COMENTARISTAS

viernes, 9 de diciembre de 2016

Besos de libro #127 Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja



- Muy bien, milady, es usted una negociadora formidable. Acepto sus términos. -Se acercó a ella y continuó hablando en un tono bajo y seductor-: Entonces, ¿sellamos nuestro acuerdo con un beso?
Callie contuvo el aliento y se puso rígida ante la pregunta. Ralston sonrió al notar sus nervios. Le pasó un dedo por el nacimiento del pelo y le colocó un mechón detrás de la oreja. Ella lo observó con aquellos ojos castaños abiertos como platos y él sintió una punzada de ternura en el pecho. Se inclinó hacia ella poco a poco, como si la joven pudiera asustarse en cualquier momento, y le rozó los labios con los suyos, tocándoselos brevemente antes de que ella retrocediera y se llevara la mano a la boca.
Gabriel le dirigió una mirada sincera y esperó a que hablara.
- ¿Pasa algo? -preguntó él finalmente, al ver que ella no decía nada.
- ¡N-no! -dijo Callie demasiado rápido-. Nada, milord. Er… esto… gracias.
Él contuvo la risa.
- Me temo que se equivoca. -Ralston hizo una pausa y observó la confusión en el rostro de la joven-. Debe saber que cuando accedo a hacer algo, lo hago bien. Ese no es el beso que está buscando, ratoncita.
Callie frunció la nariz al oír el apodo que le había puesto.
- ¿Ah, no?
- No.
El nerviosismo que la embargó se hizo patente cuando volvió a jugar con la borla de la capa.
- Ah, bueno. Este no ha estado mal. Estoy bastante satisfecha con la manera en que hemos sellado nuestro trato.
- Muy amable, pero no es a eso a lo que debe aspirar -dijo él, cogiéndole aquellas manos inquietas entre las suyas, con una voz más profunda-. Ni debería irse hasta que el beso la deje satisfecha por completo.
Ella dio un tirón a sus manos, pero se rindió al ver que él no la soltaba y, en cambio, la acercaba más y le obligaba a ponerle las manos en los hombros. En ese momento, él le acarició el cuello, haciéndole contener el aliento.
- ¿Cómo debería dejarme? -preguntó con voz aguda.
Entonces él la besó. La besó de verdad.
La apretó contra su cuerpo, presionando sus labios sobre los de ella, poseyéndolos, mostrándole algo que Callie jamás había imaginado. Sus labios, firmes y cálidos, juguetearon con los de ella, tentándola hasta hacerla jadear. Él captó el sonido con su boca y aprovechó que había separado los labios para acariciárselos con la lengua, saboreándolos hasta que ella no pudo soportar la tensión. Intentó leerle los pensamientos y, justo cuando pareció que Callie no podría sostenerse sobre las piernas, la abrazó con más fuerza y profundizó el beso, cambiando la presión. Ahondando todavía más y acariciándola con firmeza.
Y ella se perdió.
Callie notó que se consumía, que necesitaba corresponder a aquellos movimientos. Sus manos parecieron cobrar vida propia y le acariciaron los anchos hombros antes de rodearle el cuello. Comenzó a buscar la lengua de aquel hombre con la suya y fue recompensada con un profundo gemido de satisfacción antes de que él la apretara con más fuerza, consiguiendo que la atravesara otra oleada de calor. Ralston se apartó levemente y ella lo imitó, pero él detuvo su retroceso cerrando escandalosamente los labios en torno a su lengua y succionándola con suavidad… La sensación hizo que a Callie se le desbocara el corazón y, al mismo tiempo, estallara en llamas.
Él tenía razón. Eso era lo que había ido a buscar.
Entonces Ralston interrumpió el beso y le recorrió la mejilla con los labios de camino a la oreja, donde capturó el suave lóbulo entre los dientes y lo mordisqueó con ternura, provocando que unos estremecimientos de placer la atravesaran desde los pies a la cabeza mientras él lamía la sensible piel. Callie oyó un gemido en la lejanía y se dio cuenta demasiado tarde de que era suyo.
Notó que él curvaba los labios junto a su oreja antes de hablar.
- El beso no terminará hasta que esté satisfecha. -La respiración entrecortada convirtió aquellas palabras en una caricia.
Él volvió a buscar sus labios, reclamando de nuevo su boca y despojándola de cualquier pensamiento con aquella intoxicante y generosa caricia. Lo único que ella quería era estar más cerca de él, que la abrazara con más firmeza. Y, como si él le hubiera leído los pensamientos, la estrechó entre sus brazos y la besó más profundamente. El calor la consumió; aquellos labios suaves y provocadores parecían saber cómo satisfacer todos sus deseos secretos.
Cuando él apartó la boca de la de ella, Callie se encontraba sin fuerzas. Las siguientes palabras atravesaron la neblina sensual que la envolvía.
- Debería dejarla anhelando…

Nueve reglas que romper para conquistar a un granujaSarah MacLean
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Diez lecciones para dar caza a un lord y que te adore - Sarah MacLean


Sinopsis
Desde que una popular revista femenina le nombra «soltero más codiciado de Londres», Nicholas St. John se ha visto perseguido sin descanso por toda mujer de la sociedad con el matrimonio en mente. Así pues, cuando se le presenta la oportunidad de escapar de la sociedad, la aprovecha sin pensárselo dos veces… y se cruza en el camino de la mujer más resuelta y condenadamente exquisita que jamás había conocido.
Hija de un gandul con título, lady Isabel Townsend tiene demasiados secretos y muy poco dinero. Aunque está acostumbrada a cuidar de sí misma, el reciente fallecimiento de su padre le ha dejado a la deriva y con la necesidad de contar con ayuda para proteger los derechos de nacimiento de su hermano. El apuesto y codiciado lord Nicholas podría ser la salvación que busca.
__________________________________________

Aquí estamos con la segunda parte de la trilogía Love by numbers de Sarah MacLean. El primero me gustó tanto que no he dejado pasar mucho tiempo para leer el segundo y el tercero caerá en breve.

Ya os conté en la reseña de Nueve reglas que romper... que me había encantado, dándole la máxima puntuación al libro y eso es muy extraño en mí ya que me cuesta porque siempre le encuentro algo a los libros por pequeño que sea que se la baja un poco.

Como me gustó tanto, decidí darle una oportunidad al segundo libro sin saber de qué iba ni quien era el protagonista. Totalmente a ciegas, sin miedo.

Y me encuentro que el protagonista en esta ocasión no es otro que Nick el hermano gemelo de Gabriel. Ya me cayó bien en el libro anterior así que en este me auguré muy buenos momentos. Como así ha sido.

Es increíble la facilidad narrativa que tiene la autora para engancharnos en sus historias para no querer dejar el libro una vez empezado. Te metes en la historia y, sin ser nada nuevo porque ya lo hemos leído muchas veces, lo único que apetece es seguir pasando páginas y capítulos para cuando te quieres dar cuenta te lo has ventilado.

La pareja que hacen Isabel y Nick me ha gustado porque hay mucha chispa entre ellos. La química fluye desde el primer encuentro. Y la ironía, el sarcasmo y la sorna. Los diálogos están llenos de retintín entre ellos. Pero no solo eso, entre Nick y Rock, su fiel amigo y compañero, también.

Isabel es una mujer de carácter, fuerte e inteligente que se ve obligada por sus circunstancias a sacar su casa y su familia adelante en contra de muchas cosas.

Hay dos pequeños detalles que no me han convencido en esta historia. Uno de ellos es el instalove. Pasa todo muy deprisa en muy poco tiempo. Quizás un poco más de maduración en tiempo no hubiera estado mal.

Y el otro es que Nick (con lo bien que me caes, ¿por qué me haces esto?) piensa en Isabel como hembra pero cuando habla con ella le dice mujer. Bien que se guarda el caballero de no decirle hembra a la cara porque podría salir con otra bonita cicatriz a juego con la que ya tiene. Tanto hembra por aquí, hembra por allí me ha gustado poco. ¿Por qué Nick, por qué?

Por lo demás, como ya he comentado, me ha gustado mucho tanto la historia como la forma de narrarla que es en tercera persona y en pasado pero teniendo como referencia a los dos protagonistas. Y esto es algo que me ha sorprendido muy gratamente porque tenemos casi a partes iguales escenas de Isabel y de Nick.

Diez lecciones para dar caza a un lord y que te adore es un libro que se lee prácticamente solo, con una historia muy bonita llena de sarcasmo e ironía, con unos personajes fuertes y luchadores que no se achantan antes las vicisitudes del destino.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 5 de diciembre de 2016

No me quieres, no te quiero - Victoria Vílchez


Sinopsis
Tessa sabe muy bien que el primer amor nunca se olvida, entre otras cosas, porque el destino parece empeñado en cruzar su camino una y otra vez con el de Alex, el chico que le robó el corazón cuando tenía tan solo dieciséis años. Su relación acabó mal, o más bien nunca terminó, y ahora han vuelto a encontrarse. Cinco años después, Tessa no está dispuesta a dejarse arrastrar por la tormenta de sentimientos que le provoca ese hombre repleto de tatuajes y con una sonrisa capaz de despojarla incluso de su voluntad. Pero una cosa es lo que ella quiera y otra muy distinta lo que su corazón no deja de susurrarle.
¿Podrán superar en esta ocasión el daño que se hicieron y todo lo que les sucedió en el pasado? ¿O están condenados a encontrarse y perderse una vez más?
Traición, dolor, culpabilidad y una pasión que los empujará hacia el abismo y pondrá a prueba su amor.
_________________________________

Tenía este libro en mis estanterías desde que se publicó y me he estado esperando desde entonces para leerlo cuando su segunda parte estuviera publicada y que bien he hecho porque ese final me ha dejado con tantas ganas de leer la segunda parte que seguramente ya la tendré leída para cuando publique esta reseña.

Ya había leído Fuego y espinas anteriormente de Victoria Vílchez, que me gustó mucho y le tenía muchas ganas a este. Pero como no suelo leer las sinopsis y si tengo un libro en pendiente de leer tampoco me gusta leer en profundidad reseñas ni opiniones, por aquello de los spoilers, no sabía exactamente con qué me iba a encontrar. Y lo que yo creía es que este libro sería una especie de comedia romántica encontrándome con un drama de tomo y lomo.

Si me seguís por Goodreads podéis vero los estados con los que iba actualizando mis avances de lectura y mi indignación en cierto momento me llevó a parar de leer para comentar que lo que estaba leyendo no era amor sino una enfermedad.

No me quieres, no te quiero está narrado en exclusiva por Tessa y en presente. Seremos testigos de lo que le va pasando a la misma vez que Tessa y de cómo su vida se va metiendo en una espiral de autodestrucción cuando decide darle otra oportunidad a Alex, su ex que ha vuelto a su vida y que ya le hizo mucho daño en el pasado.


La relación que existe entre ellos dos autodestructiva, dañina y muy tóxica para ambos. Alex es un celoso patológico con un grave problema de bipolaridad y muy mal carácter. En el momento que algo no está como él quiere arremete contra Tessa haciéndole todo el daño que puede y encima culpándola a ella. Como podréis ver no me ha caído nada bien.

Con Tessa no he podido simpatizar porque sabiendo como sabía que iba a caer en un pozo de destrucción volviendo con Alex se empeña en una relación tan dañina que la aleja de sus amigos y de la tranquilidad que ella tenía antes de la reaparición de Alex y vuelve una y otra vez a estrellarse con ese muro. Y lo peor de todo es que en todo momento es consciente de todo esto y aun así se empeña en seguir adelante.

Prácticamente todo el libro es una espiral de rupturas y reconciliaciones, de perdones por parte de Tessa a Alex que no tienen sentido alguno porque alguna de las cosas que le dice en los momentos de calentón colérico, por no decir todas, y todo lo que le echa en cara es para no volver a dirigirle la palabra.

Es muy frustrante ver como Tessa, poco a poco, va perdiendo la autoestima, como perdona, disculpa e incluso defiende lo imperdonable por un supuesto amor muy grande que se tienen pero que yo no veo por ninguna parte.

El contrapunto y la poca sensatez que hay en esta historia lo ponen los amigos de Tessa. Zac es un amor de chico, es su amigo íntimo con el que comparte piso. Es atento, divertido, cariñoso, gracioso y está muy bueno –en palabras de la propia Tessa-. Tienen una relación muy especial y muy bonita.

Por otro lado está Marta, que ha sido su paño de lágrimas y la amiga fiel que ha estado siempre al pie del cañón para todo sin importarle perder planes o hacer otras cosas. Es una chica liberal que vive la vida como mejor le parece. Es un personaje que me ha gustado también mucho. Y hace muy buen tándem con Teo, el hermano de Zac. Solo por estos personajes ya merece la pena leer este libro.



No me quieres, no te quiero es un libro que se lee fácil y rápido pero para mi gusto le ha sobrado alguna reconciliación. Me dejó con tantas ganas del segundo que no pude resistirme y lo empecé prácticamente después de este. El tema que trata este libro es muy espinoso pero está muy bien llevado sin caer en fatalismos pero exponiendo las cosas como son en este tipo de relaciones. Solo me resta decir: #TeamZac.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg