COMENTARISTAS

domingo, 16 de diciembre de 2012

1212 Las Navas - Francisco Rivas





Sinopsis

La novela de Las Navas de Tolosa, la batalla que marcó el fin de la Reconquista hace 800 años

Septiembre de 1211, Anno Domini. Salvatierra, el solar de la Orden de Calatrava, ha caído. El califa almohade Al-Nasir ha reunido un ejército de decenas de miles de hombres y avanza hacia el norte con intención de completar la obra que su padre inició años atrás en Alarcos: erradicar por completo de la Península a los reinos cristianos.

Para evitar la aniquilación, los cristianos se ven obligados a emplear todas sus fuerzas. Alfonso VIII, rey de Castilla, forja alianzas y prepara la guerra con ayuda del papa Inocencio III, que declara la Cruzada e insta a todos los hombres de la Cristiandad a que acudan a combatir en España.

A través de los ojos de cuatro cristianos y tres musulmanes, esta novela coral narra cómo se gestó la épica campaña que desembocó en la batalla de Las Navas de Tolosa, una de las más trascendentes y sangrientas de toda la Edad Media.

_______________________________________


Con estas premisas y sabiendo el final, que es conocido por todos como el del Titanic, tenemos una novela histórica que perfectamente podría ser épica.
El libro está dividido en tres capítulos. El primero de ellos es en el que se nos presenta a los personajes, el segundo es la preparación para la batalla y el tercero la batalla en sí. El prologo está contado en primera persona por uno de los supervivientes en Las Navas pero no he llegado a enterarme de quién se trataba.

Los saltos entre personajes y lugares son continuos a lo largo de todo el libro. En un momento estamos en el bando cristiano y al siguiente nos encontramos en el musulmán.

En el primer capítulo, como ya he dicho, se nos presenta a los personajes de modo que podemos hacernos una idea de cómo es cada uno y de su forma de pensar y sentir. No hay un protagonista sino que el reparto es coral, demasiado para mi gusto. Creo que sobran personajes que no aportan nada a la historia más que un poco de relleno de páginas y que lo único que se consigue es confundir al lector. Además con cada personaje, el autor deja unas miguitas de cómo era la situación geográfica y política de la época.

Una cosa que me ha llamado la atención es que a lo largo del libro el autor llama España a España. Es una duda que tengo desde que he leído este libro y es que no sé cuando se empieza a denominar así al país y no sabría decir si es una licencia que se ha tomado el autor para facilitar la comprensión al lector o que ya por aquellos entonces se la llamaba así aunque en cada reino hubiera un rey y estuvieran guerreando continuamente. Si alguien tiene a bien sacarme de la duda se lo agradecería mucho.

En el segundo capítulo se preparan la guerra en los dos bandos. Como en toda novela histórica podemos ver en esta hasta donde son capaces de llegar los hombres por fanatismo religioso. En algunos momentos se me ha hecho este capítulo demasiado largo y muy lento.

El primer capítulo me gusto porque era la presentación de los personajes y, aunque están separados y cada uno por su cuenta pensaba que en algún punto del libro confluirían y habría alguna interacción entre ellos pero eso no sucede. Se cruzan muy levemente pero aparte de un saludo no hay nada más. Y es por esto que no entiendo porque tanto personaje. 

El tercer capítulo es la batalla en sí. Una orgía de sangre y mutilaciones en el que muere prácticamente hasta el apuntador.

Cada vez leo una novela histórica me topo con dos cosas, una es el fanatismo religioso y la otra la anulación de la mujer como persona. Este último lo tratare en una novela en la que me lo encuentre ya que en ésta la participación de personajes femeninos es prácticamente nula. En cuanto a lo primero es increíble la cantidad de guerras que se han librado (y que se seguirán librando) en nombre de Dios cuando solo era una escusa de los poderosos para ser más poderosos y arrastrar a los pobres a que mataran por ellos. Bien es cierto que en la mayoría de los casos no les quedaba más remedio pero también es cierto que al hacerlo “por la gloria de Dios” (fuera el que fuera) lo hacían más confiados y sus muertes los convertían en mártires. Esa era la mentalidad de la Edad Media que viendo como está el patio no creo que sea muy distinta a la de hoy en día. Mentalidad que no comparto ni comprendo dicho sea de paso.

Después de todo esto solo me queda decir que el libro tiene sus partes entretenidas pero muchas lentas y aburridas y que no es el tipo de novela que voy buscando cuando me acerco a la novela histórica.


3 comentarios:

  1. Vaya. Teniendo en cuenta que solemos coincidir, no sé si me apetece la novela. La tenía como posible lectura, pero tu opinión me echa para atrás. Ya veré...

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Buf, creo que la dejaré pasar...No me entusiasma demasiado la novela histórica y por tu crítica veo que no es nada del otro mundo.

    ResponderEliminar
  3. Fíjate tú que esta novela me ha atraído siempre, creo que aún a pesar de tu opinión la leeré, por comparar opiniones más que nada :p

    Besos!

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.