COMENTARISTAS

viernes, 24 de junio de 2016

Besos de libro #106 Un cuento oscuro (II)



—¿Cómo has...? —dijo, se incorporó sobre un codo, y por fin emergió la indignación.
Lo empujé de nuevo sobre la cama y le besé. Él emitió un sonido de sorpresa contra mis labios, me sujetó por los brazos y me apartó.
—Escúchame, criatura imposible —me dijo—. Soy más de un siglo mayor que...
—Venga, callaos ya —le dije, impaciente; de todas las excusas que podía haberme puesto... Trepé por el lado de la alta cama y me subí encima de él; cedió el grueso lecho de plumas. Le clavé la mirada—. ¿Queréis que me vaya?
Sus manos se tensaron en mis brazos. No me miraba a la cara. No dijo nada por un momento.
—No.
Y entonces tiró de mí hacia él, sus labios dulces y febriles se lo llevaron todo por delante. No tuve ya que seguir pensando. Sólo quedaba el calor de sus manos que se deslizaban por el escalofrío de mis brazos desnudos y de nuevo me estremecían. Me rodeaba con un brazo, sujeta con fuerza. Me cogió por la cintura y me levantó la blusa suelta que llevaba. Agaché la cabeza para pasarla, me liberé los brazos de las mangas, y el pelo se me derramó por los hombros; él soltó un gruñido, hundió la cara en la maraña de mis cabellos y me besó a través del pelo: la garganta, los hombros, los pechos.
Me aferré a él, sin aliento, feliz y llena de un terror inocente que carecía de complicaciones. No se me había ocurrido que él sería... su lengua se deslizó sobre mi pezón y lo atrajo entre sus labios; di un leve respingo y me agarré a sus cabellos de un modo probablemente doloroso. Se apartó, y sentí el frío repentino como una sacudida cortante sobre la piel.
—Agnieszka —me dijo en voz baja, profunda, casi con un deje de desesperación, como si aún quisiera gritarme y no pudiese.
Hizo que rodásemos y nos diésemos la vuelta en la cama, y me dejó caer sobre las almohadas, debajo de él. Agarré con los puños su camisa y tiré de ella, frenética. Se incorporó, se la quitó por la cabeza y la tiró, y yo me recosté y me quedé mirando el dosel mientras él me subía el exasperante montón de ropa que formaban mis faldas. Sentía una avidez desesperante, el apremio de sus manos. Durante tanto tiempo había intentado no recordar aquel momento perfecto, impactante, en que su pulgar se había deslizado entre mis piernas; pero cómo lo recordaba. Me rozó y de nuevo me atravesó aquella dulce sacudida. Me estremecí entera, intensamente, y de forma instintiva cerré con fuerza los muslos en torno a su mano. Quería decirle que fuera más rápido, que fuera más despacio, que hiciera ambas cosas al mismo tiempo.
La cortina se había vuelto a cerrar. Estaba inclinado sobre mí, y sus ojos apenas eran un brillo en aquel espacio cerrado y oscuro de la cama, y su silencio era atroz, mientras observaba mi rostro. Aún fue capaz de rozarme con el pulgar, sólo un poco. Me tocó una sola vez. Un ruido ascendió desde el fondo de mi garganta, un suspiro o un quejido, y él se inclinó y me besó como si quisiera devorarlo, atraparlo en su propia boca.
Volvió a mover el pulgar, y dejé de hacer fuerza con las piernas. Me agarró de los muslos y los apartó, me levantó la pierna alrededor de su cintura; todavía me observaba con mirada hambrienta.
—Sí —le dije, con urgencia, tratando de moverme con él; pero él siguió acariciándome con los dedos—. Sarkan.
—Un poco de paciencia no es mucho pedir, sin duda —dijo, con un brillo en sus ojos negros.
Lo fulminé con la mirada, pero él volvió a acariciarme entonces, con suavidad, e introdujo los dedos en mí; trazó una larga línea entre mis muslos una y otra vez, en círculos en la parte alta. Él me estaba planteando una pregunta cuya respuesta yo desconocía, hasta que la supe; me contraje de repente y me incorporé, retorcida y húmeda contra sus manos.
Volví a caer contra los almohadones, temblando; me llevé las manos a la cabeza, a la enredada maraña de pelo, y las presioné contra la frente húmeda, jadeando.
—Oh —suspiré—. Oh.
—Ahí lo tienes —dijo él, complacido consigo mismo y con suficiencia, y me incorporé y le empujé hacia atrás, hacia los pies de la cama.
Cogí la cintura de sus pantalones —¡aún los llevaba puestos!—, y dije:
—Hulvad.
Se fundieron en el aire de un tirón, y lancé mis faldas detrás de ellos. Yacía desnudo debajo de mí, largo, delgado y con los ojos en un guiño repentino, las manos en mis caderas, la sonrisita desaparecida ya de su rostro. Me subí en él.
—Sarkan —repetí, y retuve el humo y el trueno de su nombre en mis labios como si fuese un premio, y me deslicé sobre él.
Sus ojos se cerraron con fuerza, apretados; casi como si le doliese; yo sentía un maravilloso peso en todo mi cuerpo, recorrido aún por el placer en unas ondas cada vez más amplias, una especie de dolor tenso. Me gustaba sentirlo profundo en mí. Él jadeaba en largas respiraciones entrecortadas. Sus pulgares me presionaban con fuerza en las caderas.
Me agarré a sus hombros y me balanceé contra él.
—Sarkan —le dije de nuevo; lo desplegué por mi lengua y exploré todos sus oscuros y extensos recovecos, lugares ocultos en las profundidades; él gimió sin poder evitarlo y surgió, contra mí. Le envolví la cintura con las piernas, aferrada, y él me rodeó con fuerza con un brazo, me dio la vuelta y me dejó en la cama.

Un cuento oscuroNaomi Novik
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

15 comentarios:

  1. Holaaaa!!!! Pues parece interesante!!! Me apunto este libro para más adelante también!!! Muy buena entrada. Un besito!! Nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!
    Me ha gustado el beso, tengo pendiente el libro. Besotes

    ResponderEliminar
  3. Este libro lo ha leído mi compañero de blog y yo le tengo ganas, espero poder encontrarle un hueco y disfrutar de escenas como esta.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  4. Ays la tengo pendiente, a ver si este verano la leo!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Espero leer ese libro pronto!! un besote enorme :)

    ResponderEliminar
  6. hola este libro aún no lo he leído pero me gustaría saber que sucede después de leer este extracto ejej chao

    ResponderEliminar
  7. ¡Holaa! Tengo muchas ganas de leerme este librito, se ve muy bueno *-* espero estarlo haciendo pronto, además, ¡esa escena! Preciosa *-*
    Un beso :3

    ResponderEliminar
  8. Hola! Sigo sin terminarlo... A ver si lo hago pronto. Muy buen fragmento :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Hola
    No me llama mucho la atención.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Hola! Leí este libro de un tirón y lo que más me sorprendió es que la autora apostara por escenas intensas, ya que en el género de fantasía suelen centrarse más en otras cosas. Un beso precioso, aunque me gustó más el primero que se dan :P

    Besos gatunos!

    ResponderEliminar
  11. Hola!!!

    No conocía este libro pero después de leer el fragmento me lo apunto pues me pareció muy interesante. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Paso por encima porque tengo el libro pendiente xD

    Besitos =)

    ResponderEliminar
  13. Echaba de menos ya esta sección!! Como siempre genial, y muy intensa ;) Aunque no he leído el libro, creo que me gustaría jejejeje

    ResponderEliminar
  14. Adoré este libro y esta escena es genial!!!!!!!! :D

    besos!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Neftis vaya mujer es de armas tomar, muy decidida, cualquiera le dice que no ja ja un beso explosivo. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.