COMENTARISTAS

miércoles, 31 de enero de 2018

IMM (59) Enero'18



Aquí estamos con el primer IMM del año. Ya ha pasado enero con su cuesta incluida y nos adentramos en el mes más corto del año.

Reconozco que este mes se me ha ido un poco la mano con las compras, pero tenía (y sigo teniendo todavía puesto que no lo he gastado todo) el dinero de los tarros-libro del año pasado. También tengo algunos regalos de mi cumpleaños y de Reyes.

Me he comprado muchos autoeditados en Amazon y tres libros en italiano. Pero vamos uno por uno para que se vean mejor.

El club de los eternos 27 de Alexandra Roma editado por Plataforma Neo. Me llegó de parte de la editorial y tiene muy buena pinta.

Wonder woman de Leigh Bardugo publicado por Montena. Este libro lo quiero leer por la autora y porque me gusta el personaje.


¡Piratas! De Laura Esparza. Es uno de los autopublicados de Amazon pero este fue regalo de cumpleaños de Lecturina del blog No solo leo. Este libro lo leí en digital y me gustó tanto que lo quería en papel. La reseña la tenéis AQUÍ.

El chico que dibujaba constelaciones de Alice Kellen. Me lo compré porque todo lo de Alice Kellen tiene que estar en mis estanterías. Ya lo he leído y la reseña estará publicada en breve en el blog.



La ira y el amanecer de Renee Adieh publicado por Nocturna y El legado de Colleen Gleason también fueron regalos de Lectu.



Rimani con me y Torna con me de J. Lynn son los libros 3 y 4 respectivamente de la saga Wait fot you. Como en español sigue sin haber noticias ni nada que se le parezca sigo leyéndolos en italiano como ya hice el año pasado con el segundo libro. Están publicados por Nord Editrice.

L’amore é un gioco pericoloso de Rachel Van Dyken, también publicado por Nord Editrice tiene una historia peculiar de por qué me lo he comprado, pero os la contaré en la reseña cuando lo lea.


Las decisiones de Sara y Simplemente Sara de Susanna Herrero son los dos últimos libros que me faltaban de la tetralogía. Ya los tengo todos.




La séptima  temporada de Juego de tronos me la he comprado este mes y venía con un dvd con la historia de Poniente que está muy interesante.

Las gomas y el reloj son regalos de mis amigos por mi cumple y el funko de Wonder Woman regalo de Reyes de mis padres. 

Y esto es todo que no es poco. 
¿Qué os parecen mis adquisiciones? 
¿Habéis leído alguno de los libros? 
¿Cuál os llama más la atención?
Contadme

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

martes, 30 de enero de 2018

Estantería temática #46 Libros autopublicados (I)



Para este mes he querido enseñaros en esta sección algunos de los libros que tengo autoeditados por los propios autores. Y como tengo intención de seguir haciéndome con más libros de este tipo, habrá más ediciones de esta entrada mas adelante.

Algunos me los he comprado yo, otros los he ganado en sorteos y otros han sido regalos por mi cumpleaños o de los propios autores que se han puesto en contacto conmigo.

No todos me los he leído… todavía. Pero en su mayoría sí que están leídos y reseñados en el blog. Os dejo los enlaces abajo.

Me faltan por leer ‘La historia de Cas’ de Laura Sanz, y el tercero y el cuarto de las aventuras de Sara Summers de Susanna Herrero porque el segundo me lo he leído este mes. Y la reseña está al caer.














Los libros de Alice Kellen me los he leído todos. ‘El chico que dibujaba constelaciones’ me lo terminé el viernes pasado. Llegó y lo leí. Ya os contaré más en la reseña.
 
¿Sois de autoediciones o confiáis más en la publicación editorial?
¿Habéis leído alguno de estos libros?

Reseñas en el blog:

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 29 de enero de 2018

Reino de ladrones - Leigh Bardugo


Sinopsis
Kaz Brekker y su equipo han dado un golpe tan temerario que ni siquiera ellos pensaban sobrevivir. Pero en lugar de conseguir una buena recompensa, a su regreso de la Corte de Hielo tienen que seguir luchando por sus vidas. Traicionado y debilitado, el equipo está corto de recursos, aliados y esperanza. Mientras poderosas fuerzas de todo el mundo llegan a Ketterdam para desentrañar el secreto de la peligrosa droga conocida como jurda parem, viejos rivales y nuevos enemigos emergen para desafiar el ingenio de Kaz y poner a prueba las frágiles lealtades del equipo. Una guerra se adueñará de las oscuras y tortuosas calles de la ciudad, una batalla por la venganza y la redención que decidirá el destino del mundo Grisha.
________________________________________________

La sinopsis puede contener SPOILERS del libro anterior. Así que, si no lo has leído todavía, cuidado.

Esta es la segunda parte de Seis de cuervos. Después del final del primer libro no he podido tardar mucho en ponerme con este. Lo he disfrutado mucho y me ha tenido enganchada en todo momento a los tejemanejes de Kaz y compañía.

En la reseña de Seis de cuervos os comenté que se podía leer de forma independiente de la trilogía Grisha y que daba igual si se empezaba por estos dos o por los otros tres. Bueno pues, olvidadlo. Si tenéis intención de leer estos libros y también queréis leer los otros tres tenéis que hacerlo por orden de publicación porque en este libro salen personajes que tienen bastante relevancia en los anteriores y que os pueden destripar algunas sorpresas de lo que pasa en los libros anteriores.  

Reino de ladrones comienza donde lo dejamos en Seis de cuervos. Vuelve a estar narrado en tercera persona y en pasado, pero en cada capítulo se tiene en cuenta el punto de vista de uno de los personajes principales. Y en este caso todos ‘los cuervos’ tienen capítulo.

Me ha gustado mucho la forma que tiene Leigh Bardugo de escribir, dosificando la información y soltándola en pequeñas píldoras para hacernos querer seguir leyendo. Los giros en la trama vuelven a estar a la orden del día haciendo que contengamos la respiración en más de una ocasión por lo que está pasando y por lo que puede llegar a pasar.

Es un libro bastante gordo dividido en seis partes pero que se lee que da gusto. Además, la edición del libro es preciosa. La primera parte llevaba los bordes de las paginas en negro, este los lleva en rojo. También lleva sus mapas, en este caso de este mundo Grisha y también de Ketterdam. Y al final hay un glosario de personajes explicando quienes son y su pronunciación.

Una vez que empecé a leer esta bilogía me fue muy difícil de salir de ella y cuando la terminé seguía dándole vueltas a todo lo que había pasado. Porque tanto la trama como los personajes tienen una evolución muy grande. Y se llegan a conocer muy bien, tanto que es difícil no encariñarse con estos estafadores, timadores y ladrones.

Como ya os comenté en la reseña anterior, me recordó a la película Ocenan’s eleven, pero también me ha recordado Ahora me ves. Porque todo es un doble juego y no sabes por donde van a salir ni nuestros protagonistas ni sus enemigos. Y es por esto, por lo que la mayor parte del libro lo lees con el corazón encogido y temiéndote lo peor.


Como os he dicho antes, en este libro aparecen personajes que en la trilogía Grisha tuvieron cierto peso (que no voy a decir quiénes son) y que me ha gustado encontrar aquí, sobre todo a uno de ellos.

Y el final… hay cosas que no me han gustado y otras que para mi gusto quedan abiertas. Pero es un final acorde con el libro. Las tramas principales y los timos de postín quedan bien cerrados y todo muy bien explicado. No queda ningún fleco suelto. Pero sí le veo una puerta abierta a hacer algo más con estos personajes. Y me gustaría porque podríamos ver la evolución después de todo este jaleo que montan.

Reino de ladrones ha sido una lectura compulsiva, con una trama que engancha desde el primer momento muy bien hilada y desarrollada, con unos personajes muy carismáticos y que no dejará indiferente a nadie que se atreva a aventurarse en El Club Cuervo.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
Otros libros de la autora:
Seis de cuervos
Sombra y hueso
Asedio y tormenta
Ruina y ascenso
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

viernes, 26 de enero de 2018

Besos de libro #180 Sueños de piedra (I)


Su mano se aprieta alrededor de mi muñeca y yo doy un respingo, girándome. Ella me mira, sin palabras, con los ojos grandes y la expresión de pérdida que me encuentro siempre cuando menos me lo espero.
—No voy a imponértelo —le aseguro, temiéndome su protesta—. Si no quieres que le escriba, estás en todo tu derecho. Pero me gustaría mucho ayudarte.
Incluso entonces, Lynne no habla. Se queda quieta un par de segundos y, después, da dos pasos hacia delante.
Se acerca a mí. Rompe la distancia que había impuesto.
Me mira, y no sé descifrar su mirada. Suspira.
Para mi sorpresa, sus manos se posan sobre mis mejillas en una caricia nueva.
Para mi sorpresa, hace lo que hasta ahora solo me he atrevido a desear.
Me besa.
No es la clase de beso que yo le ofrecería. No es largo ni intenso, como aquel que me dio cuando aún estábamos en Duan. Se trata de una presión de sus labios contra los míos, suave y dulce. Un gesto sencillo, de tan solo tres rápidos latidos de un corazón dispuesto a morir de felicidad en cualquier momento.
Es el beso más maravilloso del mundo.
Cuando sus dedos se deslizan de mi rostro, no puedo respirar. Es como si se hubiera llevado todo mi aire en su boca. Es como si me hubiera roto con ese simple gesto. Quizá lo haya hecho. Quizá me haya manipulado por dentro, cambiándolo todo de sitio. El tirón en mi estómago se deshace antes de volver a enlazarse con todavía más fuerza, hasta que tengo ganas de gritar.
¿Qué ha sido eso?
—Aún te debía un beso de agradecimiento —susurra ella, apartando la vista.
Tengo ganas de echarme a reír. No sabe lo que ha hecho.
No sabe lo que ha significado. No sabe lo absolutamente feliz que me siento, porque llevo días pensando en este momento, aunque no me lo imaginara así. Ha sido mil veces mejor. Más corto, quizá. Más especial.
No sabe lo que ha significado. No sabe lo absolutamente miserable que me siento porque… ¿cómo voy a dejar ahora de pensar en ella? ¿Cómo voy a poder seguir adelante sin querer que vuelva a hacerlo? Sin querer tocarla. Sin desear… más. Porque si un beso ha sido así, si me ha llenado tanto, ¿cómo será un beso más largo, más real? ¿Cómo será desnudarla? Tenerla entre mis brazos. Dormir a su lado…
Cojo aire, sintiéndome mareado. Se aparta. Parece turbada, como si ni siquiera ella misma fuese capaz de entender lo que ha pasado. Aun así, no hace ningún comentario más al respecto. Su mirada cae al suelo, como si estuviera avergonzada. Quizá no está bien. Quizá se arrepiente. Quizá ha actuado por impulso.
Supongo que soy el único que ha sentido algo esta noche.
—Vamos, es tarde y tú aún tienes una carta que escribir.
Gira sobre sus talones y emprende el camino, vistiéndose con ese disfraz que conozco tan bien, mirando al frente, porque es lo único que importa.
Yo me quedo unos pasos por detrás y bajo la vista. Sin que ella se dé cuenta, me llevo una mano a los labios.
Las visiones de hadas son sustituidas por el sueño de un beso.

Sueños de piedraIria G. Parente y Selene M. Pascual
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

miércoles, 24 de enero de 2018

El estigma del dragón - Sherrilyn Kenyon


Sinopsis
Maxis Drago carga en silencio con su trágico destino desde hace siglos. El guardián más huraño y solitario del Santuario perdió a su mujer, y todo lo que tenía, en manos de un rival implacable que juró derrotarle y apartarle del mundo. Desde entonces deambula taciturno y con sus enormes alas plegadas. Todos dicen que no puede volar. Pero las cosas no son lo que parecen, y la vida todavía le tiene reservadas un par de sorpresas.
Sus enemigos han vuelto con sed de venganza. El campo de batalla escogido por cierta criatura diabólica surgida del pasado es Nueva Orleans. Ambos contendientes sobrevolarán los diques de la ciudad dispuestos a enfrentarse sin tregua, hasta la victoria final o la destrucción total.
___________________________________________

Las Librófilas estamos a un libro de terminar esta lectura conjunta que tiene poco de conjunta, pero de la que estamos leyendo estos libros. Por lo menos por ahora ya que casi nos hemos puesto al día con los libros publicados en español de esta saga. Y la verdad es que tengo ganas porque los últimos libros están siendo un poco meh y más de lo mismo.

En El estigma del dragón tenemos la historia de Maxis uno de los dragones que aparece en el libro anterior, Hijo de nadie. Y, para variar, tenemos otro apocalipsis en ciernes en contrarreloj.

Si una cosa se puede decir de los libros de Sherrilyn Kenyon es que se leen rápido. Eso no tiene ninguna duda porque siempre están pasando cosas y las tramas vienen de lejos.

El estigma del dragón está narrado en tercera persona y en pasado, como viene siendo habitual en los libros de Sherrilyn Kenyon, y desde el punto de vista principal de los dos protagonistas.

Otra cosa que me gusta es que sigan apareciendo personajes que ya conocemos de libros anteriores. En este caso Fang tiene un poco más de peso y me ha gustado porque su libro y él como personaje me gustaron mucho.


Y otro que me ha gustado ha sido Dev. Es curioso lo que me pasa con este personaje. Desde la primera vez que aparece en los libros me ha gustado y sin embargo en su libro no me terminó de llegar. En este libro me ha vuelto a gustar mucho.

La historia de amor en este caso no es de un cuarto de hora, sino que viene de antiguo ya que ambos estuvieron casados en la antigüedad, solo que llevan sin verse una eternidad.

Y cuando digo antigüedad y eternidad no es una metáfora, es literal. Si leéis el libro ya lo descubriréis.

El caso es que entre ellos hay más odio que amor en un principio porque él es un dragón y ella una cazadragones, pero ya sabéis como van estas cosas. Y pensareis, esto ya es rizar el rizo y sí, un poco sí, pero está bien llevado. Aunque también es cierto que algunas cosas se me hicieron un poco repetitivas.

El apocalipsis que se desencadena en este libro se viene cociendo desde los anteriores a fuego lento y con los malos que ya conocemos. Hay libros de esta saga que se pueden leer de forma más o menos independiente y otros que hay que seguir en orden y leerlos sin saltarse ninguno para no perder detalles. Y este es de los que hay que leer habiendo pasado por los 24 anteriores porque va cogiendo detalles de aquí y allá que los hacen imprescindibles para entender plenamente este.

El estigma del dragón ha sido una lectura rápida y ligera pero que tampoco se va a convertir en uno de los libros del año de lecturas. Se deja leer y siempre es gratificante encontrarte con personajes que te han gustado de libros de la saga anteriores.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme



Reseñas anteriores:
Reseñas de 2016
Atrapando un sueño
Aquerón  
El silencio de la noche 
El guardián de los sueños
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 22 de enero de 2018

Los saltos de sara - Susanna Herrero


Sinopsis
Sara Summers es superdotada, lo que le acarrea más problemas que beneficios. A los nueve años, y sin que pueda hacer nada para evitarlo, su padre decide matricularla, junto a sus hermanos, en un internado elitista ubicado en el centro de Escocia. Sus patines son su única vía de salida, el hielo es su refugio. Pero eso cambia cuando choca con la primera persona que conseguirá arrancarle una sonrisa: Adam J. Wallace. La presentación a su grupo de amigos no va todo lo bien que debería. Es un grupo un tanto peculiar; más bien, Oliver Aston lo es, pero no será ella la que hable de peculiaridades con lo que lleva sobre las espaldas. Un salto al agua desde once metros los unirá para siempre y sus vivencias entre los muros del Crowden School se convertirán en el eje que decidirá sus destinos. Amistad, familia, amor, celos, venganza y competitividad son algunos de los nuevos sentimientos que Sara tendrá que aprender a gestionar.
__________________________________________

Este libro lo empecé a ver por Goodreads y me llamó mucho la atención porque me encanta el patinaje sobre hielo y después de Tan solo un segundo me quedé con ganas de más. Por eso lo metí en mi wishlist de Amazon ya que es un libro autopublicado en esta plataforma.

Y para mi cumpleaños me lo regaló María, una de las Librófilas que ahora mismo tiene el blog parado, pero tiene y es Devora Libros Espacial, aunque ella para más por Instagram.

No lo he podido dejar mucho tiempo en la estantería esperando porque le tenía muchas ganas y me hacía ojitos así que fue mi última lectura del mes de noviembre.

Los saltos de Sara es el primer libro de una tetralogía y está narrado casi en su totalidad por Sara, nuestra peculiar protagonista. Y digo peculiar porque esta chica tiene para todos y para todo. Es una todoterreno que no le asusta nada y que se atreve con todo. Y una mandona de tomo y lomo.


Está narrado en pasado y en primera persona por Sara, pero también habrá unos cuantos capítulos que nos los contaran otros personajes y que no desvelo quienes son para que haya más intriga.

En este primer libro, Sara nos cuenta sus años en el internado al que van sus hermanos y ella. En el conoceremos a Adam y Oliver que serán sus mejores amigos y sin los que no puede vivir. Y el sentimiento es mutuo entre los tres. Me ha gustado esta relación que ha surgido entre ellos. El carácter de Adam es muy extrovertido y el de Oliver justo lo contrario para equilibrar un poco.

Me he reído con muchas cosas de las que hacen y con muchos de los diálogos entre los chicos. Y no solo con estos tres, porque la pandilla la forman más chicos, cada uno con sus cosas y a cuál más divertido.

Pensaba que el tema del patinaje iba a tener más peso en la historia y que se centraría mas en el pero no es así. Tiene su aquel, sobre todo en cierto asuntillo más o menos a mitad de libro, pero el eje central de la novela es la relación entre los chicos.

El final del libro queda totalmente abierto para continuar en la segunda parte que tengo muchas ganas de leer y que ya tengo también en mi poder, pero de esta ya os hablaré en su reseña y como me llegó porque fue otro regalo.

Los saltos de Sara ha sido una lectura muy amena, divertida y entretenida que me ha durado un poco más de un día. Engancha desde el principio y se lee muy fácil.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

viernes, 19 de enero de 2018

Besos de libro #179 Tiempo de lobos (I)


—Dime una cosa —murmuró cuando pudo hacerlo—: ¿has estado casada alguna vez?
—¡No! ¿Cómo se te ocurre?
—Solo alguien con experiencia en el tema pondría esa cara. —Hernán siguió acercándose—. ¿Te han besado alguna vez?
Sí, pero reconocerlo supondría su absoluta desgracia.
—He recibido muchos besos, mi señor. Tendrás que ser más explícito para que pueda responderte mejor.
—Con mucho gusto.
No esperó un ataque tan fulminante, tan implacable… Tan delicioso.
Hernán sujetó su cabeza con ambas manos para evitar que se moviera. Ella fue incapaz de reaccionar a tiempo; para cuando pudo hacerlo, sencillamente, no quiso. Sintió que todas sus defensas se derrumbaban a sus pies cuando los labios de Hernán se clavaron en la carne de su cuello. Fue un placer fulminante lo que atacó todo el cuerpo para aposentarse entre sus muslos. Los cerró, esperando poder recuperar el control de sí misma. Pero solo consiguió echar la cabeza atrás para emitir un suave jadeo. El fuego prendió en su cuerpo como en la leña seca. Se sintió desfallecer. Morir. Como si realmente estuviera absorbiendo toda su sangre. Las piernas le fallaron y el corazón estuvo a punto de estallarle en el pecho. Debía resistirse. Luchar. Apartarlo de ella para mantener su orgullo a salvo. Elevó las manos e intentó cerrarlas en dos puños, pero se movieron solas hacia los cabellos rubios de Hernán.
Él se interrumpió de inmediato. La miró aturdido, sin hacer caso de la leve protesta que emitió, y veloz como el rayo le sujetó ambas muñecas para llevárselas a la espalda.
—No —murmuró con voz ronca y profunda—. No me toques.
Más que una orden parecía un ruego. Munia se adentró en la profundidad gris de sus ojos y asintió hipnotizada, esperando un nuevo asalto que no tardó en llegar.
Se vio llena de su sabor fuerte y profundo. No sintió miedo, ni repugnancia, ni nada de lo que la había abrumado con Odón. Su lengua se encontró con la de Hernán y la empujó para alejarla, pero él era más experimentado. Notó el tacto rugoso y firme, la humedad mezclándose con la suya. Cómo era devorada poco a poco, con un ímpetu arrollador que la arrastró con él. Lo imitó. Sus labios se acariciaron, se movieron al mismo compás. Se enredaron en una larga lucha que terminó con todas sus reticencias.
Estaba besando al hombre que más odiaba en el mundo. Se estaba dejando seducir por él, y lo que era aún peor, no deseaba que aquello terminara por nada del mundo.
Nunca había sido arrancada de sí misma con tanta fuerza. Proporcionándole la más peligrosa de las debilidades porque procedía del deseo, de la más excitante exigencia. Del oscuro poder de la carne.
El mundo dejó de existir para ella cuando Hernán mordisqueó sus labios para a continuación lamérselos. Sus manos eran tan grandes que pudo abarcar no solo sus muñecas, sino también sus nalgas. Ella las sintió en toda su plenitud masajeando, amoldando. Con un quedo gruñido que lo dijo todo, Hernán empujó sus caderas hacia ella para frotarse contra su vientre sin ningún pudor.
Munia se asustó al notar la longitud de aquella dureza que la quemaba a través de la camisa. Entró en pánico cuando comprobó que su cuerpo reaccionaba como si supiera lo que hacer.
Se removió inquieta. Emitió un gemido de protesta.
Y Hernán decidió atenderlo.
Nunca le había costado tanto trabajo separarse de una mujer como de ella. Lo hizo porque no estaba seguro de poder detenerse más adelante. La hubiera poseído allí mismo, de pie, junto al fuego encendido. Estaba tan excitado que le costaría un mal rato de dolor, pero era tal la satisfacción por la respuesta obtenida que no le importó padecerlo.
—A esto me refería —suspiró, uniendo su frente con la de ella y sujetándole la cara entre las manos—. Si te han besado antes así, ahora mismo te liberaré de tu compromiso conmigo. Pero si no… mañana nos casaremos.
Nunca la habían besado así y nunca lo harían. Ella lo supo con una certeza aterradora. Se dedicó a recuperar el aliento y dejó que él viera la duda en sus ojos negros.


Tiempo de lobosElena Garquin
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg