COMENTARISTAS

lunes, 19 de abril de 2021

Una vida por vivir - Jill Shalvis



Sinopsis

Después de perder a su hermana en un accidente de coche, una tragedia que la dejó hundida, Quinn Weller estaba empezando a recuperarse. Parecía que lo tenía todo: una familia que la adoraba, el trabajo de sus sueños en Los Ángeles y un novio guapísimo que se moría por ponerle el anillo de compromiso. Entonces… ¿por qué se sentía tan vacía, como si estuviera buscando una pieza perdida del rompecabezas y no pudiera encontrarla? La respuesta llegó cuando un abogado fue en su busca y le reveló un secreto impactante y también la existencia de una herencia que solo ella podía reclamar. Para Quinn, aquella noticia fue como una avalancha. Toda su vida había sido una mentira. Siguiendo un impulso, dejó su casa, su trabajo y a su novio, y se dirigió a Wildstone, donde se sintió atraía por los sencillos placeres de la vida en aquel pueblo… y por el apuesto desconocido que le ofreció su amistad sin hacer preguntas. A medida que Quinn se iba adaptando a Wildstone, descubrió que su herencia no era una casa, ni dinero, sino algo mucho más emocionante, algo que hizo que se cuestionara todo lo que creía sobre sí misma y sobre su familia. Y, en aquel mundo nuevo y lleno de posibilidades, iba a tener que decidir si esa era la vida que siempre había deseado.

________________________________________________

No entraba en mis planes la lectura de este libro, pero me llegó de parte de la editorial y le he dado prioridad en mi lista de pendientes. Quiero agradecer a Harper Collins el envío de este libro para que lo pueda leer y os traiga ahora la reseña.

Buscando este libro en GoodReads para añadirlo a mis estanterías me di cuenta de que ya había leído otro libro de esta autora hacía ya bastante tiempo con el libro Simply irresistible la primera parte de una serie llamada Lucky Harbor. De este libro no hay reseña en el blog, pero sí dejé un pequeño comentario en esa plataforma que tenéis AQUÍ. Por aquellos entonces no me maravilló excesivamente esta historia por culpa de la traducción. Pero apenas recuerdo nada de la trama después de tanto tiempo que ha pasado y gracias a mi memoria de pez.

Lo que nos relata Jill Shalvis en Una vida por vivir es la historia de Quinn un buen día le dan una noticia que le cambia la vida de la mano de una herencia que no tiene nada de normal.

El libro está narrado en tercera persona y en pasado enfocado en tres personajes principales: Quinn, Mick y Tilly. Los capítulos no son muy largos, lo que hace que ayuda a que se avance rápido en la lectura.

Cuando la vida de Quinn cambia de esa forma viaja a un pueblecito perdido en los mapas, Wildstone, donde conocerá a Mick en unas condiciones un poco cómicas. Los malentendidos y las confusiones entre ellos al comienzo de su relación le dan a la historia un punto divertido al libro.

Los inicios de capítulos tienen un fragmento a modo de entrada del diario de Tilly. Me han encantado y se me han hecho muy cortos. Me hubiera gustado tener un poco mas del diario de este personaje que no tiene desperdicio y que me ha gustado, aunque en algunos puntos del libro le hubiera dado un buen golpe (pero sin acritud).

El libro no es muy largo y, a pesar de todo, me quedo con la sensación de que le sobran páginas para luego tener un final muy precipitado.

Otra cosa que he notado, y no sé si es por la traducción o en el original también esta, pero en algunas partes me ha llevado a confusión por el cambio de nombre de personajes. Y en alguna conversación cuando habla un solo personaje y tiene dos guiones como si fuera otro el que habla. No sé si me explico.

La historia de amor entre los protagonistas no me ha terminado de llegar, no he visto mucha química entre ellos.

Una vida por vivir me ha parecido una historia típica de película de las cadenas de TV de sábado por la tarde. Es una lectura amena y entretenida pero poco más. Le he dado un 3/5 pero está más cerca del 2.5 que del 3.

¿Lo conocíais?

¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?

Contadme

photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

jueves, 15 de abril de 2021

Besos de libro #302 Un prentendiente para la señorita Bowler (III)



Sin más aviso que aquella escueta y abrupta aceptación, el condestable la había agarrado, inclinado la cabeza sobre ella y tomado posesión de sus labios con fiereza. Lori quiso resistirse. ¡Debía hacerlo! Convencida de ello, posó las manos contra el robusto pecho del hombre y lo empujó —le pareció— con decisión. No debía permitirlo. Él no merecía que se rindiese, pero el sabor de aquella boca era tan embriagador y la vehemencia con que la poseía tan excitante que, a los pocos segundos, con las piernas temblorosas y un buen barullo en las entrañas, estaba respondiendo a ese rudo contacto.
Olvidó, entonces, el miedo que había sentido aquella noche, el enojo por los reproches de él y hasta el lugar en el que se encontraban. Imposible no hacerlo cuando aquel arrollador beso era incluso mejor que el primero que habían compartido. Lo sabía porque decenas de veces lo había recreado en su mente, cuando hubiera querido silenciar su recuerdo.
Nerian, que hacía rato que había dejado de notar el dolor del hombro y echado a un lado sus modales y la prudencia, gruñó excitado al intuir la vacilante respuesta de Lorianne. Animado por esta, la rodeó con sus brazos y, apretándola contra su cuerpo, dejó salir todo el deseo que por ella había acumulado a lo largo de aquellos meses y que en ese instante amenazaba con hacerle perder el control.
Codicioso, asedió sus labios con urgencia, casi con desesperación. Sosteniéndola con firmeza, la hizo retroceder hasta que su espalda topó con el blanquecino tronco de un abedul.
Ella no protestó. Se sentía muy atrevida por estar compartiendo un beso tan fogoso, aunque no pudo más que sorprenderse cuando Worth comenzó a mordisquear su boca y dejó sentir sobre ella el tacto de su lengua. Lorianne no sabía exactamente cómo responder a algo tan osado… «Y agradable», pensó separándose y jadear. Él aprovechó el momento y, conteniéndose a duras penas para no asaltar el interior de su boca, profundizó el beso.
La invasiva caricia conmocionó a Lori durante un breve instante, hasta comprobar lo apasionado e íntimo que era aquel nuevo contacto y lo sensual que le resultaba. Embriagada por la sensación que la recorría de arriba abajo, elevó las manos —frías como un carámbano— hasta tocar la ardiente piel de su cuello, y después enredó los dedos en el grueso y ensortijado cabello del condestable, permitiendo a su cuerpo amoldarse a la fuerte musculatura masculina.
El frío de aquellos dedos sobre su nuca, y deslizándose por entre su pelo después, lo hizo estremecer hasta lo más profundo, pero el juego de temperaturas, la suavidad de sus formas ajustándose a la perfección a su cuerpo, aquel aroma suyo que podría reconocer en cualquier lugar y lo delirante de saberse, en parte, dentro de ella, logró excitarlo aún más. Quiso provocarle los mismos temblores que asolaban su cuerpo, el mismo ardor que inflamaba su sangre, el mismo anhelo que albergaba su corazón. Incapaz de apartarse de ella, subyugado como estaba por las inexpertas caricias de su lengua, Nerian deslizó las manos bajo la capa de Lorianne y, ávido, recorrió sus caderas y la grácil cintura. Jadeó agonizante ante la redondez de sus nalgas y la apretó aún más contra su pelvis. El gemido femenino que vibró en su boca se extendió por su pecho, amenazando con hacerlo estallar.
Lori, sumida en una delirante espiral de sensaciones, anhelos y emociones, palpitando toda ella de deseo al sentir la presión de las palmas extendidas sobre su trasero y la dureza que empujaba contra su vientre, imitaba audaz los movimientos de aquella lengua que, con descaro, buscaba la suya y la incitaba a continuar. Sollozó cuando una de las manos de Worth ascendió por su espalda y rodeó su talle para situarse al abrigo de su pecho. La caricia fue tan ardiente como la mirada que él le dedicó al interrumpir el beso para observarla. Lori creyó que se derretía ante esos ojos verdes en los que, más que ternura, encontró crudo deseo.
Nerian la contempló fascinado. Se veía tan voluptuosa con la mirada iluminada, la respiración desacompasada y los labios hinchados por el desenfrenado beso, que se le antojó la criatura más perfecta y deseable que jamás hubiera visto.
Lori jadeó con fuerza cuando las dilatadas pupilas de Nerian buscaron el límite de su escote, y su mano, atrevida, las acompañó. La yema del pulgar se paseó por el borde del vestido antes de colarse bajo la tela y rozar un lugar que hizo que todo su cuerpo se pusiera en alerta.
—¡Oh, Dios! —musitó Lorianne, cerrando los ojos. Le ardía la piel allí donde él la tocaba.


Un pretendiente para la señorita BowlerAna F. Malory

photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 12 de abril de 2021

Todos quieren a Daisy Jones - Taylor Jenkins Reid


Sinopsis

Todo el mundo conoce a Daisy Jones & The Six: el álbum de la banda Aurora llegó a definir la era del rock ‘n’ roll de finales de los setenta, y una generación entera de chicas quería crecer para ser Daisy. Pero nadie sabe la razón detrás de la división del grupo en la noche de su concierto final en el Estadio de Chicago el 12 de julio de 1979. . . hasta ahora.

Daisy es una niña que llega a la mayoría de edad en Los Ángeles a fines de los años sesenta, se cuela en clubes en Sunset Strip, duerme con estrellas de rock y sueña con cantar en Whiskey a Go Go. El sexo y las drogas son emocionantes, pero es el rock ‘n’ roll lo que más ama. Para cuando tiene veinte años, su voz se hace notar y tiene el tipo de belleza despreocupada que hace que la gente haga locuras.

También se hizo notar The Six, una banda dirigida por el melancólico Billy Dunne. En la víspera de su primera gira, su novia Camila descubre que está embarazada, y con la presión de la paternidad y la fama inminentes, Billy se vuelve un poco loco en el camino.

Daisy y Billy se cruzan cuando un productor se da cuenta de que la clave del éxito sobrealimentado es unir los dos. Lo que suceda después se convertirá en leyenda.

____________________________________________

Después de ver este libro recomendado por tantos sitios me picó la curiosidad y me lo agencié para poder chafardearlo un poco.

Ya había leído anteriormente de la autora ‘Los siete maridos de Evelyn Hugo’ (del que hay reseña en el blog) y me gustó bastante, por lo que decidí probar suerte con este también. Taylor Jenkins Reid, por lo que he podido ver en los dos libros suyos que he leído, es especialista en crear personajes carismáticos que son amados y odiados a partes iguales.

Todos quieren a Daisy Jones está narrado de una forma muy peculiar. ¿Habéis visto alguna vez algún documental de algún cantante o grupo o actor en el que personas cercanas o incluso los mismos artistas hablan de tu a tu a la cámara? Pues justamente así es como está narrado este libro. Es una novela a modo de documental en los que los personajes hablan con la entrevistadora, en este caso, de tú a tú

Me ha gustado mucho que esté escrito de esta forma tan particular en la que los personajes que aparecen van contando sus apreciaciones y su visión de los hechos que se relatan aquí. Y que cada uno de su visión personal de cómo cree que ocurrieron los hechos ya que muchas veces unos se contradicen a otros.

La construcción de los personajes es compleja y es en ellos en los que se sustenta toda la trama del libro ya que al no haber descripciones ni de lugares ni de personajes, ellos tienen que suplir esa falta y rellenarla y lo hacen de la mejor forma posible ya que no he tenido la sensación de que faltara nada en ningún momento.

Lo que no he terminado de entender (bueno, sí pero no) es el cambio del título en la traducción al español. En inglés es ‘Daisy Jones & The Six’ y en español ‘Todos quieren a Daisy Jones’. Y digo que lo entiendo y no lo entiendo porque Daisy Jones es muy protagonista de este libro, pero The Six, el grupo de música al que se une, también es muy importante en la trama. Sobre todo, su miembro principal, Billy Dunne.


El libro cuenta la historia del ascenso de este grupo de rock de los años 70 hasta su separación. A través de los miembros del grupo y las personas mas cercanas iremos viendo como se van desarrollando los acontecimientos.

Al estar escrito a modo de documental, la lectura del libro es muy rápida. Se lee prácticamente solo, ayudado porque engancha a la historia por las luchas entre Daisy y Billy y los cotilleos que nos cuentan los personajes.

Taylor Jenkins Reid nos muestra en este libro unos personajes que desfasan mucho y, es más, que no les importa desfasar. O que no saben como parar. Hay drogas de todos los colores y de todos los sabores. Nos muestra las luchas contra ellas en ciertos momentos. Pero también como vivieron esa etapa de sus vidas sin esconderse ni justificarse.

Todos quieren a Daisy Jones tiene una fama más que justificada y Taylor Jenkins Reid es una maga a la hora de inventarse historias, personajes y modos de narrar. Está claro que este no va a ser el último libro suyo que lea porque dos libros leído, dos libros que me han gustado. Seguiré con más de esta autora.

¿Lo conocíais?

¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?

Contadme

photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg