros anteriores.

Hacía mucho tiempo que no leía nada de Federico Moccia. Lo anterior suyo que cayó en mis manos fue Amore 14 (aquí en España titulado ‘Carolina se enamora’) y lo tuve que dejar porque no podía con la protagonista. Con ‘Tres veces tú’ ha sido la primera vez que leía algo suyo en español porque hasta ahora todo lo que había leído, había sido en italiano.

Ha sido un poco extraño leer en español esta vez a Federico Moccia y volver a encontrar a los personajes con los que conocí al autor hablando un idioma que no es el italiano. A menudo me he sorprendido pensando ‘esto en italiano sería…’ o ‘esto en italiano es…’.

Son tantas cosas las que quiero comentar que no sé si me voy a acordar de todas. Lo primero que voy a decir es que de las más de 800 páginas que tiene este libro, le sobran como 500. Para todo lo que pasa no hacía falta que se extendiera tanto y nos contara tantas cosas que no vienen al caso y que no sirven para nada en la resolución final del libro.

Ahora bien, si lo que quieres es hacer un culebrón metiendo personajes por aquí y por allí pues sí, entonces si son necesarias tantas páginas. Porque dentro de este libro hay muchas subtramas con personajes nuevos y con personajes que ya conocemos que la única función que tienen es alargar un poco más la resolución del ‘triángulo’ amoroso. Y entrecomillo triángulo porque desde el momento en que Babi deja a Step y en el momento que lo deja, esa relación se acaba.

Tres veces tú está narrado en su mayor parte por Step. Aunque también hay partes en las que está narrado en tercera persona y otras por Gin, pero todo en presente, incluso los flashbacks en los que nos explican ciertas cosas o nos recuerdan otras que ya sabemos de los libros anteriores. Y esto me ha resultado un poco lioso porque pasaba de una escena a otra casi sin aviso y que puede llevar a despiste.

Desde más o menos mitad de libro vi venir el final que nos tenía preparados Federico Moccia para esta historia y no me equivoqué mucho que digamos. Y no me ha gustado ver que lo que me barrunté es precisamente lo que pasa.

Pero es que no he reconocido a los personajes. A Gin no la recordaba ni tan controladora, ni tan suspicaz, ni tan insegura. El Step que encontramos aquí no es el Step que conocimos en Tre metri sopra il cielo. Aquí se deja llevar por unos y por otros casi sin voluntad, haciendo lo que unos y otros le dicen que haga. Babi sí es como la recordaba: manipuladora y mirando por su propio beneficio, metiéndose en medio de donde no se tenía que meter. 

Lógicamente, volver a Roma con Step, Babi y compañía me ha hecho volver a ver las películas italianas porque para mí Step tiene y tendrá siempre la cara de Riccardo Scamarcio. Las españolas no las he visto y no pienso verlas porque ya que a Step le hayan puesto de nombre Hache no me da muy buena espina.

Y como una cosa lleva a la otra, he desempolvado mis discos de Tiziano Ferro porque tanto en los libros como en las películas tiene una presencia muy activa.

Pasear por Roma, aunque sea en un libro siempre es un acierto, por lo que eso también me ha gustado.

Así que no ha sido todo malo pese a la puntuación que se lleva el libro porque he vuelto a zambullirme en la cultura italiana y a recordar un poco mi italiano que está un poco oxidado, aunque este año ya he leído dos libros en italiano y no se quedará ahí la cosa.

Tres veces tú ha sido una lectura larga en la que no me ha gustado ni la resolución ni el desarrollo hasta llegar a ella porque para esto bien podríamos habernos quedado como estábamos al final del segundo libro. No me ha gustado el libro y de ahí su puntuación.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

viernes, 26 de mayo de 2017

Besos de libro #149 Más que un verano (I)



—Quiero besarte, Aria —se sinceró él, con la voz ronca y mucho más grave que hace un momento.
Pasó una mano tras su nuca y con la otra buscó apoyo en la roca.
A Aria, demasiado consciente de lo que iba a suceder, su propio cuerpo le traicionó. Sus labios se entreabrieron y elevó la barbilla, y sus piernas decidieron enredarse en las de Max. Eso fue, sin duda, más de lo que el quarterback podía resistir. Atacó su boca con voracidad, con todo el ansia que había estado acumulando desde que se encontraran días atrás, y en su pecho vibró un gruñido de satisfacción al saborear por fin la calidez de su lengua. Era aún mejor de lo que esperaba, mejor que nada de lo que hubiera experimentado antes.
Ese pensamiento le sorprendió —¡tan solo se estaban besando!— y, sin embargo, no era capaz de detenerse. Ahora que la había probado, quería más, muchísimo más.
Aria apenas lograba procesar lo que estaba sucediendo. Percibía los labios de Max deslizándose contra los suyos y su lengua acariciando cada rincón de su boca. La sensación era tan brutal que resultaba imposible no rendirse a ella. Se abandonó a la exigencia de su boca y a su propia necesidad, amoldándose a su pecho y ladeando incluso la cabeza para profundizar en aquel ardiente beso.


Más que un veranoVictoria Vílchez
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg