COMENTARISTAS

miércoles, 26 de julio de 2017

Contigo en el mundo - Sara Ballarín


Sinopsis
Vega está cansada del color gris que inunda su día a día. Inmersa en una relación que no funciona desde hace tiempo, en una ciudad que ha dejado de gustarle, siente que está desperdiciando su vida.
Por eso, decide romper con todo aquello que la ata y que no la ilusiona y se dispone a empezar de cero en un pueblo de costa como profesora de violín. Tendrá que ubicarse en este nuevo espacio, apartada de su zona de confort y lejos de Elsa, su mejor amiga que, contra todo pronóstico, decidirá acompañarla en esta nueva aventura que la llevará hasta una librería, la de los hermanos Morel, y a encontrarse con Mario, una combinación perfecta de libros y mar.
Después del éxito de ventas y críticas de El cuaderno de Paula, Sara Ballarín regresa al panorama de la narrativa con una novela ágil y divertida, diferente, que habla de amor, de dos personas con proyectos diversos que luchan por descubrir el mundo de la mano.
____________________________________________

El cuaderno de Paula me gustó mucho cuando lo leí y al ver que Sara Ballarín sacaba libro nuevo lo quise leer. El libro me llegó de parte de Edición anticipada ya que al ver que lo tenía lo solicité al momento.

Lo cogí con muchas ganas y muchas expectativas y ha sido un poco una decepción porque la historia y los personajes no son lo que me esperaba.

No sé si es que voy a contracorriente últimamente porque libros que a todo el mundo le encantan a mí no me llegan y les veo fallos por todas partes y las historias no me enganchan.

Con Contigo en el mundo me ha pasado eso, que no me he terminado de creer la pareja de los protagonistas ni la historia que surge entre ellos.

El libro está narrado en primera persona por Vega, nuestra protagonista, y en pasado. Todo gira en torno a ella y no me ha terminado de caer bien. En un principio creía que me iba a gustar más por su carácter desenvuelto, que no le gustan los compromisos y es un alma libre pero luego la he visto muy vacía.


Vega se cansa de decir en muchas situaciones que las cosas son intensas, que su relación con Mario se está poniendo intensa o una conversación y a mí me ha parecido todo de lo más vacío, plano y superficial.

El supuesto drama por el viaje de Mario a mí no me lo ha parecido tanto. No el hecho de que se vaya a ir por seis meses sino la forma en la que se plantean la relación por esto mismo.

Y luego está Mario. Es un protagonista con el que no he empatizado ni simpatizado casi en ningún momento aunque Sara Ballarín le haya puesto la cara de Kit Harrintong. Me ha parecido un maleducado y malhablado, intransigente con lo que él quiere y lo suyo que no le gusta ceder.

Me quedo con la sensación, después de leer el libro, de que a lo largo de gran parte del libro no pasa nada. Los diálogos entre los personajes me parecen insustanciales con demasiados guiños de ojos que lo soluciona todo.

Contigo en el mundo es un libro que se deja leer, con una historia sencilla pero que no me ha llegado tanto como me esperaba.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

lunes, 24 de julio de 2017

Los chicos del calendario 4 - Candela Ríos


Sinopsis
Me llamo Candela Ríos. Supongo que a estas alturas del año no hace falta que te expliqué quién soy o por qué estoy recorriendo el país de norte a sur y de este a oeste. Los chicos del calendario ha llegado a su ecuador y cada vez estoy más cerca de acabar esta aventura. Cada mes he vivido una experiencia única y he conocido a personas maravillosas con las que he aprendido lecciones inolvidables.
En agosto, septiembre y octubre visitaré tres nuevas ciudades para continuar con mi búsqueda de un hombre que valga la pena y me haga cambiar de idea sobre el sexo opuesto. Aunque ¿queréis saber algo? Creo que empiezo a atisbar lo que buscaba… No tanto al hombre en sí, sino la respuesta. Empiezo a entender que todo es cuestión de perspectiva o del momento vital de atravesamos… Y que la cuestión no es tanto dar con ese ejemplar perfecto y único en su especie, sino encontrar ese chico cuyo momento coincida con el tuyo y haga que este caos que es el día a día sea tan intenso que ya no te importe subirte a la montaña rusa del amor.
_____________________________________________

¿Por dónde empiezo con la reseña de este libro? Quien esté leyendo la serie sabrá que el tercer libro se quedó de infarto y que la espera hasta este cuarto se ha hecho muy larga y eso que solo han pasado unos meses.

Antes de seguir hablando de Candela y sus chicos quiero decir que la reseña será sin spoilers por lo que, si no habéis leído los anteriores, no os voy a contar nada de la trama principal.

En cuanto cayó este libro en mis manos no pude hacer otra cosa que empezarlo porque NECESITABA saber cómo seguía la historia de Candela Ríos y su periplo por España en pos del chico perfecto que le haga cambiar de opinión sobre los hombres. De hecho, tenía otro libro recién empezado y tuve que aparcarlo momentáneamente mientras devoraba este.


Pero sobre todo necesitaba saber de Salvador, que siempre ha sido tan esquivo a la hora de dejar ver cosas de él y de ese misterio que oculta. Misterio que quedó desvelado en el libro anterior y que ya me barruntaba que era eso.

Los chicos del calendario 4 me ha gustado mucho y me lo he leído prácticamente en dos ratos. Una vez empezado es muy difícil hacer una pausa en la lectura. Me ha gustado mucho la evolución de Salvador porque, aunque sigue con sus bandazos y sus cambios de opinión, por fin ha decidido luchar por lo que quiere y se ve a lo largo del libro. ¿Se nota que soy #teamSalvador?

Con Víctor es todo lo contrario. El pobre no me ha hecho nada. Es más, es el chico bueno y, supuestamente, lo que le conviene a Candela. Pero no hay química entre ellos o yo no la he visto y ya llevamos tres libros. Además, cada vez que se llaman nena y leñador mutuamente me sangraba la úlcera. ¿Se puede ser más empalagosos-diabéticos?

Candela sigue a su ritmo. Hecha un mar de dudas entre los dos. Víctor es la razón y Salvador es el corazón y en el corazón no se manda. Lo que siente estando con Salvador no es lo que siente estando con Víctor por mucho que ella quiera engañarse.

Y a todo esto, en este libro nos toca conocer a tres chicos nuevos que nos mostraran sus historias que no han sido fáciles en ninguno de los tres casos. Porque a cuál más dura. Los tres me han gustado mucho y han dado juego a la trama para hacerla avanzar en la historia y en el tiempo.

Los chicos del calendario vuelve a estar narrado por Candela en casi su totalidad pero en este caso, como ya sucedió en el anterior, tenemos unos cuantos capítulos contados por Víctor y otros por Salvador. Me parece que ha sido muy acertado meter estos capítulos para poder conocer a estos personajes un poquito mejor mas allá de lo que nos cuenta Candela.

Y ya solo nos queda un libro para conocer el desenlace de esta historia, quien será el chico ganador de todos los meses y conocer a los dos chicos que faltan. Y también para saber cuál es la resolución del triángulo amoroso y por quien se decanta Candela. Espero que sea por mi favorito. ¿Que pasara en el quinto y último? Para cuando se publique puede que ya no me queden ni dedos de los nervios.

Los chicos del calendario 4 ha sido una lectura muy amena, que me ha gustado mucho, aunque en ciertas partes me haya enfadado con ciertas decisiones que toman los protagonistas. Se lee muy rápido porque engancha desde el principio ya que retomamos la historia justo donde la dejamos en el tercero. Quiero el quinto YA.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

viernes, 21 de julio de 2017

Besos de libro #156 Tal vez tú (II)



Reí con ganas, dejándome llevar, y de pronto me di cuenta de que estaba mucho más relajada. Y no sé si fue eso, o el hecho de verlo lamerse la sal de los labios antes de terminarse la copa de vino de un trago, pero sin previo aviso alcé una mano y la posé en su boca. Bajo su atenta mirada, le acaricié despacio los labios entreabiertos, que eran suaves y tentadores. Me estremecí al sentir su aliento cálido soplar sobre mis dedos y él me sujetó por la muñeca antes de que pudiese apartar la mano. Nos miramos en silencio. Su pecho subiendo y bajando al compás de su respiración; tenía los ojos brillantes y la mandíbula en tensión. Tiró de mí con suavidad y la distancia entre ambos se acortó hasta volverse inexistente. El silencio resultaba turbador y, al mismo tiempo, excitante. Y de pronto todos mis sentidos estaban concentrados en él. En él y el tacto seguro y confortable de sus manos. En él y su ceño fruncido, como si también se sintiese algo descolocado. En él y en el aroma que desprendía, tan masculino, tan atrayente…
Cerré los ojos cuando sus labios rozaron los míos. Y joder, fue como recibir una descarga eléctrica que me hizo reaccionar al fin y responderle casi con desesperación. Hundí la lengua en su boca y acaricié la suya lentamente, disfrutando del sabor de lo prohibido, de ese preciso momento que estábamos compartiendo. Jack acogió mi mejilla con su mano, me chupó el labio inferior y lo siguiente que supe fue que estaba sentada encima de él, a horcajadas, con mis manos enredadas en su cabello y las suyas deslizándose por mi espalda; una de ellas se internó bajo el suéter y su piel más áspera acarició la mía ascendiendo poco a poco.
—Una cosa —susurré con la voz agitada—. Esto no saldrá de aquí, ¿verdad?
—Me gusta saltarme las reglas, pero no soy un suicida.
—Eso me tranquiliza…
Volvió a acoger mis labios entre los suyos con un gruñido seductor que casi hizo que se me fundiesen los cables.


Tal vez túAlice Kellen