COMENTARISTAS

sábado, 21 de enero de 2017

Sulaba: La hija del fuego - Francisco


Sinopsis
Sulaba es una chica muy especial que vive apartada del mundo. Desde siempre ha sabido que era diferente a los demás. No sólo por su larga melena pelirroja también por sus habilidades especiales. Sabe que sus padres le ocultan algo y va investigando hasta descubrir la verdad. Por qué se llama “la hija del fuego”.
Cuando por fin lo descubre decide ayudar a su madre en contra de la opinión de todos que le dicen que su madre es “la bruja mala”. Así empieza una trepidante aventura donde no sabes quienes son los buenos o los malos ¿De qué lado te pondrás tú?
“Sulaba, la hija del fuego” es una novela fantástica ambientada en una época del bajo imperio romano donde brujas se enfrentan a bandidos, dragones y un ave fénix o quizás sea una historia donde unos padres divorciados se pelean por su hija y es ella la que debe decidir ¿A quién quieres más?
Supongo que un poco las dos cosas.
______________________________________

Lo primero de todo quiero agradecer a la Áltera ediciones el envío del ejemplar para que lo pudiera leer. Cuando me llegó el correo con las novedades y le eché un vistazo a la sinopsis de este libro me llamó la atención sobre todo porque estaba ambientado en el Imperio Romano y la lectura Una llama entre cenizas y Una antorcha en las tinieblas me dejó con muchas ganas de leer algo más de este mismo estilo. Pero nada más lejos de lo que buscaba.

Me da mucha pena escribir esta reseña porque la editorial ha sido muy amable, respondiendo y enviando el libro sin tardanza pero es que esta historia es un bodrio del que no puedo salvar nada.

Voy a detallar todo lo que no me ha gustado, que no han sido pocas cosas y eso que el libro es bastante cortito.
  • Las faltas de ortografía. No es que haya erratas, es que hay faltas de ortografía y de las graves. Eso ya saca de la lectura. Para que os hagáis una idea, el autor no distingue entre porque y por qué y los pone cuando le parece y casi siempre mal. Eso por poner un ejemplo pero hay muchas más.
  • La ambientación y documentación. Se supone que el libro está ambientado en el bajo Imperio Romano pero más allá de que menciona las calzadas romanas no he identificado ninguna explicación más de que los personajes vivan en esa época. Documentación cero. No digo que tenga que ser un tratado de historia pero que menos que saber cosas mínimas y enclavarlo con vestuarios y lenguaje apropiado. Lo que nos lleva al siguiente punto.
  • El lenguaje que emplean los personajes. Todos usan expresiones demasiado coloquiales y modernas para aquella época. Me parece que no sería muy normal que los niños le digan profe al maestro de escuela o expresiones modernas. No lo veo. Y cuando aparecen los gitanos con un andaluz cerrado del que ni yo era capaz de entender porque transcribe los diálogos tal cual suenan. Que no.
  • La forma de narrar. Aquí el autor se lía y nos lía a los lectores a base de bien mezclando los estilos narrativos de tercera persona en pasado y primera en presente. Sin ton ni son en mitad de un párrafo pasamos de uno a otro y sin entender nada. Porque hay un personaje que narra desde su punto de vista y el resto en tercera persona.
  • La situación. No he conseguido hacerme una idea de donde son los personajes porque aunque menciona varios lugares y, al final del libro, el autor advierte que son ficticios no sabría decir de que parte del Imperio Romano son. Y por los nombres de los personajes tampoco me puedo guiar porque tenemos Aitor, Selina, Caroline, Drake, Ander y un largo etcétera.
  • La parte de la fantasía de aves fénix y dragones me la salto porque, bueno, si quería hacer un libro de fantástica tenía que meter este tipo de elementos. Pero las brujas dan risa con sus pociones y hechizos de pacotilla y volando en escobas como si estuvieran en una clase de vuelo en Howarts.
  • La historia. No tiene ni pies ni cabeza. Es un bodrio que no ha sabido desarrollar porque la idea no era mala. Pero se lía con situaciones absurdas, diálogos pueriles más absurdos todavía.
  • Los personajes. Aquí tengo para rato. Nuestra protagonista, Sulaba, es una niña de doce años cuando empieza el libro pero parece que no tiene más de seis por su aptitud y por su forma de ser. Caroline, que es la mala malísima, da risa. De verdad, que esta mujer tuviera en jaque a un pueblo me produce hilaridad porque, además, todo lo que le pasa y que desencadena la historia se lo busca ella. Y tiene un comportamiento de lo más infantil. Cuando alguien la contradecía mandaba al personaje en cuestión como castigo que se diera de golpes en la cabeza con la pared. Y así todo.
  • El aquelarre de brujas es insustancial. Y luego tenemos personajes que gastan muchas páginas para luego no tener ninguna relevancia como es el caso de Aitor.
  • ¿La persecución que hacen los bandidos a Sulaba para que sirve aparte de para rellenar páginas?
Creo que no voy a seguir porque ya he hecho mucha sangre. El libro es corto pero se me ha hecho muy largo y cada página que pasaba era un suplicio y una liberación al mismo tiempo porque ya me quedaba menos para terminarlo.

Por cierto, una duda que me surge de la lectura de este libro, ¿en el Imperio Romano ya existían el papel, el lápiz y la goma? Pregunta retórica.

Sulaba, la hija del fuego es un libro que tiene una idea buena pero que está mal desarrollada, mal escrita, con personajes planos y sin sentido y con una historia sin pies ni cabeza.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

viernes, 20 de enero de 2017

Besos de libro #132 Diez lecciones para dar caza a un lord y que te adore



- Parece que… me siento atraída por usted.
Otro paso.
- ¿Se siente atraída por mí?
Nick nunca había conocido a una dama que admitiera tal cosa. Había algo abrumador en la honradez de la confesión.
Ella retrocedió y él observó que la vergüenza hacía que se le ruborizaran furiosamente las mejillas.
- Estoy segura de que se trata de una fase pasajera -dijo a la carrera-. Creo que será mejor que se vaya. Encontraré otra manera de vender la colección…
Su nerviosismo resultaba embriagador.
Él estiró la mano para rozarle con la punta de los dedos la suave piel de la sien, mientras contenía el flujo de palabras. Le colocó un largo y mojado mechón detrás de la oreja antes de pasarle el dorso de los dedos por la mejilla, apaciguando la cálida piel con el pulgar.
Ella agrandó los ojos ante aquella caricia y él sonrió al notar su sorpresa. Alzó también el otro brazo y le encerró la cara entre las manos, obligándola a levantarla para poder ver mejor su expresión en aquel espacio tranquilo y débilmente iluminado.
No debería besarla. Lo sabía.
Pero era distinta a todas las mujeres que había conocido en su vida y quería conocer sus secretos. Más aún, la deseaba.
Le cubrió los labios con su boca, y fue suya.
Al igual que en el resto de su persona, no había nada vacilante en los besos de Nicholas St. John. En un momento, Isabel estaba luchando contra las extrañas e inquietantes emociones que le provocaba aquel arrogante hombre y, al siguiente, él reclamaba su boca con un beso abrasador, despojándola del aliento, los pensamientos y la cordura.
Ella se quedó paralizada al instante, saboreando la sensación de sus labios, de sus manos acunándole la cara, de sus dedos estirándose hasta el cuello mientras le acariciaba las mejillas con los pulgares, consiguiendo que ardiera sin control. Él la sostuvo firmemente contra su cuerpo, devorándole la boca y haciéndole sentir oleadas de emociones que la recorrían de pies a cabeza. La caricia continuó lentamente. Lord Nicholas alzó la boca hasta que apenas rozó la de ella y comenzó a chuparle el labio inferior, frotando su lengua, cálida y áspera, contra la tierna piel. Isabel se quedó sin aliento ante la extraña y lujuriosa sensación.
Era espléndida.
Él volvió a apresarle la boca, que acarició hasta que ella separó los labios con incertidumbre. No estaba segura de qué debía hacer; le daba miedo tocarle, moverse, hacer cualquier cosa que pudiera poner fin a la caricia y al placer que le proporcionaba.
Él pareció leerle el pensamiento y, con un suave movimiento, deslizó los labios por la mejilla hacia la oreja, donde atrapó el lóbulo entre los dientes, haciéndola temblar de placer.
- Tóqueme, Isabel.
Eso era lo que hacía que las mujeres se volvieran locas por los hombres. Esa intoxicante mezcla de poder e impotencia.
Isabel sabía que no debería tocarle. Pero la urgencia de las palabras, combinada con el sensual roce de sus dientes en la oreja, hizo que olvidara cualquier contención. Le puso las manos en el pecho y las deslizó hacia los hombros. El movimiento hizo que él la rodeara con sus brazos para apretarla contra su firme y cálido cuerpo. Lord Nicholas echó la cabeza hacia atrás y la miró a los ojos, como si quisiera confirmar que ella quería aquello tanto como él, luego reclamó de nuevo su boca.
Isabel se vio inundada por las sensaciones, por el ataque de su lengua, la presión de su cuerpo, su olor. Se abandonó a las caricias, correspondiendo a su beso con aquella inocente pasión que él le provocaba. Ella le enredó los dedos en el pelo húmedo de la nuca y se puso de puntillas para llegar mejor a su boca. Él la dejó explorar, luego incrementó la intensidad del beso antes de dejarle tomar la iniciativa. Isabel le pasó tímidamente la punta de la lengua por el labio inferior y, cuando le escuchó gemir, sintió una aguda satisfacción, distinta a cualquier otra cosa que hubiera experimentado antes.
De pronto, él la interrumpió y retomó el control para deslizarle los labios por el cuello y respirar hondo en el lugar donde se une con el hombro antes de lamerle la piel, enviando otra oleada de placer a todo su cuerpo. Ella jadeó ante la sensación y notó que él curvaba los labios en una sonrisa, que supo, sin verla, que estaba llena de lujuriosas promesas.
Él alzó la cabeza; sus ojos azules estaban casi negros por el ardor de la pasión. Entreabrió los labios levemente y ella contuvo el aliento, esperando el siguiente movimiento.


Diez lecciones para dar caza a un lord y que te adoreSarah MacLean

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

miércoles, 18 de enero de 2017

La luna de la medianoche - Sherrilyn Kenyon



Sinopsis
En el pasado fue un hombre famoso, que se daba a sí mismo y compartía su dinero sin pedir nada a cambio... hasta que las personas que lo rodeaban empezaron a tomarse demasiadas libertades. Ahora Aidan no quiere saber nada del mundo, ni de nadie que forme parte de él. Nacida diosa en el Olimpo, Leta lo desconoce todo acerca del mundo. Pero un enemigo despiadado la ha obligado a salir de su mundo de ensueño. Perdida, ha llegado a las puertas de la casa del único hombre que puede ayudarla: Aidan. Los poderes inmortales de Leta tienen su origen en las emociones humanas, y el resentimiento de Aidan es el combustible que ella necesita para poner en marcha de nuevo sus defensas. Cuando una brutal tormenta de invierno los acorrale, Aidan y Leta deberán servirse del único poder capaz de salvarlos... o matarlos a ambos: la confianza.
________________________________________

Otro mes más empiezo las lecturas con un libro de la saga Cazadores oscuros que estamos leyendo las librófilas. Recordad que el hastag con el que lo comentamos en twitter es #LCDarkhunters y que estáis invitados todos a comentar con nosotras cuando queráis.

Creo que en lo que llevamos de saga este es el libro más corto. En dos sentadas me lo ventilé pero me dejó como que ni fu ni fa.

Después del libro tan importante en la trama de fondo de la saga que supuso el libro anterior, El diablo puede llorar, este es tan irrelevante que no ocurre prácticamente nada más allá de la trama de los personajes de este libro. Este sí que es independiente de la saga y que se puede leer por separado porque no te pierdes nada de lo que ya nos han contado hasta ahora.

Como viene siendo habitual en los libros que he leído de Sherrilyn Kenyon, La luna de la medianoche está narrado en tercera persona y en pasado pero centrándose básicamente en los dos protagonistas de este libro que son Aidan y Leta. Está dividido en nueve capítulos más el prólogo y el epílogo.

Como digo, es tan corto que al empezar prácticamente me había leído la mitad del libro en una hora y algo. Se deja leer porque pasan cosas y engancha pero me esperaba algo más trascendente, que pasara algo más. Le he dado un 3/5 porque está entretenido y no se pierde en interés en ningún momento de la historia y porque es corto.

Por cierto, el título no lo entiendo porque no tiene mucho que ver con lo que pasa en el libro. Que alguien me lo explique. Y la portada tampoco me termina de cuadrar aunque no está del todo mal. Quizás sean los colores ocres los que no me dicen nada.

En cuanto a los personajes. Por un lado tenemos a Aiden que para variar no es cazador sino que es un humano y por el otro tenemos a Leta que es una diosa onírica. Es un cambio de lo que hemos leído hasta la fecha. No me han caído mal pero tampoco me han terminado de llegar. Muy frio todo. Y el instalove… toda la acción transcurre en dos días y ya están enamorados perdidos para la eternidad. ¿Perdona?

Solo me resta decir que me queda un libro más y el siguiente es Aquerón, que lo estoy esperando desde hace muchos meses. Y no sé si me podré esperar *silbando con disimulo*.

La luna de la medianoche es libro de tramite dentro de la saga Cazadores oscuros que se puede leer de forma independiente y sin repercusiones en lo que llevamos hasta ahora de saga. Que más adelante tienen su importancia, seguramente pero habrá que seguir leyendo para comprobarlo.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme


Resumen de las Lecturas Conjuntas hasta la fecha:
—» (DH 1) Un amante de ensueño
—» (DH 2) El abrazo de la noche
—» (DH 3) Placeres de la noche
—» (DH 4) Bailando con el diablo
—» (DH 5) El beso de la noche
—» (DH 6) El juego de la noche 
—» (DH 7) Disfruta de la noche 
—» (DH 8) Pecados de la noche
—» (DH 9) Desnuda la noche 
—» (DH 10) La cara oscura de la luna
—» (DH 11) El cazador de sueños
—» (DH 12) El diablo puede llorar
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg