COMENTARISTAS

domingo, 29 de abril de 2018

Entrevistando a... #2 Analí Sangar


Hoy vuelvo con esta sección que inauguré el mes pasado con una entrevista a Silvia Sancho (que no tiene desperdicio, por si os la perdisteis) y que quiero que una sección regular en el blog. Este mes ha pasado por aquí Analí Sangar una gran escritora y una de mis mejores amigas.

Si no habéis leído todavía sus libros no se a que estáis esperando porque, de verdad, que son historias muy bien construidas con personajes profundos y bien delineados y unas historias de amor que os robaran suspiros. Palabrita.

Pero vamos a lo que vamos que no es otra cosa que saber que ha respondido Analí a las preguntas que le mandé. Os dejo con ella.

¿Quién es Analí Sangar?

Analí Sangar es una autora que prácticamente acaba de salir del huevo y que escogió este seudónimo para publicar cuando se embarcó en tan maravillosa aventura.
¿Escribes y/o trabajas?
Podría decirse que ahora mi trabajo es escribir, con las ventajas que supone el no tener un horario establecido firmado por contrato o la constante presión de un jefe. Una gozada, la verdad.


¿Cuándo empezó tu interés por los libros? Tanto como lectora como escritora.

Como lectora ni me acuerdo… Me recuerdo toda la vida leyendo, si bien unas lecturas fueron más satisfactorias que otras. Cuando era una niña me encantaban Los Hollister, Los cinco y Las aventuras de Julio Verne, en cambio, a día de hoy sigo sintiendo cierto rechazo por algunas obras que en mi época de instituto me impusieron, como La Metamorfosis de Kafka o La Celestina en castellano antiguo. Soy de las que creen que el amor hacia la lectura nace de la libre elección. Mi interés por la escritura surgió hace relativamente poco; me golpeó una mañana sin previo aviso y, desde entonces, ha continuado creciendo.

Como lectora, ¿qué tipo de historia buscas cuando te acercas a un libro? ¿Escribes lo que te gustaría leer?

Normalmente me llaman más las románticas, que es el género en el que me muevo, aunque he leído un poco de todo. Lo que sí que es cierto es que con el tiempo me he vuelto algo exigente. No sé si será por la edad, por la cantidad de libros leídos o por las constantes revisiones a las que someto a mis manuscritos, pero el caso es que ahora aprecio sobre todo que la narración esté bien cuidada, que gramaticalmente sea correcta y que tenga estilo propio. No valoro solo la trama, como hacía antaño, sino el conjunto total de la obra. Y ya si el título me sorprende, concediéndole significado y sentido, muero de amor. Luego resucito, claro, para continuar leyendo. Y sí, intento narrar lo que me gustaría leer, pensando más que nada en todos aquellos lectores y lectoras a los que también podría gustarles.

¿Cuáles son tus aficiones? ¿Qué tipo de música te gusta?

Leer, obviamente, la playa y, de cuando en cuando, ver alguna serie. También me encanta el cine, aunque no voy con la frecuencia que querría. En cuanto a música… adoro el rock; el hard-rock y el métal lo que más. Saint Asonia (cuyo vocalista es la voz de mi querido Mario), Disturbed o Staind, son algunos de los grupos que suelo escuchar, sin olvidarme de clásicos como Metallica, Scorpions o los Guns N’ Roses. De hecho mi bilogía discurre entre riffs de guitarra y percusiones de batería. ¡Cómo disfruté escribiéndola mientras las notas y estrofas daban significado a la historia!

¿Cómo es el proceso de creación en tu caso? ¿Es antes la historia o son los personajes?¿Desde que surge la idea para una historia sabes cómo va a acabar? ¿Planificas tus libros o vas improvisando sobre la marcha?

Historia y personajes vienen de la mano, es como si ellos me tendieran un hilo del que poder tirar. Puede sonar raro, pero es la verdad. En cuanto a si sé cómo va a acabar, te diré que trato de ver más allá de lo que hasta el momento tengo escrito y visualizo en mi mente varios finales a los que llegar; sin embargo, esto no es una regla exacta y a veces la historia se desvía hacia un final que no había previsto ni por asomo. Y sí que planifico, aunque, como ya he dicho, la improvisación es inevitable y depende en parte de la acción o la secuencia que esté contando, o de lo inspiradas que se encuentren mis neuronas en ese momento.

¿Te inspiras en alguien a la hora de crear a tus personajes o son creación totalmente tuya?

Hasta la fecha se han descrito solitos; son la mar de colaboradores mis chicos. Ahora bien, cuando ya están completamente configurados, dependiendo de cómo sean sus personalidades, sí que cabe la posibilidad de que los adorne con alguna característica de alguien real a quien me recuerden. No lo he hecho con todos ellos, pero sí con algunos.

¿Tienes algún sitio, hora o manía a la hora de sentarte a escribir?

Prefiero escribir por las mañanas, que es cuando estoy sola y más tranquila. Y en lo referente a manías, admito que tengo tres bien arraigadas: café, música y tabaco. La primera y la tercera en cantidades industriales, he de confesar.

¿Qué se siente cuando entras en una librería y ves tus libros colocados en las estanterías para que la gente pueda comprarlo?

Te sientes feliz, emocionada y realizada. No llegas a creértelo hasta que no ves tu historia en físico, la palpas con los dedos e inspiras el aroma a tinta impresa entre sus páginas. Y ni así te lo terminas de creer del todo.

¿Qué es lo más bonito que te han dicho de tu libro? ¿Y la crítica más negativa? ¿Te esperabas tan buena acogida?

Una de las cosas más bonitas que me dijeron de uno de mis escritos fue: «Tu historia ha sido una de las mejores lecturas de este año, y mira que yo leo». No sé si te suena. Lo que pude sentir ante esas palabras es inexplicable, porque lo sentí todo y en todos los rincones de mi cuerpo. También recuerdo el escalofrío que experimenté cuando la primera persona que me leyó dijo: «Esto no está nada mal, de hecho es muy bueno. No lo dejes y continúa, y que nada ni nadie te desmotive». La crítica más negativa fue cuando una lectora publicó que no llegó a empatizar con ninguno de mis personajes (una pena más para ella que para mí, la verdad). Y ni de coña me esperaba esta acogida, puesto que ni de coña imaginé en un principio que mi bilogía llegara a publicarse.

¿Cómo conseguiste que te publicaran ‘La razón eres tú? ¿Fue duro el proceso de encontrar editorial que te diera el sí? ¿Te ves autopublicando?

Presenté mi manuscrito al I Premio Romantic, de la editorial Romantic Ediciones, sin demasiadas expectativas. Para mi sorpresa, cuando se hizo público el fallo del jurado, vi que había quedado finalista y el cuerpo me dio un subidón brutal. ¡Mi historia había gustado! Romantic apostó por mí y publicó mi bilogía, lo que les agradeceré eternamente tanto a mi editora como a su equipo. Respecto al tema de la autopublicación he de reconocer que me da algo de miedo debido a mi desconocimiento, si bien no lo descarto en un futuro.


Cuéntanos un poquito cómo surgió la idea para la bilogía de ‘La razón…’.

Fue hará unos tres años y algo, cuando me quedé en paro. Por ese entonces escuchaba música sin cesar por amenizar de algún modo las horas que le sobraban al día, horas que no estaba acostumbrada a tener para mí. Y escuchando una mañana a The Offspring, un chico moreno y guapísimo apareció en mi mente y comenzó a cantarme mientras arrancaba acordes a la eléctrica que sujetaba entre sus manos. Ahí conocí a Mario y solo me llevó dos segundos enamorarme de él. Luego llegó Noe, arrastrando una historia a sus espaldas que merecía ser contada, una historia que tenía de protagonista a ese guitarrista moreno de ojos verdes del que yo me acababa de enamorar. Entonces me dije… ¿por qué no? Y así fue como empecé a escribir. Por eso, la primera canción que incluí en ‘La Razón Eres Tú fue Half-Truism, de The Offspring, ya que a raíz de ella comenzó todo.

Una cosa que siempre me pica la curiosidad es el tema de los nombres de los personajes. En tu caso, ¿cómo los bautizas? ¿De dónde surgen sus nombres?

La mayoría de las veces se presentan con nombres y apellidos, como si hubiesen pasado antes por el registro civil. Otras, en cambio, el nombre llega de pronto, en el momento más inesperado, consiguiendo que dicho personaje cobre vida.

Si llevaran al cine tu libro, ¿qué actores te gustaría que encarnaran a tus personajes?

Con que mis historias lleguen al lector me doy por satisfecha. Respecto a la gran pantalla… paso palabra. Opto por tener los pies bien plantados en la tierra.

¿Tienes algún proyecto a la vista? Cuéntanos algo y alégranos el día.

Varios, en realidad. Mi tercer manuscrito (el más importante hasta la fecha para mí por la carga sentimental que contiene) está terminado, a la espera de valoración. El cuarto se encuentra en proceso muy avanzado y me tiene babeando de amor. ¡Ay, Darío, lo que me estás haciendo sufrir! También hay por ahí, sobrevolándome, algo disparatado que probaré a plasmar en breve en papel, y el culpable de esta nueva locura es mi hijo, el mediano, al que la mente no le para de maquinar. A todo esto hay que sumarle una idea que llevo varios meses rumiando, una historia que me atrae una barbaridad. Lo que ocurre es que el tema central es peliagudo y apenas dispongo de información, por lo que antes he de documentarme bien y esto me llevará un tiempo.

¿Has pasado por alguna crisis de la hoja en blanco? ¿Cómo la has resuelto?

Sí, de la hoja en blanco y de la hoja repleta de tachones y reducida a pedacitos. Creo que la única manera de resolver esto es esperar pacientemente a que las ideas fluyan; sin forzarlas. Es como yo lo veo.


Si una editorial te propusiera escribir una novela de un tema en concreto, ¿aceptarías? 

Prefiero escribir lo que me dicte el corazón en el momento, ya que si no hay sentimientos auténticos de por medio es muy posible que dicho encargo terminara resultando un mojón. No obstante, sería una decisión que meditaría, sopesando pros y contras, antes de dar una respuesta en firme.

¿Es tan tediosa la corrección como parece?

En mi caso es una de las partes del proceso que más me gusta. Cuando ya está todo cerrado, la historia es sólida y los personajes son reales en mi cabeza, es cuando verdaderamente disfruto. Es cierto que invierto mucho más tiempo en corregir, revisar y matizar las escenas que en crear la historia en sí, pero es algo que me encanta. Para que me entiendas, si me lleva entre seis y ocho meses el escribir una novela, luego puedo necesitar, como mínimo, otros ocho meses más hasta perfeccionarla y que quede a mi gusto.

¿Cuándo te dijeron “vamos a publicar tu libro” qué fue lo primero que pensaste? ¿Qué se siente?

Que qué suerte la mía, que había merecido la pena y que el subidón me iba a durar toda la vida. Y que qué sentí Pues puedo decirte que aún sigo emocionada y que dudo que un sentimiento tan intenso se me pase alguna vez.

¿A mano o a máquina?

Vaya, esto parece un anuncio de detergente. A mano primero, siempre. Si me pongo directamente en el ordenador me bloqueo, no sé por qué pero es así. Me resulta más sencillo tener todas las ideas, conversaciones y demás datos plasmados en una libreta, con sus tachones pertinentes y notas a los márgenes. Luego, al transcribirla, voy cambiando y dándole forma, revisándola una y otra vez hasta que cada línea y párrafo quedan como quiero que queden y expresan lo que deseo que expresen.
 

¿Tienes personas de confianza a las que le das a leer en primicia tus libros para que te den opinión antes de mandarlos a ninguna editorial? ¿Qué si tienes lectores cero, vaya?

¡¿En serio?! Bien, te contesto. Tengo tres lectoras cero, a cual más exigente, todo sea dicho. Eso sí, son en alto grado competentes, apunto y subrayo. No digo sus nombres por mantener su privacidad, si bien me consta que tú las conoces bastante. Me hacen dudar, que me lo replantee todo. Me critican en mi cara y se descojonan a mi costa con según qué escenas. Sí, sí, así son ellas, y por eso las adoro, ¿lo había dicho alguna vez? Son mis “prolegómenos” de mayor confianza, la primera razón por la que deseo acabar un manuscrito, mi ilusión más real e inmediata dada su aplastante sinceridad, y es que, a pesar de todo lo que me hacen sufrir, me ayudan a perfeccionar mi trabajo. Les gusta lo que narro y así me lo hacen saber; su forma de motivarme es mi mayor empuje. Vamos, que no las cambio por nada.

¿Cómo ves el panorama editorial ahora en España?

Hay autores y autoras muy buenos que, por desgracia, no están reconocidos como deberían, lo que es una pena. Por no hablar de las malas artes o el pirateo, que son una losa tanto para las editoriales serias como para nosotros, los contadores de historias.

Déjenos usted todas sus redes sociales para que podamos acosarla bien.

Acósenme, por favor, no se corten. Analí Sangar en Facebook, @analisangar en Twitter y analisangar en Instagram. Más sencillito imposible.

Para terminar la entrevista, ¿algún mensaje para tus seguidores/lectores?

Mil gracias por dedicarle vuestro tiempo a mis historias. Sin vosotros esta aventura no sería posible.

Muchas gracias por tu tiempo, y por ofrecerme la oportunidad de entrevistarte.

Gracias a ti por incluir esta sección en tu blog para que los lectores nos puedan conocer un poquito más, e infinitas gracias por todo lo demás, tú ya me entiendes.

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

2 comentarios:

  1. Hola Neftis acabo de conocer tu blog y me quedo por aquí. En cuanto a Analí no la conocía pero nunca está demás leer un libro romántico de vez en cuando.
    Un abrazo enorme chica.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. Un placer colaborar whit you en cualquier sección de tu blog 😘😘

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.