COMENTARISTAS

viernes, 17 de agosto de 2018

Besos de libro #206 La caricia del infierno (II)



–No estoy ciego. –Se lanzó hacia delante y me agarró los hombros–. Sé qué es exactamente lo que estoy mirando cuando te veo. Sé qué es exactamente lo que eres cuando te toco. Y sé que, pase lo que pase, jamás me harías daño. Y por eso sé que, quienquiera que sea el que está haciendo esto, no eres tú.
Negué con la cabeza.
–No puedes…
Cortó mis palabras cuando me atrajo hasta su pecho y me levantó de modo que los dedos de mis pies apenas rozaran el suelo. Abrí mucho los ojos en el ínfimo segundo en que me di cuenta de lo que iba a hacer, de lo que estaba dispuesto a arriesgar para demostrar que sus palabras eran ciertas, que sus convicciones estaban bien, que tan solo me estaba desquiciando. Me aparté hacia atrás, pero era demasiado tarde. No podía escapar de Zayne. Jamás podría.
Me besó.
Mi jadeo de sorpresa quedó capturado por sus labios. Planté las manos contra su pecho y traté de apartarlo, pero él se aferró y aquello… oh, Dios, aquello no era ningún roce inocente de los labios que había terminado antes de empezar.
Aquello era un beso de verdad.
De los que rompían corazones y después volvían a unirlos. Sus labios se encontraban sobre los míos, exigentes y fieros mientras yo mantenía la boca sellada. Un profundo sonido vibró en su pecho mientras me mordisqueaba el labio inferior. Volví a jadear mientras el pequeño mordisco me atravesaba por dentro. Zayne se aprovechó por completo y profundizó el beso. Su lengua se deslizó sobre la mía e inhalé su sabor porque no podía evitarlo, y Zayne estaba por todas partes, en todos los sentidos, y yo estaba ardiendo.
Cuando finalmente se separó, solté un grito, y no sabía muy bien si era por perderlo o por lo que sin duda sabía que pasaría.
Zayne siguió sujetándome los hombros, con la mirada clavada en la mía. Y estaba de pie, no convulsionándose; no cayendo al suelo y convirtiéndose en algo salido de una pesadilla.
Nos miramos fijamente el uno al otro, respirando los dos con pesadez.
–¿Estás…? ¿Estás bien?
–Lo estoy. –Una parte de él sonaba un tanto sorprendida–. Estoy perfectamente bien.
–No lo entiendo –susurré, mirándolo a los ojos.
El lateral de sus labios se elevó.
–Te lo dije, bichito. Te lo dije, joder.
El corazón comenzó a bailarme en el pecho.
–No tiene sentido. Esto es imposible. Algo ha…
Zayne volvió a besarme, logrando callarme por completo y apagar toda parte de mí que no estuviera concentrada en la sensación de sus labios contra los míos. Me quitó el aliento de la forma más maravillosa posible.
Mis pies volvieron a quedar sobre el suelo y sus manos se deslizaron hasta mis mejillas para inclinar mi cabeza hacia atrás. Gemí en el beso y él movió la cabeza, profundizándolo y alargándolo. Me aferré a sus hombros.

La caricia del infiernoJennifer L. Armentrout 

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

miércoles, 15 de agosto de 2018

Silverville - Victoria Álvarez


Sinopsis
Dicen que a la hora de vengarse el más débil puede ser el más feroz. Y en Silverville, Colorado, una venganza está a punto de fulminar todos sus sueños de plata.
Cuando en 1872 Grace Mallory se instala en la antigua mansión de su familia política, los rumores no tardan en circular por el pueblo. ¿Una dama viviendo sola en un caserón deshabitado? ¿Por qué no la ha acompañado John, el heredero de la compañía minera con el que contrajo matrimonio lejos de allí? ¿Y qué pretende ahora al mudarse a la zona?
A sus veintidós años, Ruby Lawrence ha experimentado de sobra la sensación de ser subestimada por su condición de mujer. Por eso no le sorprende que nadie tome en serio su desconfianza por la recién llegada. No obstante, sus familiares deberían hacerlo... Al fin y al cabo, fueron ellos quienes asesinaron al padre de John.
Mientras la paz de Silverville se resquebraja, Grace y Ruby se sumen en un intrincado juego donde el sacrificio de cualquier peón merecerá la pena con tal de ganar la partida y donde sólo quedará una certeza: el mundo es un escenario y los hombres y mujeres, meros actores.
__________________________________________

No es este el primer libro que leo de la autora y, desde luego, no será el último porque me gustan las tramas que suele montar Victoria Álvarez en sus historias. Esta nueva historia me ha tenido enganchada desde la primera página hasta la última letra. 

En este caso, Victoria nos lleva al Salvaje Oeste a vivir una aventura de venganza que puede arrasar con todo lo que haya por delante.

Silverville es uno de los pocos libros que me llevé a la feria del libro de Madrid para que me lo dedicara su autora sin leer. Y como en el tren de camino a Madrid me terminé otro, en la vuelta empecé este. La dedicatoria que me escribió Victoria no puede estar más acorde con la trama del libro.

De los libros que he leído de la autora hasta la fecha (y creo que solo me falta por leer La ciudad de las sombras) he notado en todos ellos que tiene cierto denominador común. Y es que le gustan los cementerios y recrear escenas en ellos. Y también le gusta lo paranormal así que en todos sus libros hay algo de esto.

Silverville está narrado en tercera persona y en pasado y aunque pueda parecer que es un reparto un poco coral, tiene dos protagonistas destacadas que son las que van a mover los hilos de la trama.

Me ha gustado como la autora nos hace bailar al son que ella marca, como nos hace ir por donde ella quiere que vayamos. Para luego darle la vuelta y que nos sorprenda todo. Aunque tengo que decir que alguna cosilla sí que lo vi venir.

En Silverville nada es lo que parece y todos tienen cosas que esconder. Tanto Ruby como Grace tienen mucho que ganar, pero mucho más que perder. Las dos son luchadoras natas y personajes muy fuertes, cada una en su estilo.

Todo el desarrollo de la trama, soltando pistas aquí y allá de lo que pasa y lo que es la venganza que se masca a lo largo de las páginas está muy bien armado y argumentado.


Silverville ha sido una lectura intrigante y misteriosa de una venganza obsesiva que se lleva a cabo en este libro y que puede acabar de cualquier forma posible, con un final que deja con la boca abierta y alucinando.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 13 de agosto de 2018

Donde desaparecen las estrellas - Mónica Baños


Sinopsis
Si hay algo que caracteriza al pequeño pueblo costero de Melía es la creencia popular de que las estrellas pueden influir en la
vida de sus habitantes. Allí vive Gala, una joven que pasa los días trabajando en una floristería. Todo cambiará con el regreso de Néstor, uno de sus mejores amigos de la infancia. Pero Gala ya no es la misma: una serie de acontecimientos que tuvieron lugar en el último año la han vuelto solitaria y algo huraña.
Cuando se le presenta la oportunidad de trabajar para el periódico local y disipar así los malos recuerdos que la acechan, se cruza en su camino Constanza, una elegante anciana que sacará a la luz secretos de la familia de Gala teñidos de dolor, pero, sobre todo, de esperanza.
Gala deberá aprender a perdonar a los fantasmas de su pasado, mientras encuentra la manera de perdonarse a sí misma.
__________________________________________

No tenía intención de leer este libro, pero como me llegó por sorpresa, por lo que leí la sinopsis (cosa que nunca hago) y me llamó la atención así que le he dado una oportunidad y me alegro porque me ha gustado.

Es una historia sencilla y muy cuqui ambientada en un pueblo al que todos nos gustaría visitar.

El libro está narrado por Gala en primera persona y en pasado y de dos formas distintas. Una de forma directa y otra en forma de unas cartas o una especie de diario.

La edición del libro es muy bonita con ilustraciones entre sus páginas y en los inicios de capítulos y una portada preciosa. También tiene dos tipografías distintas para diferencias la narración de Gala de las cartas. Pero la segunda tipografía a veces me costaba leerla. Es muy bonita, pero por la noche no veía muy bien ciertas letras.

Es una historia sencilla en la que se nos plantea un misterio que iremos descubriendo poco a poco al mismo tiempo que Gala.

Los personajes principales son de esos de los que te encariñas desde el principio, pero tampoco me han llegado a empatizar del todo. Lo que sí es cierto es que se ve la evolución de Gala con el paso de los capítulos. De Gala y del resto de personajes.

Me ha caído especialmente bien el abuelo y el sobrino de Gala. Son muy majos y entrañables. También hay un personaje al que odiar y le ha salido muy bien a la autora.

Con este libro, Mónica Baños ha querido crear personajes femeninos fuertes que luchan por lo que quieren dando mensajes intencionados muy positivos de que hay que pelear y no hay que rendirse ni callarse lo que uno es o como quiere ser.

Melía es un sitio idílico lleno de magia y fantasía. A un pueblo así me encantaría ir y poder pasar allí una temporada.

Pero también tengo que admitir que, aunque me ha gustado el libro, me ha parecido muy normalito. ¿Se merece ganar el premio que ha ganado? Pues no lo sé porque no soy quién para juzgarlo y tampoco sé que otras obras se presentaron.

Una de las cosas que no me han terminado de convencer es la línea temporal de la novela. Se lo comenté a la autora y me respondió que ha sido un pequeño fallo, pero el caso es que las fechas no cuadran. Para empezar, se habla en el libro de una fiesta que se celebra en el pueblo y que es muy famosa que es la del equinoccio de otoño (que es el 23 de septiembre, que lo he mirado) y nuestra protagonista habla de la fiesta de todos los santos cuando es el 1 de noviembre. Y luego hay ciertos hechos que pasan la mañana de navidad y al capítulo siguiente pasa algo el primer día de diciembre.

Y otra cosa que tampoco me ha convencido ha sido la historia de amor entre Gala y Néstor.

Donde desaparecen las estrellas me ha parecido una historia dulce, bonita y agradable, pero esperaba quizás un poco más para ser un libro ganador de un premio.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg