COMENTARISTAS

viernes, 27 de mayo de 2016

Besos de libro #102 Ángeles caídos



Raffe inclina la cabeza como para aproximarse a mí y sonríe como si yo acabara de decir algo gracioso. Acerca su cabeza lo suficiente como para que yo piense que está a punto de besarme. En vez de eso, solo pega su frente a la mía.
Para los hombres que han pasado a nuestro lado, Raffe parecería un hombre afectuoso. Pero no pueden ver sus ojos. A pesar de la sonrisa, la expresión de Raffe es de dolor, del tipo de dolor que no puedes detener con aspirinas. Mientras los ángeles caminan junto a nosotros, Raffe gira sutilmente su cuerpo de modo que siempre les da la espalda. Se ríen por algo que dijo el guepardo, y Raffe cierra los ojos, sumergiéndose en un sentimiento agridulce que no logro comprender.
Su cara está tan cerca de la mía, que nuestros alientos se mezclan. No obstante, él está lejos, en un lugar donde es golpeado por emociones profundas y amargas. Lo que esté sintiendo, es muy humano. Siento un fuerte impulso por tratar de sacarlo de ese estado de ánimo, de distraerlo.
Pongo mi mano en su mejilla. Es cálida y placentera. Quizá demasiado. Cuando sus ojos no se abren, tentativamente toco sus labios con los míos.
Al principio, no obtengo respuesta y considero retroceder.
Luego, su beso se vuelve hambriento.
No es el beso delicado de una pareja en su primera cita, ni el beso de un hombre impulsado por simple lujuria. Me besa con la desesperación de un hombre moribundo que cree que la magia de la vida eterna se encuentra en este beso. La manera feroz en que me toma de la cintura y de los hombros, la fuerte presión de sus labios, me hacen tambalearme hasta que mis pensamientos pierden el control.
La presión se relaja y el beso se vuelve sensual.
Una suave calidez brota desde el toque sedoso de sus labios y su lengua, y llega hasta el centro de mi ser. Mi cuerpo se derrite en el suyo y soy superconsciente de los músculos duros de su pecho contra el mío, el calor de sus manos en mi cintura y mis hombros, la humedad de su boca sobre la mía.
Y luego, se termina.


Ángeles caídosSusan Ee

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

10 comentarios:

  1. Hola! Que fragmento más bonito, me encanta y eso que no he leído el libro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!
    Genial! Es un libro que tengo pendiente por leer y ahora que ha salido el último tengo muchas ganas de leerlo. Besotes

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito el fragmento escogido!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Joe! No me acordaba de este pedazo de beso!! jjajajaj un besooo

    ResponderEliminar
  5. Hola :)
    Con este fragmento me has recordado que tengo que terminar la trilogía. A ver si cojo el tercero ya.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Que fragmento tan mas bonito, no he leído el libro así que me lo apunto para saber mas de el. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Es un libro que tengo pendiente y que tengo muchas ganas de leer. Un buen beso ^^
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por compartirla!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Ainsssss me encantó esta escena. Tengo que retomar esta trilogía y terminarla porque este libro me encantó :D

    besos!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Neftis otro beso de libro interesante aunque me gustó más el de "Bittersweet", gracias por compartir.

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.