COMENTARISTAS

viernes, 27 de marzo de 2020

Besos de libro #279 Cómplices (III)



—¿Qué se supone que estás haciendo? —preguntó.
—Rendirme a ese poder que tienes sobre mí —respondió, al tiempo que se inclinaba para acceder a su boca.
Le dio un beso lento, dejándole probar la humedad de sus labios. Sabía a vino y a deseo prohibido, y era embriagador. Sofía gimió quedamente y él introdujo la lengua despacio, para darle una caricia suave antes de retirarse y comenzar a adorar sus mejillas. Mientras una mano se había parado a mitad del muslo, la otra acariciaba su cuello, su clavícula y subía hasta su cabello mojado, para introducir los dedos y rozar la cabeza ligeramente con las uñas, cerca de su nuca. No habría podido resistirse ni aunque lo hubiera deseado. Julen sabía tocarla en los lugares precisos para que su cuerpo se derritiera y su voluntad se evaporara.
Él se apretó un poco más contra su cuerpo, pero le pareció que aún estaba demasiado lejos. Su lengua comenzó a juguetear cerca de su oído; sus dientes pellizcaban con delicadeza la piel sensible del cuello y le provocaban un estremecimiento. De repente la mano sobre su muslo parecía arder, y sintió una necesidad feroz de que la moviera, así que decidió tomar la iniciativa y puso la suya encima, para empujarla un poco más arriba. La risa ronca de Julen vibró en su oído; giró la mano y le sujetó la muñeca. Sofía sintió la piel helada cuando la separó.
—Estese quieta, señoga Mágques —le dijo, imitando el desquiciante acento francés y el tono autoritario del agente Allard del aeropuerto de Lyon. Si no hubiera estado tan excitada en ese momento, le habría dado una bofetada por traerle a la memoria un episodio tan humillante—. Si querías mandar, haber empezado tú el juego —le ronroneó cerca de la boca.
—¿Se trata de un juego? —jadeó ella cuando Julen puso de nuevo la mano sobre su pierna y empezó a moverla con lentos círculos ascendentes.
—Uno que puede ser maravilloso dependiendo de con quién se juegue —respondió.
Sin darle opción a replicar, volvió a besarla. Sus lenguas se enredaron abrasadoramente en un ritmo pausado y ardiente lleno de promesas.

CómplicesEstefanía Jiménez

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

miércoles, 25 de marzo de 2020

El incienso de los espíritus - Victoria Álvarez


Sinopsis
Cuando la primavera de 1924 llega a Nueva York, Helena Lennox y los suyos siguen intentando rehacer sus vidas tras lo acontecido en Nápoles... hasta que un encargo del Museo Británico les ofrece la posibilidad de cerrar heridas.
En su mansión de Tokio, los Matsudaira los esperan para trasladar al museo parte de su colección artística. Lo que Helena aún no sabe es que la familia cuenta con unos poderosos enemigos: alguien los quiere muertos a toda costa y los Lennox se hallan peligrosamente cerca de su objetivo.
Muy pronto descubrirán que la frontera que los separa del mundo de los muertos es más difusa de lo que creían, y el legendario incienso de los espíritus, capaz de traer a nuestra dimensión a quienes ya han partido, se convertirá en una obsesión tan tentadora como peligrosa. Al fin y al cabo, puede que no todos estén preparados para afrontar las despedidas.
__________________________________________

Después del final del libro anterior de la trilogía, tenía muchas ganas de leer la continuación y conclusión para poder conocer el desenlace de las memorias de Helena Lennox y su familia.

Este es el tercer libro, y último de la trilogía, con el que la autora, Victoria Álvarez, cierra tramas y le da un final a cada personaje. Y el más largo de los tres también.

El incienso de los espíritus vuelve a estar narrado en primera persona y en pasado por nuestra intrépida Helena, ya que sigue contándole sus memorias a Ruth.

En esta ocasión viajaremos a Japón previo paso por el Nueva York de los locos años veinte (del siglo XX) y viviremos múltiples aventuras con ella y su inseparable Arshad.

Me ha gustado mucho cómo se compenetran, la relación que existe entre ellos dos, como se entienden con solo mirarse y el amor que se tienen. Es una relación en la que han saltado chispas desde el primer encuentro y en la que mantienen la química durante los tres libros.

Algo que me ha gustado menos es lo desaparecido que esta gran parte del libro Lionel. Esta hundido en su pesar y eso lo hace estar muy eclipsado, aunque no sea el protagonista, que no es de estos libros. Pero es mi ojito derecho de los personajes de Victoria Álvarez.

Me he pasado gran parte del libro echando de menos a otro personaje que al final del segundo libro hace una salida espectacular y que me parece muy necesario por el juego que da. Cuando, por fin, llega es como si las cosas avanzaran y fluyeran de una forma más rápida. Como si discurrieran con más facilidad.

Tanto la ambientación como la descripción de vestuarios, lugares y personas están en su justa medida para meternos en la trama del libro, pero sin ser excesivos ni aburridos. He viajado con los protagonistas alla por donde ellos iban.

Una cosa que me ha llamado la atención es que en ningún momento de los tres libros se menciona a Veronica, la sobrina de sobrina de Alexander Quills. Verónica tuvo su relevancia en la trilogía anterior y bastante relación con Lionel y aquí no ha hecho acto de aparición ni en mención.

El incienso de los espíritus es un cierre de trilogía muy digno, que me ha tenido enganchada toda la lectura y que me ha gustado mucho, sobre todo por el carácter de Helena que, al final, siempre logra lo que quiere y se propone, aunque tenga que pasar por infinidad de vicisitudes.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

Otras reseñas de la autora en el blog:


 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 23 de marzo de 2020

En serie #29 Drácula


Título original: Dracula
Año: 2020
Duración: 270 min.
País: Reino Unido
Dirección: Mark Gatiss (Creator), Steven Moffat (Creator), Paul McGuigan, Jonny Campbell, Damon Thomas
Guion: Mark Gatiss, Steven Moffat (Novela: Bram Stoker)
Música: David Arnold, Michael Price
Fotografía: Tony Slater Ling
Reparto: Claes Bang, Dolly Wells, John Heffernan, Joanna Scanlan, Morfydd Clark, Sacha Dhawan, Mark Gatiss, Jonathan Aris, Clive Russell, Catherine Schell, Nathan Stewart-Jarrett, Tim Ingall, Youssef Kerkour, Lujza Richter, Samuel Blenkin, Dilyana Bouklieva, Paul Brennen, Andrew Byron, Lily Dodsworth-Evans, Phil Dunster, Anthony Flanagan, Rob Horrocks, Anthony Kaye, Abdulla Majid, John McCrea, Sarah Niles, Sofia Oxenham, Natasha Radski, Joakim Skarli, Veronica Stanwell, Alec Utgoff, Patrick Walshe McBride, Cat White, Lydia West
Productora: Hartswood Films / British Broadcasting Corporation (BBC) / Netflix. Distribuida por BBC One / Netflix
Sinopsis
Miniserie de TV de 3 episodios inspirada en el personaje de Bram Stoker, el conde Drácula, que viaja de Transilvania a Londres para saciar su sed de sangre.
Trailer

_______________________________________________

No entraba en mis planes ver esta serie, pero en cuanto me enteré que era de los mismos productores de Sherlock ni me lo pensé porque ya no tenía dudas de que la vería.

No suele llamarme mucho la atención este personaje, aunque he visto series de vampiros como The Vampire Diaries. Porque los vampiros en general no me hacen mucha gracia que digamos.

Si en su momento seguí temporada tras temporada TVD no fue por la temática precisamente y sí por uno de los personajes. E incluso así llegó un momento en que me cansé, pero la acabé por cerrar un capítulo de series en mi vida seriéfila. Y porque le dieron un final que fuera acertado o no ya es otro tema.


Pero vamos a la serie de la que os quiero hablar hoy que es Drácula, que me voy por las ramas. Drácula es una mini serie de solo tres capítulos que se podrían considerar como películas independientes, aunque hay que ver la serie al completo para entenderla en su totalidad. Se pueden considerar películas no solo por la duración de cada episodio sino también por el tratamiento que le han dado a la puesta en escena, los guiones y las actuaciones de los actores.
Cada episodio tiene una duración de más de hora y media y hay películas que duran menos. La serie arranca con un interrogatorio en un convento por parte de una monja a un hombre que se ha escapado del castillo del Conde Drácula.

El personaje de la monja es buenísimo. Me ha gustado mucho el desparpajo y la forma directa de ser que tiene. Como dice las cosas a la cara sin miramientos y sin esconderse. Y no es para menos ya que es una Van Helsin.


El personaje de Drácula también está muy bien logrado. El actor se mete en su piel y nos regala un papel que a gusto ver haciéndonos creer que es Drácula en persona.

Cada capítulo tiene una localización distinta. El tercero, incluso, algo más y ahí lo dejo porque llegar al final del segundo episodio fue una total sorpresa y no me pude resistir a ver el tercero.

Pero es que estos productores son muy dados a hacer este tipo de jugarretas con los espectadores dándonos giros de guion en el último suspiro del capítulo. Y si no lo sabéis es porque no habéis visto aun la serie Sherlock y no sé qué hacéis sin verla.

Drácula es una miniserie que me ha gustado y sorprendido a partes iguales. Se ve prácticamente del tirón, aunque los episodios sean un poco más largos de una serie normal (pero son más cortos que los de las series turcas de las que soy fan)

¿La conocíais?
¿La habéis visto o entra en vuestros planes?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg