COMENTARISTAS

viernes, 20 de marzo de 2015

Besos de libro #51 Llévame a cualquier lugar



    De pronto, besar esos labios me pareció una buena idea. Es más, joder, probablemente era la mejor idea que había tenido en toda mi vida.
    Casi había decidido hacerlo, cuando Léane se me adelantó.
    Su beso fue primero un roce tímido. Después, me rodeó el cuello con las manos, se pegó más a mí y su boca presionó la mía con fuerza.
    La reacción de Léane me pilló tan desprovisto, que no fui capaz de corresponder aquel beso. Cerré los ojos y permanecí quieto durante unos segundos, atento a todas las sensaciones que me envolvían y, ante mi nula respuesta, Léane rompió el contacto e intentó alejarse. Ese corto instante de separación, logró hacerme despertar de mi letargo. La retuve, acercándola más a mí, y entonces la besé con brusquedad, como si llevase meses deseando aquello, perdiendo el control.
    Deslicé lentamente la lengua por el contorno de sus labios y ella entreabrió la boca, permitiendo que nuestras lenguas se rozasen. Mis manos abandonaron su cintura y se movieron despacio hacia abajo, hasta acariciar su trasero. Jadeé, al sentir sus uñas clavándose en mi hombro y me moví en el agua, avanzando hasta que la espalda de Léane chocó contra la pared de la piscina. Presioné mis caderas contra las suyas y Léane emitió un leve gemido al percibir mi excitación.
    Nadie había provocado en mí un efecto similar con un simple beso, jamás. Tenerla entre los brazos fue como una explosión de emociones contradictorias que luchaban en mi interior, intentando abrirse paso a trompicones.
    Quería ahogarme en ella. Por mucho que la besase no parecía suficiente y, a pesar de que nuestros cuerpos se presionaban entre sí con desesperación, necesitaba todavía más. Mucho más.
    Léane rodeó con sus piernas mis caderas y ante el contacto, aún más próximo, ahogué un gruñido por la cantidad de sensaciones que comenzaban a desbordarme. Sus manos se deslizaron por mi estómago, recorriendo cada tramo de mi piel, sin separar en ningún momento sus labios de los míos. Buscando también tocar su piel, introduje mis dedos bajo el pesado suéter de lana, acaricié su espalda con la palma de la mano y Léane me besó con más intensidad. Recorrí el contorno de sus caderas y me obligué a frenar cuando la punta de mis dedos se deslizó unos centímetros por el interior del borde de sus vaqueros.
    Rompí el beso y deslicé mis labios por su cuello, besando, lamiendo y mordiendo su piel a un mismo tiempo. Cuando al escuché gemir, haciendo un enorme esfuerzo por apartarme de ella, alcé la cabeza para mirarla.
    Léane se perdió en mis ojos. Tenía los labios enrojecidos, pero se inclinó de nuevo para besarme. Disfruté del contacto de su boca sobre la mía, como si fuese la primera caricia de aquella noche, y después me aparté.
    Mírame le rogué en un susurro.
    Léane me sostuvo la mirada. Moví la mano por su estómago, acariciando su cuerpo bajo la ropa y deleitándome con el tacto suave de su piel. Sin apartar mis ojos de los suyos, ascendí muy lentamente hasta rozar el contorno de su pecho. Dudé un instante, tras advertir una mezcla de miedo y deseo en su mirada, y finalmente volví a deslizar la mano hacia su estómago y la besé despacio, intentando tranquilizarme.
    En mi cabeza solo había un único pensamiento: deseaba quitarle la ropa, tocar cada centímetro de su piel y terminar lo que habíamos empezado. Pero era demasiado consciente del temor que escondía la mirada de Léane. De modo que respiré hondo y me obligué a mantener la calma.
    No sé cuánto tiempo estuvimos sumergidos en la piscina, besándonos una y otra vez; tenía la sensación de que los relojes del mundo se habían congelado y que solo existíamos nosotros. Y me gustó ese pensamiento.

Llévame a cualquier lugar Alice Kellen

13 comentarios:

  1. Tengo un montón de ganas de leer algo de esta autora, a lo mejor empiezo este finde, que me has picado, osita.

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
  2. Ayyyy qué bonito libro y qué bonitos besos aparecen en él!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Hace un montón de tiempo que lo tengo pendiente y con este fragmento me han entrado aún más ganas ;) Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Estuve medio libro esperando ese momento jajaja! Menuda escena, que romántico *.*
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Se ve muy bonito.. me ha llamaado la atención
    me lo apunto
    un beesito

    ResponderEliminar
  6. Al final voy a tener que leerme el libro xD

    ResponderEliminar
  7. Me encanta esta sección :)
    Al final me vas a convencer de leer este libro.
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  8. Que mono *-* Me he enamorado de él por un maldito beso jajajaja Tengo que leer este libro!!!
    ¡Besos! <3

    ResponderEliminar
  9. Me apunto el libro¡¡ ya te cuento¡¡ un besazo¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. awww adoro este libro , me encantó el primer beso de esta pareja <3

    ResponderEliminar
  11. Hola Neftis me ha gustado mucho el beso de hoy, dan ganas de leer el libro, y me ha llamado la atención de que estén vestidos dentro de la piscina, interesante y enigmático. Gracias por la entrada.

    ResponderEliminar
  12. Ese beso fue increíble. La autora supo adentrarme en él (en el beso xDD)

    Un beso^^

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.