COMENTARISTAS

viernes, 21 de abril de 2017

Besos de libro #144 Vanderbilt Avenue (II)



Ahora se ríe ella.
—¿Eso crees? Deja que te enseñe a decir la verdad, Jack.
Nunca permitiré nada tan peligroso. Tengo que echarla de aquí. Aflojo los dedos que tengo en su cintura y obligo a mis pies a dar un paso hacia atrás. Ella levanta las manos de mi torso.
Se va.
Aprieto los dientes para contener las ganas de gritar como un animal herido.
Siena enreda los dedos en el pelo de mi nuca.
«Dios, no».
Tira de mí al mismo tiempo que se pone de puntillas y me besa.
No sé si iba a darme un beso de despedida, en cuanto sus labios han rozado los míos he perdido la batalla. Mi cuerpo ha prendido fuego, es repentino e incontrolable. Innegable. La sujeto por la cintura y tiro de ella hacia el interior del apartamento. Cierro la puerta con el pie y apoyo a Siena en ella.
Me besa, gime, suspira dentro de mi boca y sé que, si pudiera retenerla aquí, dentro de mí, quizá tendría una oportunidad de sobrevivir. No puedo, tengo que alejarla de mí, pero la necesito aunque solo sea una vez. Voy a morir de verdad si no la siento junto a mí, es lo más cerca que estaré nunca de estar vivo.
Baja las manos, no me aparta, yo la beso con más fuerza. Nunca he sido tan agresivo con nadie porque nunca he sentido esta necesidad por nadie. El deseo que despierta en mí Siena es incluso violento, intenta dominarme y obligarme a sentir.
Tengo que desnudarla, tengo que meterme dentro de ella y apagar este fuego.
Le desabrocho los botones del vestido sin dejar de besarla y sin apartarme de delante de ella. Mi cuerpo está pegado al suyo, la tela me roza el torso y está tan fría que me produce escalofríos. Cuando la aparto, cuando por fin mis nudillos rozan la piel de Siena, me tiemblan las rodillas.
Capturo su labio inferior entre los dientes y el suspiro de ella me acaricia la lengua. Le quito el vestido, la prenda cae al suelo y se arremolina a sus pies. Si pudiera dejar de besarla, la miraría, pero no puedo. «La próxima vez». No, no habrá una próxima vez. Tendrá que bastarme con esta, ella no querrá verme después.
Mi mano derecha se mete por debajo de la camisola que aún cubre a Siena, la arrugo entre mis dedos y le acaricio el muslo. Aparto los labios de los suyos. Es casi doloroso y la presión que siento en el pecho solo se aligera cuando los deposito en su cuello. La beso allí, hundo mi rostro en ese hombro perfecto, suave y fuerte.
Ella me acaricia el pelo.
No, no puedo permitirlo.
Es sexo, solo sexo.
Los dos lo necesitamos para poder seguir adelante y olvidarnos el uno del otro.
—Jack —susurra mi nombre y mi piel reacciona como un perro adiestrado y se eriza de principio a fin.

Vanderbilt AvenueAnna Casanovas
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

9 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No he leído nada de la autora, pero me apetece mucho este.
    un beso^^

    ResponderEliminar
  2. Hola! Con sus más y sus menos me encantó esta historia, y es que la autora nunca me defrauda, jejeje. Me gusta mucho este besos de libro :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa!
    Acabo de empezarlo y me esta gustando mucho, por lo que no he leído el beso. Besotes

    ResponderEliminar
  4. Hola!!!

    Es bastante irónico lo que me ha pasado, estaba a punto de pasar totalmente del libro cuando me he dado cuenta de que es uno de los que tengo muchísimas ganas de leer, ahora me ha entrado la duda de si darle una oportunidad, aunque estoy segura de que terminare leyéndolo. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Guauuuuu que besooo jajajaja. Creo que me apunto esta historia, Jack me ha dejado un poco intrigada...Otro que se sumaaa!! jajaja.

    Un saludooooo

    ResponderEliminar
  6. Muy bonita la cita. Ya he visto que estás programando más besos para mayo ;) Aquí estaré para recibirlos!

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito :3 gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  8. Hola!! he leido el libro y, aunque no me hizo mucha gracia, la verdad es que la escena está muy bien. Besos!!

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.