COMENTARISTAS

viernes, 8 de junio de 2018

Besos de libro #197 El beso del infierno (II)


–Para que lo sepas, tu virginidad no está a salvo conmigo. Así que cuando tengas cara de querer que devore cada centímetro de tu boca, lo haré sin una pizca de remordimientos. Sin embargo, dudo que tú sientas lo mismo después.
–¿Cómo sabes de qué voy a arrepentirme?
En cuanto las palabras abandonaron mi boca, me di cuenta de que probablemente debería haberme guardado el comentario para mí. Los ojos de Roth se abrieron y se fijaron en mí, y entonces se movió con increíble rapidez.
Se puso encima de mí y me miró con unos ojos que eran un mosaico de cada tono dorado imaginable.
–Sé muchas cosas.
–Apenas me conoces.
–Llevo mucho tiempo observándote, siempre a un par de pasos por detrás de ti. No estaba tratando de ser un acosador cuando te dije eso. –Pasó el dedo por el dobladillo de mi camiseta prestada, y sus nudillos rozaron la curva de mi pecho–. ¿Sabes lo que vi?
Pestañeé con lentitud.
–¿Qué?
Dejó de toquetearme el dobladillo y deslizó la mano por la curva de mis costillas mientras agachaba la cabeza. Sus labios se movieron junto a mi oreja.
–Vi algo que intentas esconder desesperadamente a todo el mundo. Algo que me recordaba a mí.
Tomé aliento rápidamente, con la boca seca.
Roth presionó los labios contra mi sien y deslizó la mano bajo el borde de mi camiseta. Di un salto cuando sus dedos me tocaron el vientre.
–Siempre parecías sola. Incluso cuando estabas con tus amigos, estabas sola.
Noté un espasmo en el pecho.
–Y tú… ¿tú estás solo?
–¿Tú qué crees? –Se movió de modo que una pierna quedara entre las mías–. Pero en realidad eso no importa. Ahora mismo no estoy solo, y tú tampoco.
Quería continuar la conversación, pero su mano subió por mi estómago y se detuvo en el borde de mi sujetador. Mi cuerpo tenía mente propia y se arqueó contra la mano, alentándolo a seguir sin saber realmente por qué. Sus ojos se encontraron con los míos. Había algo ardiente y calculador en su mirada; fiero y predatorio.
La mirada de Roth cayó sobre mi boca, y noté cómo su pecho se alzaba bruscamente contra el mío. Una suave brisa comenzó a soplar, agitando los toldos, que se movieron sin producir ningún sonido, mostrando el cielo. Entonces supe que iba a besarme. La intención estaba en su mirada, en su forma de bajar la cabeza hacia la mía y separar los labios. Levanté la mano y la puse sobre su mejilla. Su piel era cálida, más caliente que la mía.
Roth se apretó contra mí, y mi corazón latió a una velocidad de vértigo. Nuestros cuerpos estaban casi alineados, como si encajaran, y su aroma almizcleño y salvaje me envolvía. Hubo un breve momento en el que la parte inferior de su cuerpo se movió contra la mía y todos mis nervios cobraron vida, pero entonces soltó un suspiro lleno de arrepentimiento y se apartó de mí.
Se me quitó de encima.
Se puso en pie junto al diván y estiró los brazos por encima de la cabeza, mostrando un vistazo tentador de sus abdominales y el tatuaje del dragón.
–Voy a por café. Tenemos que hablar.

El beso del infiernoJennifer L. Armentout 
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

5 comentarios:

  1. Hola preciosa!
    Genial el beso! No veas que ganas tengo de hacerme con este libro.
    feliz Viernes!

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥ 

    ResponderEliminar
  2. Hola ^^

    Ainss Roth jajajaj es mucho Roth XD

    ResponderEliminar
  3. Holaaa, ayy, tengo muchas ganas de leer esta saga de la autora, pero quedé un poco empachada con Cazadora de hadas, así que estoy esperando olvidarlo un poco y entonces sí, ponerme con este :D
    ¡Beesos! :3

    ResponderEliminar
  4. Hola!! madre mia, menudo corte de rollo jajajajaja una buena escena de alto voltaje que creía que iba a terminar de otra forma. Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola :)
    Qué escena! ►Pero en realidad eso no importa. Ahora mismo no estoy solo, y tú tampoco.◄ Es muy bonito, aiiis Roth! ♥.♥

    Besinos.

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.