COMENTARISTAS

viernes, 3 de julio de 2020

Besos de libro #292 Rojo, blanco y sangre azul



¿Estarán demasiado borrachos para comunicarse en inglés? Alex se pregunta vagamente si Henry sabrá algo de español.
—No sé de qué cojones me hablas —dice.
—¿No lo sabes?
—No.
—¿De verdad?
—De verdad.
Henry contorsiona todo el rostro en una mueca de frustración, y sus ojos se vuelven de nuevo hacia el cielo, como si buscaran un poco de ayuda en un universo que pasa totalmente de él.
—Dios, mira que eres tosco —se queja, y de improviso agarra a Alex de la cara con las dos manos y lo besa.
Alex se queda petrificado, intentando asimilar el contacto de los labios de Henry y de los puños de lana de su abrigo, que le están arañando el mentón. El mundo entero se difumina en una nube estática, y su cerebro lucha con todas sus fuerzas por escapar de ella e intenta resolver la ecuación de peleas de adolescente, tartas nupciales, mensajes a las dos de la madrugada, sin entender la variable que lo ha traído hasta este momento, salvo que..., en fin, cosa sorprendente, lo cierto es que le da lo mismo. No le importa en absoluto.
En su mente, y presa del pánico, intenta elaborar una lista, pero solo llega hasta: «Uno: Henry tiene los labios muy suaves», y ahí sufre un cortocircuito.
Prueba a devolver el beso, y se ve recompensado por la boca de Henry, que se desliza y se abre contra la suya, y por la lengua de Henry, que se restriega contra la suya, lo cual produce una sensación maravillosa. No se parece en nada al beso que se ha dado antes con Nora, no se parece en nada a ningún beso que se haya dado con nadie en toda su vida. Este beso es tan firme y tan enorme como el suelo que tiene bajo los pies, abarca todos los rincones de su ser, es muy capaz de dejarlo sin una gota de aire en los pulmones. Una mano de Henry se introduce en su pelo por la nuca y lo aferra en la raíz, y sin querer le arranca un gemido que rompe el silencio sepulcral, y...
De manera igual de repentina, Henry lo suelta con tanta brusquedad que le hace dar un traspié. Murmura una palabrota y pide perdón con los ojos muy abiertos, luego da media vuelta y echa a correr por la nieve. Antes de que él pueda decir o hacer algo, ya se ha perdido de vista por el recodo.
—Ah... —dice al fin, con voz débil, llevándose una mano a los labios, y luego agrega—: Mierda.


Rojo, blanco y sangre azulCasey McQuiston

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

6 comentarios:

  1. Bueno, pues tendré que leerlo guiño guiño xD

    ResponderEliminar
  2. Momentazos que me atrapan sin remedio en una lectura =)

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay, ay! Este libro me encantó al igual que este gran extracto.
    ¡Un besazo ^^!

    ResponderEliminar
  4. hola,
    que fragmento mas bonito, me apunto el libro
    Besotessssssssss

    ResponderEliminar
  5. Hola.
    No he leído el libro pero me ha gustado el fragmento.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  6. Qué besarramacaco! Tengo que leer este libro, siempre me olvido de que lo tengo pendiente...

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.