COMENTARISTAS

miércoles, 20 de junio de 2018

Amor se escribe con H - Andrea Longarela




Sinopsis
Eva sueña con conocer a un caballero que la venga a buscar en un corcel blanco y la bese siempre con los ojos cerrados, como ha visto infinidad de veces en las películas. El problema es que la realidad nunca es como la ficción, y tiene que conformarse con sexo una vez por semana y deshojar margaritas. Pero no solo de Eva va esta novela. También están Carla, su hermana, que ni siquiera se atreve a mirarse en el espejo, y mucho menos a reconocer que siente algo por un mejor amigo; Gina, que busca llenar sus vacíos bajo un cuerpo… o dos, y María, que desearía ir a un concierto de rock y liarse con el batería, pero no se atreve… Si crees que el amor tiene muchas caras, que existen muchas maneras de manifestarlo, de disfrutarlo y de vivirlo, esta historia es para ti.
________________________________________________

Este es para mí el primer libro que leo de la autora que tanto he visto por las redes sociales. No ha sido mala esta primera aproximación, pero tampoco ha sido lo que me esperaba porque es muy malo ir con unas determinadas expectativas. No digo ni altas ni bajas, pero yo me esperaba cosas que no se han cumplido.

Quizás lo he encontrado demasiado reincidente y repetitivo en algunos casos y con un poco de síntesis hubiera estado mejor, por lo menos para mí que es mi opinión personal. Es como si fuera un libro de wattpad porque le da muchas vueltas a lo mismo muchas veces.

No me ha terminado de convencer las partes de Eva que cuenta de sus amigas. ¿Cómo sabe ella lo que están pasando o lo que sienten de primera mano si ella ni está presente en lo que nos cuenta que hacen cuando no están con ella?

Es cierto que sus historias son interesantes y que me han gustado pero que las cuente ella… no me ha terminado de cuadrar.

Porque la historia está narrada en su totalidad por Eva y en pasado (gracias a dios, que llevo una sucesión de lecturas en presente que ya tocaba cambio al pasado).

Eva es un personaje que me ha gustado mucho porque es muy extrovertida, no tiene filtro a la hora de hablar (y así le va) y siempre se mete en unos jardines de los que no sabe salir precisamente por su forma de ser. Pero también tiene cosas que no me han terminado de convencer como que vaya detrás de Hache como un perrito faldero la mayoría de las veces.

Pero no me ha gustado la historia de ‘amor’ con Hache porque no le he visto dualidad. A Hache lo veo demasiado perro del hortelano. Y que, de primeras, cuando se conocen como se conocen, la forma que tiene de tratarla hasta que ella le para los pies tampoco me ha gustado mucho que digamos. Porque tampoco he llegado a ver química entre ellos dos.

Es cierto es que un libro, que para lo largo que es, se lee muy rápido y que engancha porque tanto la historia principal como las secundarias están interesantes, pero, repito, se podría haber resumido un poco y, para mi gusto, habría quedado mejor.

Había leído en reseñas por la blogosfera que era un libro divertido con el que pasar un buen rato y, si bien es cierto que tiene un par de puntos, la mayoría de la trama es bastante seria y los temas que trata no son para reírse.

Amor se escribe con H es un libro de lectura fácil y amena pero que no ha resultado lo que yo pensaba y que no me ha llegado como esperaba.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 18 de junio de 2018

La chica invisible - Blue Jeans


Sinopsis
Aurora Ríos es invisible para casi todos. Los acontecimientos del pasado han hecho que se aísle del mundo y que apenas se relacione. A sus diecisiete años, no tiene amigos y está harta de que los habitantes de aquel pueblo hablen a su espalda. Una noche de mayo, su madre no la encuentra en casa cuando regresa del trabajo. No es lo habitual. Aurora aparece muerta a la mañana siguiente en el vestuario de su instituto, el Rubén Darío. Tiene un golpe en la cabeza y han dejado una brújula junto a su cuerpo. ¿Quién es el responsable de aquel terrible suceso? Julia Plaza, compañera de clase de la chica invisible, está obsesionada con encontrar la respuesta. Su gran inteligencia y su memoria prodigiosa le sirven para realizar el cubo de Rubik en cincuenta segundos o ser invencible jugando al ajedrez. Pero ¿podrá ayudar a sus padres en la resolución de aquel enigma? Su madre, Aitana, es la forense del caso y su padre, Miguel Ángel, el sargento de la Policía Judicial de la Guardia Civil encargado de la investigación. Julia, junto a su inseparable amigo Emilio, un chico muy particular con una mirada inquietante, tratará de hacer todo lo que esté en su mano para que el asesinato de Aurora Ríos no quede impune.
______________________________________________

Hacía tiempo que no leía nada de Blue Jeans y cuando cayó en mis manos una galerada de este libro que se publicaba en abril y todos los accesorios con los que venía (véase la foto), me dio mucha curiosidad y lo empecé.

Leyendo la sinopsis, el libro tiene una pinta increíble con un misterio a resolver, un asesinato dentro de un instituto y todo lo que se forma alrededor de esto. Y, la verdad es que el autor lo ha hecho muy bien con este libro porque logra que sospechemos de casi todos los personajes como el asesino de Aurora. Ha jugado tan bien al despiste con los personajes que logar que el lector se sienta dentro de la investigación queriendo descubrir las pistas que va soltando aquí y allí para armar el puzle y dar con el asesino.

La chica invisible está narrado en tercera persona y en estricto presente. Este tiempo en la narración no es precisamente mi favorito. No sé por qué es exactamente, llamémoslo X, pero no es con el que más cómoda me encuentro en la lectura de un libro y es una de las causas de que no puntúe más alto el libro.

Otra cosa que tampoco me ha llegado a convencer es la retransmisión en directo de la historia. Me explico. Desde que el libro comienza hasta que acaba con la resolución final, la historia avanza casi minuto a minuto en el tiempo que dura la investigación policial y todos los sucesos que tienen lugar. Puede que muchas de estas cosas podrían haberse resumido porque algunas partes se me han hecho un poco cuesta arriba.

La chica invisible está narrado al más puro estilo Blue Jeans con la historia central en presente, dando saltos en el tiempo y explicando en estos flash-backs cosas relevantes para enterarnos y comprender el porqué de muchas cosas de las que están pasando.

La chica invisible ha sido un libro que me ha enganchado y que me ha tenido recabando pistas a lo largo de toda la lectura y que a pesar de los peros que os he comentado me ha gustado. Y ese epilogo, Blue, mira que te gusta hacernos morir con los finales de tus libros. Ahora nos toca esperar al siguiente, ¿no? Chico malo.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

viernes, 15 de junio de 2018

Besos de libro #198 Desafiando las normas (I)


—¿Un beso? —Se dio la vuelta y se encontró con su rostro risueño a solo unos centímetros del suyo.
—Sí, cada vez que digas una de esas palabras tan feas, tendrás que darme un beso.
—No puedo darte un beso así como así.
—¿Así como así? Esto es un pago. Una transacción entre dos personas que han llegado a un acuerdo.
—Yo no he llegado a ningún acuerdo contigo —replicó nerviosa. Una leve sonrisa se empeñaba en dibujarse en sus labios.
Eric entornó los ojos. Deslizó la mirada hasta su boca y el corazón de ella empezó a botar en su pecho.
—Tienes cinco segundos para darme un beso. Si no te lo daré yo.
—No lo harás —se rio turbada.
—Sí que lo haré.
Spencer no tenía ni idea de cuánto tiempo permanecieron así, mirándose, perdidos el uno en el otro. Una burbujeante corriente de electricidad corría entre ellos. Se aclaró la garganta, de repente seca.
—Vale, está bien —concedió.
Ladeó un poco la cabeza y sus miradas no perdieron el contacto en ningún momento. Muy despacio se alzó de puntillas hasta alcanzar su mandíbula y depositó un beso en su mejilla. Sus labios presionaron su piel y en ellos notó la barbita que le comenzaba a crecer. Se apartó igual de despacio y lo miró a los ojos. Sus pupilas estaban tan dilatadas que el marrón casi había desaparecido y apenas respiraba. Vio cómo las comisuras de sus labios se curvaban al tiempo que se ponía derecho. Se quedó callado un momento, sin dejar de mirarla hasta que finalmente soltó un suspiro y dio un paso atrás.
—Tengo que irme o llegaré tarde. ¿Nos vemos luego?
—Sí, nos vemos más tarde.

Desafiando las normasMaría Martínez 
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg