COMENTARISTAS

viernes, 23 de enero de 2015

Besos de libro #45 Prodigy



-Te quiero.
El corazón me da un brinco al notar el deseo que hay en su voz, pero al mismo tiempo la parte analítica de mi cerebro se pone en marcha. Es poco probable, replica en tono burlesco. Hace un mes, ni siquiera me conocía.
-No, no me quieres –repongo-. Todavía no.
Day frunce el entrecejo como si le hubiera hecho daño.
-Lo digo en serio –insiste, con sus labios muy cerca de los míos.
El dolor de su tono me deja callada. Mi voz interior, sin embargo, no se silencia. Solo son las palabras de un chaval que se deja llevar por la emoción del momento. Intento obligarme a decirle que yo también le quiero, pero las palabras se me quedan congeladas en los labios. ¿Cómo puede estar tan seguro? Yo ni siquiera entiendo el cumulo de sensaciones extrañas que se amontonan en mi interior. ¿Estoy con el porque le quiero… o porque se lo debo?
Sin esperar mi respuesta, Day me pasa la mano por la cintura y me acerca a él hasta sentarse sobre su pierna buena. Se me escapa un jadeo. Entonces me besa y yo me dejo llevar. Su otra mano me acaricia el rostro y el cuello con movimientos que son torpes pero delicados a la vez. Mueve los labios despacio para besarme la comisura de la boca, la mejilla, la mandíbula… Su pecho se pega al mío y mi muslo roza suavemente el suave borde de su cadera. Cierro los ojos: mis pensamientos van a la deriva, como si estuvieran envueltos en una niebla cálida. La parte práctica de mi mente lucha por salir a la superficie.
-Kaede se ha ido hace ocho minutos –jadeo-. Tenemos que estar listos dentro de veintidós minutos.
Hunde los dedos en mi pelo y tira suavemente hacia atrás hasta dejar mi cuello al descubierto.
-Que esperen –murmura.
Siento sus labios contra mi garganta: cada beso es más ansioso que el anterior, más impaciente, más hambriento. Regresa a mi boca y noto que los restos de autocontrol que le quedan le están abandonando y en su lugar aparece algo instintivo, salvaje. Te quiero, intentan decirme sus besos. Me siento tan débil que podría caerme el suelo si él no me sujetara. He besado a unos cuantos chicos, pero Day me hace sentir como si esta fuera la primera vez. Es como si el mundo entero se derritiera a mi alrededor y dejara de ser importante.
ProdigyMarie Lu

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

12 comentarios:

  1. Tengo tantos libros pendientes que solo me acuerdo cuando me los ponéis delante xD a ver si leo estos jeje

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! :D

    Me encanta esta escena, es mi preferida de esta pareja.

    Un beso :3

    ResponderEliminar
  3. No leí el libro, pero el chico parece convencido de que si la quiere, jajajaa!

    Bicos!

    ResponderEliminar
  4. No lo he leído per gracias por la escena :P

    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  5. Tampoco lo he leído, pero me encantan tus viernes de fragmentos literarios entre besos. siempre encuentras preciosidades
    Besos

    ResponderEliminar
  6. no te imaginas como adoro esta trilogía <3

    ResponderEliminar
  7. Hola! No conocía tu blog, pero ya te sigo ^^
    Me encanta esta trilogía, este libro es mi favorito de los 3.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Esta trilogía es perfecta, me encantan sus personajes y su trama al completo, estoy deseando poder hacerme con Champion
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Quiero leerme esta trilogiaaaaaaaaa! Y ahora más t.t

    ResponderEliminar
  10. Me encanta esta sección, vaya que beso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ay Day *_______* Necesito un hombre así, pls

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  12. Hola.. ayy no se porque pero siempre que entro a tu blog caigo derecho a esta sección jeje es que me encanta! que besoo! no conocía estos libros pero ya me los apunto :)
    Un beso ;)

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.