COMENTARISTAS

lunes, 8 de abril de 2013

La felicidad es un té contigo - Mamen Sánchez







Sinopsis

La inexplicable desaparición del gentleman Atticus Craftsman en el corazón de las tinieblas de la España profunda parece estar relacionada con las malas artes de cinco mujeres desesperadas, las empleadas de la revista Librarte, capaces de cualquier cosa con tal de conservar su trabajo.

El inspector Manchego será el encargado de desenredar una trama en la que la comedia romántica se mezcla con el drama más tierno, la intriga policiaca desemboca en el mayor hallazgo literario de todos los tiempos, lo difícil se vuelve fácil y los problemas se ahogan en un mar de lágrimas... de risa. Todo esto para terminar descubriendo, qué cosas, que el amor lo explica todo.
AVISO PARA LECTORES:
Esta novela puede afectar seriamente su percepción pesimista de la realidad. Provoca carcajadas y ganas de más. Sus personajes son como los hijos: cuanto más tropiezan, más se les quiere. Cuidado con sus corazones: les pueden entrar ganas irrefrenables.

________________________________________________




Solo con ver la portada del libro ya me enamoré de él. Pero al leer lo que pone en la contraportada ya lo hizo irresistible del todo:


AVISO PARA LECTORES: Esta novela puede afectar seriamente su percepción pesimista de la realidad. Provoca carcajadas y ganas de más. Sus personajes son como los hijos: cuanto más tropiezan, más se les quiere. Cuidado con sus corazones: les pueden entrar ganas irrefrenables de enamorarse. Y de vivir.

Muchas veces, y ya debería haber aprendido esto, una portada bonita no garantiza una lectura buena y que guste.  Pero este no es el caso de La felicidad es un té contigo. Mamen Sánchez nos presenta en esta, su tercera novela ya, una comedia de enredo con unos personajes que son todo tópico, bastante exagerados en unas situaciones digamos que poco normales lo que le confiere al libro un cariz de humor fresco parecido al de las películas de comedia romántica.
 

Con estas premisas tenemos a unos personajes que van haciendo su aparición poco a poco y desarrollando su historia cada uno a su tiempo. Porque, esto es algo que me ha llamado la atención, la trama de la novela no tiene una linealidad en el tiempo sino que va dando saltos en el tiempo atrás y adelante dependiendo del personaje que sea protagonista del capítulo en cuestión. Capítulos que no tienen ningún tipo de numeración ni nombre. Cada uno tiene un personaje de protagonista y el tiempo no es contemporáneo con el capítulo anterior ni con el posterior. Cada personaje tiene su línea temporal pero no tiene los capítulos juntos así que hay que estar pendientes para no despistarse porque de pronto es verano y hace un calor de mil demonios y en el capítulo siguiente estamos a las puertas de la navidad. (Cuantas veces he escrito capítulo en este párrafo).

Al inspector Manchego me lo imagino un cruce de Torrente, en sus modos de policía, en el cuerpo de George Cloony. Eso sí, limpito y aseado aunque, como digo, sus dotes detectivescas dejan mucho que desear.

Luego están las cinco chicas de la revista Librarte que se confabulan en contra de Atticus Craftsman, hijo del dueño, para que nos las despidan. Cada una con un carácter y unas características tienen asignada una función en la revista y no quieren que la cierren. Sin spoilear, con una de ellas me lleve una sorpresa en uno de los giros de la historia que no me esperaba para nada. El plan que traman para evitar el cierre no era el que me creía en un principio, que durante una parte de la lectura pensaba que era una cosa y luego resultó ser otra muy distinta.

Por otra parte están los padres de Atticus, todo flema y estiramiento inglés. Si los personajes españoles están estereotipados, los ingleses no se quedan atrás ni mucho menos.

Una sorpresa muy agradable que me he llevado ha sido descubrir que esas tinieblas de la España profunda que se mencionan en la sinopsis no son otras ni más ni menos que las de mi Granada querida. Y más concretamente las del barrio del Albaicín que para quien no lo conozca no puede dejar de visitarlo y pasearse por sus calles. La acción en Granada transcurre en el carmen de los Heredia, la familia de Soleá una de las integrantes de la revista y de la confabulación. 

Para quien no sepa que es un carmen, copio la explicación de la wikipedia
Actualmente, un carmen es una tipología de vivienda urbana típica de la ciudad de Granada (España), con un espacio verde anexo, jardín y huerta a la vez, que constituye una extensión de aquella. El carmen es un espacio cerrado al exterior, cercado por tapias de cierta altura, normalmente blanqueadas, con vegetación frondosa. Es propio de los barrios asentados en las colinas de la ciudad, Albaicín y Realejo, y por tanto su terreno suele estar dispuesto en paratas escalonadas. No es únicamente jardín, ni únicamente huerto y por lo general, no es finca de lujo, sino pequeña finquita unitaria.
(Nota mental: visitar el mirador de San Miguel la próxima vez que vaya a Granada)

Volver a recorrer el Albaicín, esta vez en el presente (recuerdo Sueños del Albayzín), tan pronto y por sorpresa ha sido muy placentero. 

El final del libro me parece muy acorde con el desarrollo del mismo, aparición estalar incluida


En conclusión, un libro ameno, divertido, con una lectura ufana y con unos personajes con los que es fácil encariñarse (no con todos, vale).

¿Has puesto el agua a hervir? ¿Tienes el té preparado? A leer y disfrutar.



Agradecimientos a Espasa por el ejemplar.

 

 



2 comentarios:

  1. Una lectura muy agradable. La recomiendo; es más ya la he recomendado y ha gustado.

    ResponderEliminar
  2. Oye, pues así a primera vista tiene buena pinta, voy a ver si me hago con el, y lo más dificil, si le hago hueco entre los pendientes XD.
    Un abrazo!!
    -Marimar- de "Evadirse leyendo"

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.