COMENTARISTAS

viernes, 23 de diciembre de 2016

Besos de libro #129 La distancia entre tú y yo



Todo el lateral de nuestros cuerpos se están tocando: hombros, codos, caderas, muslos… todo, hasta llegar a nuestros pies. Puedo sentir cada pequeño movimiento que hace.
–Me estás matando –dice sin aliento.
–Lo siento.
Me aparto un paso, pero él me agarra por el codo y me hace girar para mirarlo. Ahora toda la parte delantera de nuestros cuerpos se está tocando. Tomo aire bruscamente cuando un calor me recorre. Xander me hace retroceder contra la encimera. Su palma me presiona la parte inferior de la espalda, y me siento como si fuera a marcarme a fuego la huella en la piel.
Estoy mirando fijamente con tanta atención como puedo el cuello de su camiseta.
–¿Caymen?
–¿Sí?
–Pareces aterrorizada. ¿Esto te da miedo?
–Más que nada.
–¿Por qué?
–Porque no he traído caramelos de menta.
–Y ahora la respuesta real…
–Porque tengo miedo de que, una vez que me consigas, se acabe el juego.
No puedo creer que haya admitido eso en voz alta cuando ni siquiera me lo había admitido a mí misma. Pero me ha pillado. Xander siempre me pilla.
Su dedo recorre mi pómulo, y el corazón me golpea las costillas mientras los nervios que van desde mi mejilla hasta mi brazo cobran vida como si estuvieran zumbando.
–No me había dado cuenta de que estuviéramos jugando a ningún juego –dice.
Sonrío. Esa fue la misma frase que utilizó en nuestro segundo encuentro. Lo miro y, como si eso fuera todo lo que estuviera esperando, sus labios se encuentran con los míos. Cuando se tocan, me siento electrificada. Me besa con suavidad, y sus labios son tan cálidos como mi mano.
Justo cuando estoy a punto de iniciar el modo de ataque, oigo que Skye se aclara la garganta.
–Voy a por mi chocolate caliente y enseguida me largo –dice–. Ya te devolveré la taza otro día.
Me aparto y trato de empujar a Xander, pues no quiero ser maleducada, pero él no se mueve. Skye me dirige una sonrisa de «así me gusta», y me doy cuenta de que no se siente ofendida en absoluto.
–Ya la llevaré yo a casa –dice Xander sin apartar la mirada de mí. Tiene los ojos en llamas. Los dos escuchamos mientras Skye sale de la cocina, y entonces él me agarra por la cintura y me sube a la encimera. Envuelvo mis piernas y brazos a su alrededor y presiono sus labios con los míos. La acción es más intensa esta vez, y mi necesidad más obvia.
Él me responde y su lengua se encuentra con la mía, y sus manos me acercan tanto como es posible. Sabe bien, como a chocolate salado. Dejo que mis manos exploren su espalda a través de su camiseta. Encuentro su columna vertebral y recorro cada vértebra. Una oleada de emociones inunda mi cuerpo, y me siento sorprendida cuando lo que me abruma es una intensa tristeza. La emoción que he estado reprimiendo con éxito durante toda la noche.

La distancia entre tú y yoKasie West 

7 comentarios:

  1. Hola guapa!
    No he leído el libro, pero me gusta el beso que has puesto de él. Besotes

    ResponderEliminar
  2. Hola! Este libro me gustó mucho. Lástima del final que para mi fue demasiado rápido todo. El fragmento genial, me encanta.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola =)
    ¡Qué chula esta sección! Me gusta, me gusta =D
    Nos leemos.
    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  4. Guau!! vaya beso, la escena está genial aunque no he leido el libro. Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola Neftis ya veo que entre estos dos hay bastante pasión, muy intenso el beso, no me importaría conocer más de la historia. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.