COMENTARISTAS

viernes, 20 de mayo de 2016

Besos de libro #101 Un cuento oscuro (I)



Cuando me volví para exigirle una respuesta, el Dragón tenía la cabeza inclinada hacia atrás, apoyada contra la librería, con unos ojos tan alarmados como los míos, y me di cuenta de que él no sabía mejor que yo lo que había sucedido.
—Bueno —dije pasado un instante, de un modo ilógico—, supongo que sí ha funcionado.
Me miró a los ojos, en el surgir de la indignación, y me eché a reír sin poder evitarlo, casi roncando: estaba mareada de la magia y la preocupación.
—¡Tú, lunática intolerable! —me gruñó, y acto seguido me tomó la cara entre las manos y me besó.
No pensé realmente en lo que estaba sucediendo ni siquiera mientras correspondía a su beso; mis risas se derramaban en sus labios y dificultaban mis besos. Aún permanecía vinculada a él, nuestra magia en una enorme maraña de nudos enredados. No tenía nada con lo que comparar aquella intimidad. Había sentido la ardiente vergüenza de aquello, pero me recordaba vagamente a estar desnuda delante de un desconocido. No la había relacionado con el sexo: el sexo eran ciertas referencias poéticas en canciones, las instrucciones prácticas de mi madre y aquellos breves, horribles y espantosos momentos en la torre con el príncipe Marek en los cuales, por lo que a él se refería, bien podía haber sido yo una muñeca de trapo.
Pero ahora, agarrada a sus hombros, había tumbado al Dragón en el suelo. Al caer, su muslo se había presionado entre los míos, a través de las faldas, y en un estremecimiento repentino había vislumbrado el sexo bajo una nueva y asustada luz. Él gruñía, con la voz más profunda, y sus dedos se deslizaban entre mis cabellos, que quedaron sueltos sobre los hombros. Me aferré a él con las manos y también con la magia, en parte impresionada y en parte complacida. Su firme delgadez, el cuidado terciopelo, la seda y el cuero suntuoso arrugándose bajo mis dedos de repente significaban algo del todo distinto. Estaba en su regazo, a horcajadas sobre sus caderas, y su cuerpo ardía contra el mío; sus manos se agarraron a mis muslos con una tensión casi dolorosa a través del vestido.
Me incliné sobre él y volví a besarle, me sentía en un maravilloso lugar lleno de un anhelo sin complicaciones. Mi magia y su magia eran un único todo. Deslizó su mano por mi pierna, ascendió bajo mis faldas, y su diestro y hábil pulgar me acarició una sola vez entre las piernas. Jadeé levemente, sorprendida. Un involuntario resplandor me recorrió veloz las manos y pasó sobre su cuerpo, como un rayo de sol en la superficie de un río, y todos los interminables lazos suaves que descendían por la parte frontal de su jubón se deslizaron para soltarse y se abrieron solos, y se deshicieron las lazadas de su camisa.
Hasta entonces, hasta que me vi con las manos sobre su pecho desnudo, no me había dado cuenta de lo que estaba haciendo. O, mejor dicho, sólo me había permitido pensar con la suficiente antelación para conseguir lo que deseaba, y no lo había expresado en palabras. Pero ahora no podía ya evitarlo, con él debajo de mí y desabrochado de un modo tan impactante. Tenía desatados incluso los lazos de los pantalones: los sentía sueltos contra mis muslos. Él podría apartarme las faldas y...


Un cuento oscuroNaomi Novik

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

8 comentarios:

  1. HOla guapa!
    Tengo el libro pendiente de leer. Besotes

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa! Me encanta esta sección, el libro de hoy no me lo he leído pero vaya escenita ;-) Me lo apunto. Acabo de seguirte, pensaba que ya lo hacía pero se ve que no. Hemos estado participando juntas en el Club de Lectura De viaje literario y ya tengo ganas de leer todas las reseñas. Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Tengo que leer este libro, mi compañero de blog me lo ha quitado y he tenido que dejarle que lo lea él porque yo tengo más acumulado pero realmente le tengo ganas y con momentos así más aún.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  4. Hola! Lo empecé con muchas ganas, y al ser largo empecé otros libros y la verdad es que me lo dejé apunto de terminar y no he seguido. A ver si lo cojo pronto, porque se me va a olvidar lo leído.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Tengo este libro por leer! :D

    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  6. Y menudo beso!
    Me gustó adema´s este libro, me parecio entretenidísimo
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola Neftis un beso con mucha magia y muy intenso, me has dejado con la intriga de como sigue ja ja :) gracias por compartir.

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.