COMENTARISTAS

viernes, 28 de abril de 2017

Besos de libro #145 Rompiendo las normas (II)



—No tiene por qué ser así. Podemos encontrar la manera de que funcione.
Ella ladeó la cabeza, se humedeció los labios y me susurró:
—No estás jugando limpio.
—No —Echo pensaba demasiado. Enredé los dedos en su pelo y la besé sin darle tiempo a pensar en lo que estábamos haciendo. Quería que sintiera lo mismo que yo sentía. Que disfrutara de la atracción. Quería que me amase.
Su mochila golpeó el suelo con fuerza y ella comenzó a explorar con los dedos mi espalda, mi cuello y mi cabeza. Su lengua bailaba frenéticamente pegada a la mía, hambrienta y excitada.
Sus músculos se tensaron cuando su mente tuvo tiempo de pensar. La agarré con más fuerza, negándome a dejarla ir tan fácilmente. Ella apartó los labios, pero no podía apartarse de mi cuerpo.
—No podemos, Noah.
—¿Por qué no? —la zarandeé sin pretenderlo pero, si aquello servía para hacerla entrar en razón, lo volvería a hacer.
—Porque todo ha cambiado. Porque nada ha cambiado. Tú tienes una familia que salvar. Yo… —apartó la mirada y negó con la cabeza—. Yo no puedo seguir viviendo aquí. Cuando me marcho de la ciudad, puedo dormir. ¿Comprendes lo que te digo?
Lo comprendía. Lo comprendía demasiado bien, casi tanto como lo odiaba. Por eso nos ignorábamos. Cuando se marchó la primera vez, se me rompió el corazón y juré que nunca permitiría que volviese a ocurrir. Como un idiota, allí estaba, detonando los explosivos.
Hundí las manos en su melena de nuevo y la agarré con fuerza. Pero no importaba mi fuerza, porque los mechones seguían escapándose de entre mis dedos, así que apoyé mi frente en la suya.
—Quiero que seas feliz.
—Yo también quiero que lo seas tú —susurró ella.
La solté y me marché. La primera vez que conecté con Echo, le prometí que la ayudaría a encontrar respuestas. Era un hombre de palabra y pronto se daría cuenta.


Rompiendo las normasKatie McGarry
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

9 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Este libro no me llama especialmente aunque la escena es interesante.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Aun no he leído este libro pero con tu "besos de libro" me ha picado mucho la curiosidad por saber que pasa en esta historia e igual no tardo en leerlo, jejeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Me gustó mucho este libro cuando lo leí, una lástima que no publicaran los demás y la editorial cerrara.
    Besos^^

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    No había oído hablar del libro...pero la escena parece interesante. Lo anoto por si las moscas...ya sabes jajajaja.

    Un saludooo!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Holaaa! Ahhh, este libro lo leí hace un montón, y ufff, la vida de estos chicos es súper complicada, la verdad que me encantó recordarlos ;) Gracias.
    ¡Beesos! :3

    ResponderEliminar
  6. No me termina de convencer, pero no lo descarto ;)

    ResponderEliminar
  7. Un párrafo interesante para un libro que no me llama la atención, igual no lo descarto para descubrir el contexto de la escena. Besos :*

    -Kelly Lòpez

    ResponderEliminar
  8. Hola! Me lo iba a llevar apuntado pero veo que no publicaron los demás libros y no me gusta tener sagas incompletas jaja, pero me gustó mucho la escena!
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    No conocía tu sección pero madre mía... esto puede ser muy malo para mi torre de pendientes porque me encantan los besos :) y esta escena me ha picado demasiado el gusanillo
    ¡besos ^^!

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.