COMENTARISTAS

viernes, 6 de diciembre de 2019

Besos de libro #266 Todo lo que nunca fuimos (II)



—Axel, dame solo este momento.
Leah me rodeó el cuello y me abrazó, muy pegada a mí. Yo la retuve contra mi cuerpo moviéndome despacio, casi quieto en medio de la pista, sintiendo cómo su respiración me hacía cosquillas en el cuello y cómo sus manos se enredaban en mi pelo.
Agaché un poco la cabeza y le di un beso en la oreja, casi en el lóbulo, y seguí despacio atravesando la línea de la mandíbula hasta llegar a su mejilla. Cerré los ojos, solo sintiendo la suavidad de su piel, lo jodidamente bien que olía, el calor de su aliento, lo perfecto que era aquel abrazo, aquella canción, aquel momento, todo.
Iba a besarla. Iba a hacerlo. A la mierda el mundo entero.
Y en cuanto rocé su boca supe que iba a ser un desastre, pero también que sería el mejor desastre de mi vida.
La sujeté por la nuca antes de cubrir sus labios con los míos. Fue un beso de verdad. No hubo dudas ni pasos atrás, tan solo mi lengua hundiéndose en su boca y buscando la suya, mis dientes atrapándole el labio, mis manos ascendiendo hasta llegar a sus mejillas como si temiese que fuese a apartarse. Me recreé en cada roce, en cada segundo y en su sabor a fresa.
Pensé que aquel instante valía las consecuencias.
Leah se puso de puntillas y se apoyó en mis hombros cuando me apreté más contra ella, como si necesitase sostenerse en algo sólido. Volví a presionar mis labios sobre los suyos, y creí que besarla me calmaría, pero fue todo lo contrario, como abrir las puertas de par en par. Necesitaba tocarla por todas partes. Bajé las manos y la agarré del trasero pegándola a mi cuerpo, rozándome con ella…
—Axel… —Su voz fue casi un gemido.
Y era justo lo último que necesitaba. Ese puto sonido erótico en mi oreja.
Tomé aire entre beso y beso, ansioso, y empecé a moverme por la sala sin soltarla hasta que avanzamos unos metros y chocamos contra la puerta de los servicios. La abrí de un empujón ignorando a un tipo que acababa de salir y nos metimos dentro. Leah tenía los ojos cerrados, entregada a mí como si confiase a ciegas, temblando cada vez que la tocaba. Nos encerramos en uno de los cubículos. Gimió cuando acogí uno de sus pechos en la palma de la mano y lo apreté, llevándome su respiración entrecortada con un beso profundo y húmedo.
¿Qué estaba haciendo? Ni idea. No tenía ni idea.

Todo lo que nunca fuimosAlice Kellen

miércoles, 4 de diciembre de 2019

En serie #23 Kuzgun


Título original: Kuzgun
País de origen: Turquía
Idioma: turco
Temporadas: 2
Episodios: 21
Elenco: Barış Arduç, Burcu Biricik, Hatice Aslan, Ahsen Eroglu, Onur Saylak, Ahmet Varli, Levent Ülgen, Aytek Sayan, Ferit Kaya, Ipek Erdem, Caner Sahin, Settar Tanriögen, Derya Beserler, Nisa Sofiya Aksongur, Metehan Parilti, Dogan Çetiner, Nilperi Sahinkaya, Burak Uyanik, Hande Dilan Hanci
Sinopsis:
Después de 20 años Kuzgun (Barış Arduç) decide regresar a Estambul para vengarse de la muerte de su padre Yusuf Cebeci. Durante todos esos años ausente él vivió bajo otra identidad llamándose "Akca". En su camino se cruzará con Dila Bilgin (Burcu Biricik) quien era su antigua novia de la infancia y quien cambiará el destino de las cosas.
Trailer:


_____________________________________

Hacía mucho tiempo que no traía reseñas de series al blog y en poco tiempo dos y, además, de series turcas que tienen el denominador común de su protagonista. Porque escribir y publicar esta reseña es una mera excusa para inundar este espacio de fotos de Barış. Uy, ¿eso lo he dicho en voz alta?

Ahora en serio. Os voy a contar lo que me ha parecido esta serie turca. Y digo serie porque no creo que sea una telenovela de amor como la anterior que vi del actor.

Kuzgun nos cuenta la historia de Kuzgun Cebeci, un niño que con ocho años ve cómo se llevan a su padre detenido con cargos falsos y a él lo secuestran para que entregue las supuestas pruebas que tienen en contra de los capos de la mafia. Como consecuencia de esto, Kuzgun se pierde y se cría en las calles luchando por su vida como buenamente puede y pasando muchas penalidades. Tiene que aprender a cuidarse por sí mismo y a defenderse del mundo que lo quiere derrotar.

Esta serie no es una comedia dulce y azucarada que nos cuenta la historia de un amor imposible entre los protagonistas (de esto hablaré un poco más adelante), sino que es una historia dura de mafias, asesinatos, luchas por el poder, pero sobre todo de venganza. La de Kuzgun contra todos los que le hicieron daño y que marcaron su vida.

Barış Arduç está que se sale en esta serie. Ya me gustó en Kiralık Aşk en su papel de Ömer. Pero en esta me ha encantado porque la serie es él. Los demás están ahí porque tienen que estar, pero es Barış Arduç el que lleva el peso central y potencial de la serie. Todo pasa por él y el actor lo borda. Es increíble la capacidad que tiene de expresar con una mirada las emociones de ira, tristeza, celos, amor, odio o venganza. Pero no solo son los gestos de la cara, es también los ademanes, es como gesticula, como se mueve, las poses. Las sonrisitas socarronas. Transmite solo con el lenguaje corporal y mucho.

Como contrapunto esta la protagonista, su partenaire. La actriz que interpreta a Dila Bilgin, Burcu Biricik, no me ha gustado nada. Esta Belén Rueda turca me ha parecido muy sosa y, al contrario que Barış Arduç, no me ha transmitido en ningún momento ese amor tan grande que dice sentir por Kuzgun. Ni eso ni nada en absoluto. Y puestos a criticar, la ropa que saca en prácticamente toda la serie no le favorece nada. Lo tenía que decir y lo he dicho.

La relación romántica, porque dentro de toda esta venganza y odio la hay, no me la he creído del todo. Por parte de Kuzgun (y mira que le cuesta admitirla que tarda en darse cuenta lo suyo) es más creíble, pero ella no lo transite. No hay mucha química entre ellos. Y de besos olvidaos si es lo que vais buscando porque aquí hay poquitos.

Kuzgun tarda en darse cuenta, o no se lo quiere admitir a el mismo, tanto porque el vuelve para realizar su venganza con todos los que le fallaron y lo abandonaron llevándose por delante a quien haga falta. Después de veinte años vuelve como un ángel vengador dispuesto a arrasar con todo lo que tenga por delante. Es un personaje que me ha gustado por su inteligencia, por cómo iba casi siempre por delante de los demás desmantelando las trampas que le van poniendo, por cómo se anticipa, prevé y traza sus planes. Pero no nos engañemos, la mayoría de las veces Kuzgun es más antagonista que protagonista. No es una persona transparente. Tiene su oscuridad, sus traumas y sus defectos ya que se ha criado solo y ha tenido que aprender a ganarse la vida de la peor manera y sufriendo lo suyo.

Voy a dejar de daros la chapa ya porque esto se está haciendo demasiado largo, pero podría seguir mucho más alabando esta serie de ‘solo’ 21 episodios divididos en dos temporadas y que me he ventilado en cinco días. Y entrecomillo solo porque los episodios duran una media de dos horas y media cada uno.

Tardé tres días en morir y 20 años en renacer

Kuzgun es una serie de mafias, asesinatos y venganza en el que el eje central es el personaje que le da nombre y que se come la serie él solito. Lo único malo es que quien quiera verla tiene que hacerlo en turco porque todavía no hay noticias de ninguna cadena televisiva que nos quiera hacer el favor de emitirla doblada al castellano. Pero si decidís darle una oportunidad, seguro que no os arrepentís.

¿Conocíais la serie?
¿La tenéis en las pendientes de ver?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 2 de diciembre de 2019

Tiempo de odio - Andrzej Sapkoswki


Sinopsis
Decir que la conocí sería una exageración. Pienso que, excepto el brujo y la hechicera, nadie la conoció de verdad jamás. Cuando la vi por vez primera no me causó especial impresión, incluso pese a las extraordinarias circunstancias que lo acompañaron. Sé de algunos que han afirmado que al instante, a primera vista, percibieron el hálito de la muerte que seguía a esta muchacha. A mí sin embargo me pareció completamente normal, y ya por entonces sabía yo que no era normal, por eso me esforcé en mirar, descubrir, percibir lo extraordinario en ella. Pero nada vi y nada percibí. Nada que pudiera haber sido señal, presentimiento ni profecía de los trágicos acontecimientos posteriores. Aquéllos de los que fue causa. Y aquéllos que ella misma provocó." Jaskier, Medio siglo de poesía Andrzej Sapkowski es el gran renovador de la literatura fantástica de nuestros tiempos, un genio del lenguaje y la caracterización cuya prosa ya ha hechizado a millones de lectores en todo el mundo.
Cuarto libro de esta saga, que en realidad es el segundo de novela ya que los dos primeros son de relatos.
_______________________________________________

Lo primero que voy a decir de este libro es síntesis y resumen. Me explico. El libro me ha gustado por cómo se van desarrollando los acontecimientos, pero les dan tantas vueltas a las cosas, a los diálogos y a las situaciones que muchas veces me perdía.


De la trama poco puedo contar sin entrar en spoilers porque todo lo que ocurre aquí se continua del libro anterior. Solo voy a contar que todo se centra en la búsqueda de Ciri ya que es un personaje clave en todo el argumento que mueve esta saga.

Tiempo de odio vuelve a estar narrado en tercera persona y en pasado y los capítulos son larguísimos, demasiado para mi gusto. Esta es una de las razones por las que he tardado más en leerlo. Otra es que entre medias se me cruzó otro libro que no pude soltar, pero eso no viene al caso ahora.

Cada vez tengo más ganas de ver la serie (que ya tiene fecha de estreno para el próximo día 20 de este mes), pero, sinceramente, no sé si voy a seguir con los libros porque cada vez son más gordos y me da miedo que sigan siendo tan extensos y que me vuelva a perder en la narración. Y otro punto en contra que tiene este libro es que el protagonista por excelencia, en este libro desaparece durante gran parte de la narración.


Pero, a pesar de los puntos negativos que ya he comentado, también hay partes que me han gustado y por esto es por lo que me planteo seguir leyendo los libros. Como, por ejemplo, cuando, por fin, se reúnen los tres protagonistas. Pero es que este momento dura tan poco…

Tiempo de odio ha sido una lectura que se me ha atravesado en ciertas partes pero que en otras me ha gustado mucho. Que me ha costado leer un poco por la gran extensión de los capítulos, que se podrían haber resumido un poco para agilizar un poco la trama y lo que está por venir.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

Otros libros del autor reseñados en el blog:

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg