COMENTARISTAS

viernes, 15 de mayo de 2015

Besos de libro #58 La primavera de los rebeldes


-¿Qué gritan? –preguntó
Magnus apretó los labios.
-Piden que os beséis, alteza –explicó lord Gareth, que se encontraba en la parte trasera del balcón junto a varios guardias entre los que se encontraba Nic-. Desean que la pareja real muestre su amor en público.
Magnus apartó la vista de la muchedumbre.
-No me interesa esa clase de frivolidades.
-Tal vez, pero al pueblo le gustaría verlo.
El príncipe recorrió el gentío con la mirada. Los gritos se hacían cada vez más insistentes.
-En cualquier caso –continuó con una mueca irónica el consejero-, no sería la primera vez que se hace algo así. ¿Qué os cuesta complacer a esta gente hambrienta de emociones?
-No sé… -comenzó Cleo, asqueada solamente de pensarlo. ¿Hasta qué punto estaba dispuesta a fingir?-. La verdad es que no me parece buena idea.
Sin previo aviso, Magnus la agarró del brazo, la atrajo hacia él y la besó.
Cleo se quedó rígida, helada de la cabeza a los pies. Se sentía como un pájaro que aleteara para escapar, para volar tan lejos como pudiera. Pero Magnus la sujetaba con fuerza, su boca contra la de ella, suave pero exigente. De pronto, Cleo se dio cuenta de que le había agarrado de la blusa; no sabía si lo había hecho para alejarle o para acercarle más a ella. Aquello era como bucear en aguas profundas, sin saber si al final encontraría aire o terminaría por ahogarse.
Y por un instante, descubrió que no tenía importancia.
El calor del cuerpo de Magnus contra el suyo, su familiar aroma a madera de sándalo, la tibieza de su boca… Cleo dejó de actuar con lógica.
Cuando Magnus se apartó, los labios de Cleo ardían como si hubieran estallado en llamas, unas llamas tan brillantes como las que se extendían por sus mejillas.
Magnus se inclinó hacia ella para hablarle al oído y su aliento acarició la piel ruborizada de la princesa.
-No te preocupes. Ha sido el primero y el último.
-Bien –replicó Cleo saliendo del balcón.
La primavera de los rebeldes Morgan Rhodes

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

13 comentarios:

  1. Hace tiempo intenté leer un libro suyo pero lo dejé para hacer lo verano que con las clases y tal si lo dejo luego me pierdo jajaja pero espero retomarlos a ver que tal ^^
    Me picas mucho con estas entradas xD

    ResponderEliminar
  2. Hola^^
    No está nada mal el beso, me ha gustado.
    besos!

    ResponderEliminar
  3. el beso mola, pero el libro no sé cual es x)

    ResponderEliminar
  4. El título me gusta. Le seguiré la pista. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola Neftis vaya chasco para la protagonista un primer beso que no deseaba y cuándo le besan y desea más le dicen que es el último, parece que habrá tira y afloja entre los protagonistas. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta el fragmento que has puesto y no conocía el libro. Voy a investigar un poquito sobre el a ver si me animo a leerlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. ohh me gustan esos besos! que no se desean pero son igual de apasionados y es inevitable sentir miles de cosas
    :)

    ResponderEliminar
  8. Que fragmento tan bonito >.< Es uno de mis pendientes.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Buscaré este libro¡¡¡ un beso¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. Gracias por el fragmento, no conocía el libro :P

    ¡Un abrazo! =)

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.