COMENTARISTAS

viernes, 18 de octubre de 2019

Besos de libro #261 Una impostora en Minstrel Valley (I)



—Mentirosa —le dijo ya muy cerca de ella, con voz muy baja.
Valery se pegó a la mesa y sintió que le daba un vuelco el estómago. No le había molestado el insulto, porque no podía pensar en otra cosa que en el hecho de que no dejaba de acercarse a ella. ¿Qué pretendía?
—Señor Bissop…
—Entonces, he pensado que quizá soy un chivo expiatorio —«¿Un qué? ¿De qué está hablando este hombre? Por favor, que no se acerque más»—. Alguien le hizo perder su fe, señorita Sherman, y yo represento de algún modo todo eso que le hizo envolverse en un duro cascarón y apretarse tanto el moño. En cuanto me vio lo supo, y por eso no me ha dado la más mínima oportunidad. Lo único con lo que no ha contado es con que, además de todos los epítetos que haya inventado para mí, soy un hombre tozudo que lucha por las cosas que quiere.
Ella tomó una respiración larga y profunda para protestar y gritarle que se alejara de inmediato, pero el aire no llegó hasta sus pulmones porque, antes de que pudiese evitarlo, los labios de él estaban sobre los suyos.
Primero fue el más leve de los toques, la más suave de las caricias, un beso tan ligero que no se planteó rechazarlo ni asustarse, porque la dejó paralizada. Después, aquella boca cálida y suave se arrastró sobre la suya con una dulzura inusitada y la exploró sin ninguna exigencia ni prisa. Una mano envolvió su rostro y notó cómo el pulgar le acariciaba la mejilla al tiempo que sus dientes y su lengua tomaban parte en la seducción. Valery tembló por dentro, a un nivel que le afectaba el equilibrio y la claridad mental. Soltó todo el aire y dejó que ocurriera. ¡Por Dios, ni siquiera se le pasó por la cabeza quejarse!
Cualquier posible resquicio de la conversación anterior se disolvió por completo. Todos los argumentos para rechazarlo y mantenerse alejada se desvanecieron como vapor de lluvia, junto con su animadversión y su cautela. Dejó de ver todo lo malo en él y solo pudo pensar en el hombre risueño y atractivo que tanto se esforzaba por ser amable con ella, y que en ese momento la besaba con una ternura que le hacía doler el pecho.
Se entregó a la dulce paz que la invadía y se sintió reconfortada cuando los brazos del señor Bissop la envolvieron y la acercaron a su cuerpo. Valery se apoyó en él y alzó las manos hasta tocar sus hombros, mientras aprendía a responder a las sensuales caricias de esa boca que no exigía, sino que persuadía. Sus dedos subieron y se enredaron entre las guedejas gruesas de cabello, lo que pareció inflamar el deseo masculino, pues la presión sobre su cintura creció y la lengua que la exploraba ganó atrevimiento. Una fuerte sensación de poder y hambre se apoderó de ella y se permitió explorarla a su vez. Jamás se había sentido así. Ella no había creído posible un beso como ese.
Llevaban minutos, u horas, envueltos en aquel abrazo cuando él se alejó con los ojos encendidos y llenos de promesas.
—Es usted una mujer muy dulce, Valery. No lo olvidaré.
Con el corazón latiendo de forma desaforada, Valery observó, perpleja, cómo el señor Bissop salía del comedor con sus andares tan masculinos, a camino entre lo rural y lo elegante.
Aquella dualidad era uno de los motivos por los que pensaba en él tantas y tantas veces. Con la ropa adecuada podría parecer un dandi de la gran ciudad, pero le faltaba artificio alguno. En él, la apostura era algo natural y sencillo.
Cautivador.

Una impostora en Minstrel ValleyMariam Orazal

miércoles, 16 de octubre de 2019

Un conde sin corazón - Nuria Rivera


Sinopsis
Algunas reglas están para romperlas.
Para retrasar la decisión paterna de un matrimonio concertado, lady Rose Mary Lowell ingresa en la escuela de señoritas de lady Acton, en Minstrel Valley, para convertirse en una Dama Selecta y enfrentarse a su destino: un matrimonio sin amor. Allí, su solitaria y triste existencia, se llena de amistad y camaradería; aunque la melancolía que a veces la consume, y una noticia que temía, la lleva a un acto desesperado.
El nuevo conde de McEwan, Richard Bellamy, se formó como médico porque no iba a heredar un título, pero la muerte de su hermano trastoca sus planes. Si algo tiene claro es que jamás entregará su corazón, sencillamente porque no tiene. La invitación de su tía a visitarla le sirve de excusa para alejarse de esa vida que lo aburre y busca refugiarse en el pueblo donde encontró sosiego tras la muerte de su padre.
La casualidad hace que sea testigo de la acción desolada de una joven y se lance a ayudarla. Conocer a la ninfa a la que salvó acrecentará su deseo y es que desde el momento en que la tuvo entre sus brazos se propuso seducirla y poseerla, sin pensar en el riesgo que eso supondría.
Rose está resignada a su destino, aunque la intensa seducción que le ofrece el nuevo conde de McEwan le hará olvidar algunas reglas para ser una dama. ¿Será capaz de no entregar su corazón a alguien que no tiene y casarse con otro?
__________________________________________________

Aquí estamos otro mes más de visita en este apacible pueblo de Minstrel Valley al que da gusto volver y que tanto cariño le he cogido.. Qué bien se debe vivir allí según nos cuentas las autoras de esta serie.


Un conde sin corazón es la quinta entrega de la serie ambientada en Minstrel Valley y la encargada de darnos a conocer tanto a personajes como la historia es Nuria Rivera.

En este caso nuestra protagonista, Rose, es una alumna de la escuela de Damas Selectas, que llega a la escuela sin tenerlas todas consigo, pero encuentra una familia entre las compañeras y las profesoras. Es una chica rebelde con su padre por cosas que les pasan, y que tendréis que leer el libro para saber de qué se trata, es valiente y fuerte. Pero también es muy sensible y, a pesar de estar rodeada de amigas, se siente sola la mayor parte de las veces.

Por otro lado, tenemos a Richard, nuestro protagonista. Es un joven noble con un pasado familiar un poco difícil (como todos los de la serie hasta el momento) que reniega del matrimonio, pero no de las mujeres. Llega a Minstrel Valley huyendo, aunque él lo niegue, de una amante y se encuentra con una ninfa.

A partir de aquí ya os podéis imaginar lo que va a pasar. Encuentros, malentendidos, situaciones comprometidas, dobles sentidos, picaresca y alto voltaje. Puede que no sea nada nuevo, pero a mí me gustan mucho estas historias. Me entretienen y me distraen del mundo. Y lo más importante, cuando acabo el libro me deja una sonrisa en la boca.

Un conde sin corazón está narrado en tercera persona y en pasado teniendo en cuenta los puntos de vista tanto de Rose como de Richard. Aunque no son ellos los encargados de contarnos lo que pasa, se los llega a conocer muy bien. Se les coge cariño y es muy fácil empatizar con ellos y con sus situaciones.

De esta serie, quizás lo que más me chirría un poco son los enamoramientos tan repentinos entre los protagonistas si bien es cierto que cada historia transcurre en un mes de tiempo y que ellos mismos se niegan a ver el amor que sienten hasta bien entrados en las historias por no decir próximos al final.  


Como ya he repetido en las reseñas anteriores, me parece un trabajo titánico el que están haciendo estas autoras para ir ensamblando protagonistas e historias libro a libro y que no descuadren ni escenarios ni personajes siendo fieles de un libro a otro. En este caso me ha hecho ilusión volver a saber de Olivia de la que prácticamente no sabíamos nada desde el final de su historia. Y es así porque Richard era uno de sus amigos de la infancia del que conocíamos su existencia gracias a su libro.

Un conde sin corazón ha sido una lectura muy amena, que se me ha hecho muy corta porque al empezar ya nos metemos de lleno en la historia y cuando nos damos cuenta ya estamos a las puertas de la siguiente.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

Otros libros de la serie:

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 14 de octubre de 2019

Estrella oscura - Danielle Rollins


Sinopsis
Seattle, 1913
Dorothy ha pasado toda su vida aprendiendo el arte del engaño. Pero tras encontrarse con un desconocido muy especial y embarcarse como polizón en su aeronave, se despierta en una escalofriante versión del futuro… Dorothy está hasta el cuello y, por primera vez, sus dotes como farsante no le servirán para nada.
Nueva Seattle, 2077
La chica vestida de novia que se ha colado en la máquina del tiempo de Ash, huyendo de su propia boda, es la viva definición de la palabra problema. Justo lo que él no necesita si quiere salvar a su devastada ciudad y, por encima de todo, evitar que sus sobrecogedoras visiones del futuro se hagan realidad.
______________________________________________

Aquí estamos con el inicio de otra trilogía de la que solo está publicado este primer libro. Pero el libro me cayó de sorpresa y al echarle el ojo tenía muy buena pinta por lo que no me he esperado a que este publicado por entera la trilogía.

Estrella Oscura trata el tema de los viajes en el tiempo. Y este es un tema difícil de explicar, literariamente hablando, porque aún no hay constancia de que se haya conseguido realizar uno en la realidad. Y si lo han conseguido es el secreto mejor guardado.

Pero vamos al libro que es el tema de la entrada de hoy. En Estrella Oscura vamos a conocer a Dorothy, una timadora profesional de principios de siglo XX obligada a esta vida por una madre estricta, rígida y sin un ápice de cariño hacia ella. Está deseando de escapar de esta vida y cuando en su camino se cruza Ash ni se lo piensa dos veces.

Por otro lado, tenemos al susodicho Ash que es el piloto de la máquina del tiempo conocida como Segunda Estrella. Se ha formado al lado del científico que logró dar con el quid de la cuestión de los viajes en el tiempo y es su piloto estrella. Pero algo sucedió que desencadenó el resto de los acontecimientos que se describen en esta primera parte.

Alrededor de ellos dos, como protagonistas de la historia, tenemos a otros personajes que también tienen su relevancia en determinadas partes de la historia como son Zora, Willis y Chandra que son el resto del equipo de la Segunda Estrella o la Reina de los Zorros o Roman que forman parte del Circo Negro.

El libro está narrado de dos formas distintas. Por una parte, tenemos los capítulos que se van intercambiando vistos desde el punto de vista de Dorothy o de Ash, ambos narrados en tercera persona y en pasado. Y por otra parte está el diario o cuaderno de bitácora del profesor Walker que está narrado en primera persona por él mismo y también en pasado.

En total el libro está dividido en 49 capítulos que se reparten en cuatro partes en un total de 446 páginas. A pesar de ser un libro medianamente largo se lee muy rápido porque pronto entramos en materia y empiezan a pasar cosas.

Como me pasa siempre que se trata el tema de los viajes en el tiempo, el cacao mental que me deja es considerable porque cada vez es una explicación distinta pero que viene a decir lo mismo, que si viajas al pasado y haces algo que no deberías se cambia todo el futuro (menos en el caso de Los Vengadores: Endgame). En este libro lo que explican las teorías es que, si un hecho tiene que suceder, por mucho que viajes al pasado no se puede cambiar. Y bien que lo intentan nuestros personajes.

La lectura me ha enganchado y se me ha hecho amena. Quizás las partes del diario han sido las que se me han hecho un poco cuesta arriba. Y una cosa de las que al final se confirma casi que me la olí desde el principio. Ahora espero que no tarden mucho en sacar la segunda parte para poder seguir con esta historia y ver cómo evoluciona.

Estrella Oscura ha sido un libro que me ha sorprendido en cuanto a la trama, aunque alguna parte de la misma haya sido un poco predecible para mí, con personajes que me han gustado y con los que es fácil encariñarse. Y que deja con muchas ganas de la segunda parte.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg