COMENTARISTAS

lunes, 25 de marzo de 2019

Montañeros - J. De la Rosa



Sinopsis
Los Mountain, una familia de hombres marrulleros, hoscos y salvajes, son los dueños de la montaña. Al menos así lo creen ellos, que tratan al resto de habitante de Great Peak como si fueran forasteros, aunque sus antepasados llegaran a la zona cien años atrás.
Cuando tío Rhett Mountain decide explotar la mina de plata descubierta en sus propiedades, todos saben que la apacible vida de la comarca desaparecerá con ella. Pero Jedidiah Mountain, el mayor de sus sobrinos, tiene una idea para que los planes de su tío no se lleven a cabo.
Mientras tanto, la bióloga Julia Vanderbilt está decepcionada porque su carrera profesional se encuentra limitada a los oscuros sótanos del museo donde clasifica especímenes que otros han encontrado.
Cuando su jefe de departamento, el apuesto Richard Howard, le ofrece acompañarlo a las montañas para llevar a cabo un trabajo de campo, se siente la mujer más feliz de mundo. Lo que ignora es que tendrá que vérselas con Jedidiah y con el resto de los Mountain, tarea que no hará fácil su trabajo y le permitirá comprender que hay un tipo de hombres a los que les vendría bien una cura de humildad.
«Una especie en extinción» es la primera entrega de la serie «Montañeros».
______________________________________________________

Leer las historias de J. de la Rosa es garantía de éxito. Todos sus libros no me gustan por igual, pero con todos he disfrutado.

Cuando vi que Montañeros estaba a la venta no me lo pensé y me lo compré porque tenía una pinta increíble. Y no lo he tenido en espera mucho tiempo porque me llamaba mucho la atención.

Este es el primer libro de una serie en la que se auguran buenas historias con personajes rudos. Veremos que nos deparan los próximos libros.

En este libro, que es muy cortito y se puede leer casi de una sentada, conoceremos a Jedidiah (Jed para los amigos) y a Julia.

El ambiente de frio, tormentas de nieve, ventiscas y nevadas me ha gustado mucho. Como Julia, que me ha parecido una chica con mucho carácter, fuerte y con las ideas muy claras. Cada vez que se tiene que enfrentar a una adversidad lo hace con entereza y mucha con el convencimiento de que nadie le va a pasar por encima.

Jed también me ha gustado y eso que tiene sus cosas. Está acostumbrado a que todos hagan lo que él dice, pero cuando se topa con Julia las cosas cambian y ver como esto le afecta me ha gustado.

Pero hay dos cosas que no me han convencido de esta historia. Una de ellas es que, como todo pasa en muy poco tiempo, tenemos un instalove por parte de los dos. Y la otra es que tiene muchas erratas.

Montañeros es de esos libros que te planteas leer un capítulo y cuando te quieres dar cuenta lo has acabado. Que sea finito también ayuda mucho. Está narrado en tercera persona y en pasado teniendo en cuenta a nuestros dos protagonistas como punto de referencia.

Montañeros es un libro que se lee prácticamente solo, con un ambiente frio de temporales de nieve pero que se caldea cuando nuestros protagonistas están juntos. Una historia que atrapa y que engancha desde la primera a la última página.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
Otras entradas del autor:
 
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

viernes, 22 de marzo de 2019

Besos de libro #233 Chicago cops 1: Reed rendición (II)



De repente, sus grandes y poderosas manos estaban a cada lado de mi cuello, con el pulgar rozando la mandíbula y el resto de los dedos enredados en mi cabello, tal como le gustaba. Tal como yo necesitaba. Solo tuve tiempo de aferrarme a sus muñecas, no estoy segura de sí era para no perder el equilibrio o para evitar que se separase de mí. Quizás ambos. Cuando estrelló sus labios contra los míos, fue tal el alivio… me sentí tan absolutamente desbordada de emociones, que ni quise ni pude evitar que un sollozo escapase desde lo más profundo de mi alma. Aquel no era un beso dulce, de ninguna manera. Es más, incluso me atreveré a confesar que, de haberlo sido, me habría sentido decepcionada. Sin embargo, sí que hablaba de pasión y de necesidad, de amor y de anhelo, de rendición y de rabia y, en definitiva, de una amalgama de diferentes sentimientos que habían estado durante un muy largo tiempo reprimidos.
Me entregué a él, a nosotros, porque nada más, nada… nada excepto sus manos tocándome, su calor rodeándome y su cuerpo engullendo el mío, importaba. Una vez que nuestras lenguas se reencontraron en un desesperado y desordenado baile, todo lo demás dejó de existir; el miedo, la precaución, las dudas, la angustia vivida en los últimos días… dejé que todas escapasen por la ventana mientras me aferraba a la seguridad que solo él era capaz de proporcionarme. Me parecía tan increíble que por fin estuviese ocurriendo que mis manos vagaban sin rumbo fijo, no sabía bien dónde dejarlas, por dónde comenzar a acariciar, a explorar, porque lo quería todo. De manera que pasearon por sus fuertes brazos, acaricié su amplio y definido pecho, me deleité un poco de más en su rasposa mandíbula y, finalmente, agarré puñados de su cabello aferrándome a él, desesperada. Si fui brusca y le hice daño no dio muestras de ello; si acaso, pareció encenderse más. En un fluido e inesperado movimiento que me hizo jadear, colocó sus manos a cada lado de mi trasero y, sin esfuerzo aparente, me levantó. De manera instintiva, mis piernas se enroscaron alrededor de sus caderas justo antes de que quedase aprisionada entre la pared y su fuerte cuerpo. El beso se profundizó, se volvió más frenético, si es que aquello era posible. Me faltaba el aire, pero había deseado tanto aquello que no pensé en separarme de él para aspirar una bocanada; aún me sentía caminando sobre una fina línea que en cualquier momento podría desaparecer y me aterrorizaba que cualquier movimiento de mi parte, por pequeño e insignificante que este pudiese parecer, dejase lo que estábamos viviendo como otra fantasía frustrada más. No, de ninguna forma sobreviviría a aquello.
Así que me dejé llevar.
Cerró un puño en mi cabello tomando el control del beso mientras la otra comenzó a vagar por debajo de mi blusa, acariciándome el abdomen, las costillas y terminando por dar un pequeño, aunque firme, apretón a uno de mis pechos.
Yo gemí y él gruñó.
De repente, había demasiados obstáculos entre nosotros, demasiada ropa y la quería toda fuera del camino. Quería sentir a Ethan, nada más.
Solo a él.
¡Jesús! Para ese momento ya me sentía demasiado excitada y eso que ni siquiera habíamos entrado en materia aún. Y así, de repente, me estrellé contra la realidad porque aquel pensamiento, algo que podía parecer nimio e inocente, me golpeó con la fuerza de un camión. Vacilé. Yo no… yo no era como las mujeres con las que él estaba acostumbrado a… relacionarse. No tenía demasiada experiencia. No es que la cantidad de sexo practicado fuese escasa —había estado dos años con Peter, ¡por el amor de Dios! —, pero tampoco era algo desorbitado. Además de Peter, solo me había acostado con otras dos personas, que calificaría más como chicos y menos como el hombre que en ese momento me sostenía. Lo que quiero decir es que, más que una cuestión de cantidad, mi miedo provenía de la calidad de lo que yo había experimentado hasta entonces. No sabía si podría estar a la altura de las expectativas que él pudiese tener con respecto a mí, a nosotros. Sé que puede parecer absurdo, pero yo no podía olvidar mis primeros días —o noches— viviendo allí. La forma en la que nos conocimos.
Él debió percibir mi tensión porque, tras un pequeño mordisco a mi labio inferior, se separó hasta dejar unos centímetros de distancia entre nuestros labios. Rozó su nariz contra la mía y yo cerré los ojos deleitándome en el placer que aquella pequeña caricia me provocaba.
—¿Estás segura?
Sí.
No.
A decir verdad, no estaba segura acerca de cómo podría resultar, pero por supuesto que sabía que aquello era lo que quería. Más de lo que había deseado nada en mi vida.


Chicago cops: Reed rendiciónSara Halley

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

miércoles, 20 de marzo de 2019

Esta chica es diferente - J.J. Johnson


Sinopsis
Soy una chica segura de mí misma. Me da igual lo que piensen de mí. Tampoco soy de las que se callan cuando algo no le gusta. ¿Por qué voy a cortarme en decir lo que pienso? Esa no soy yo. En el instituto creen que debería dejar de protestar, dejarme llevar. ¡Pero es que no lo puedo evitar! No soporto las injusticias. Aunque las cosas no siempre salen como planeas...
¿Qué hacer cuando la revolución que has iniciado se vuelve en tu contra?
____________________________________________

A este libro le eché el ojo porque ya había leído el anterior libro de la autora, ‘Mi teoría de todo’ y me gustó mucho. Le tenía muchísimas ganas y, aunque me ha gustado, no ha sido lo que me esperaba.

Para empezar, no he terminado de simpatizar con Evie, nuestra protagonista y teniendo en cuenta que el libro está narrado en primera persona por ella misma es un pequeño problema. Me ha dado la impresión de que es demasiado prepotente. A ver si me consigo explicar.

Evie es una chica que no ha pisado un colegio o un instituto en su vida porque ha estudiado en casa, pero para el último año de instituto convence a su madre (un espíritu libre que lucha contra todo lo convencional) para que la deje asistir a clases. Su educación ha sido distinta y eso se va a notar cuando tenga que acatar las normas que tienen en el instituto.

Unos cuantos días antes de empezar las clases conoce a los que van a ser sus únicos amigos. Y quienes la van a apoyar en todas sus ideas.

El problema que he tenido con Evie ha radicado principalmente en su forma de ser. Lo que ella piensa, hace o dice es lo que está bien y lo de los demás está equivocado. Y para ser una liberal y un espíritu libre es demasiado egocéntrica con sus ideas.

A pesar de esto que comento, el libro me ha gustado. Está muy entretenida su lectura. Leer los tejemanejes de estos tres amigos, como se van metiendo en la revolución y los problemas que les van surgiendo es muy ameno y, la verdad, es que engancha desde el principio.

Como ya he comentado anteriormente, Esta chica es diferente está narrado por Evie en su totalidad y en presente por lo que iremos descubriendo como le va en el instituto y en sus relaciones con los demás estudiantes y profesores al mismo tiempo que ella.

Esta chica es diferente ha sido una lectura agradable, pero esperaba algo mas y he tenido en contra casi desde el principio la poca empatía que he tenido con la protagonista.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg